Deportes

¿Se acaba una gran generación de Pumas?

Cuando termine el Mundial de Francia habrá muchos jugadores del plantel de Loffreda que no seguirán. Ni siquiera el DT sabe si continuará al frente del seleccionado.

Una generación de Pumas argentinos bañados de gloria, que cayeron de pie el domingo ante Sudáfrica (37-13) en semifinales del Mundial, tal vez tocaron su último tango en París, donde hicieron historia con triunfos épicos contra Francia, Irlanda y Escocia.

La derrota frente a los Springboks cortó una racha positiva de cinco victorias en Francia-2007, en una instancia a la que nunca antes había llegado un XV albiceleste, que ahora tiene por delante un partido molesto por el tercer puesto contra Francia.

El extremo cansancio con el que llegó Argentina a las semifinales, tras sufrir un desgaste sin parangón contra tres potencias del hemisferio Norte, fue un factor determinante en el resultado de este domingo y abre interrogantes sobre el equipo que podrá Marcelo Loffreda para su partido de su despedida.

Si el Tano opta por rotar el XV que utilizó en los últimos tres cotejos, como muchos técnicos hacen en un duelo por un premio consuelo que muchos especialistas critican por la carencia de incentivo, entonces algunos Pumas bailaron su último tango en París.

Loffreda ya había anunciado con suficiente antelación que iba a colgar el saco de seleccionador al término de la Copa del Mundo, para ir a dirigir al Leicester inglés. Con su ida también se cierra el ciclo de algunos Pumas históricos como el capitán Agustín Pichot y el subcapitán, Gonzalo Longo.

"Son los últimos combates de una experiencia inolvidable con los Pumas. Juego en la selección desde 1994 y ya es hora, tengo 33 años, Mario (Ledesma) 34 y hace muchos que estamos acá", declaró el medioscrum Pichot, con cuatro Mundiales encima y 69 selecciones.

Ledesma, hooker de Clermont, con 64 presentaciones defendiendo la casaca albiceleste, es el segundo hombre más experimentado del plantel, aunque también uno de los que más siente el rigor físico del rugby, en ese combate de primera línea de forwards típicamente Puma.

El octavo Longo también piensa poner un moño en lo más alto a su brillante ciclo en la selección argentina. "Ya lo decidí, quiero dedicarle más tiempo a mi familia", comentó Longo, presente en los Mundiales desde 1999.

Pero ellos nos son los únicos. El pilar Omar Hasán, quien hace nueve años vive en Francia, dedicará más tiempo a su segunda pasión, la música lírica.

"Después del Mundial voy a jugar en club y dar más tiempo al canto lírico, quiero grabar otro CD y meterme más en la música", reveló el pilar de 36 años.

El centro Manuel Contepomi es otro hombre de la vieja guardia que dará paso a los más jóvenes. "No sé si los que se quedan van a extrañar al Tano Loffreda, por mi parte no lo puedo decirlo porque no voy a estar", sostuvo.

Por edad, otros podrían pensar en el adiós, dado que Argentina no integra un torneo anual importante como el Tres o Seis Naciones y esperar otros cuatro años para vivir una aventura fuerte se hace difícil. El medioscrum Nicolás Fernández Miranda, cerca de cumplir 35 años, es un ejemplo.

Algunos como Rimas Alvarez, de 33 años, Martín Schusterman y el Ninja Federico Todeschini, de 32 años, o Ignacio Fernández Lobbe, con casi 33, podrían tirar sus últimos cartuchos, para dar paso a una nueva generación que haga la transición de ese recambio.

La cinta de capitán quedará vacante y hay herederos naturales para colocársela, como el apertura Juan Martín Hernández, de 25 años, o el fullback Ignacio Corleto, de 29 años, que encarnan el espíritu Puma junto a una nueva ola de chicos con empuje, como el wing Horacio Agulla, revelación en Francia.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:12
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes