Ex curas funcionarios: "Hacen lo que no pudieron hacer desde la Iglesia"

La entrega de un nuevo subsidio de parte del gobierno provincial al Arzobispado despertó nuevamente el debate sobre el rol que tienen Estado e Iglesia. MDZ inició una ronda de consultas sobre la relación que ambos deben tener y consultó a sacerdotes católicos. Opinan sobre aquellos que "colgaron los hábitos" para sumarse al gobierno de Jaque.

Como pocas veces en la historia institucional de Mendoza, hombres y mujeres religiosos, miembros de la Iglesia Católica, son parte del gobierno provincial.

Así puede vérsele al cura Flecha, Carlos García, corriendo entre oficina y oficina del Ministerio de Desarrollo Humano, en el quinto piso de la Casa de Gobierno, y además, accediendo habitualmente al despacho del gobernador, un piso más abajo.

Intrínsecamente, esto no es ni bueno ni malo. Es más, para la mayoría de sus pares que siguen en el sacerdocio sin involucrarse en la cosa pública, es exactamente lo que determinó el Concilio Vaticano Segundo: que la Iglesia no es absoluta y que fuera de ella hay un mundo en cuya construcción, los cristianos tienen  una tarea que cumplir.

El problema (el error, lo antirrepublicano, lo autoritario) sucede cuando los límites empiezan a disolverse hasta prácticamente borrarse. Cuando esto ocurre, es cuando los funcionarios – religiosos llevan a los neutrales despachos del Estado su simbolismo y pueblan de cruces y vírgenes no sólo las oficinas y pasillos, sino que lo hacen con las plazas y paseos, designando calles y  edificios.

Y más: cuando quieren que sus propios preceptos sean transmitidos a los demás. Esto ya ha acarreado problemas en la Argentina –y Mendoza no es ajena a esto- en la implementación de planes de salud reproductiva, por ejemplo, aunque decenas de pequeñas resistencias se dan desde muchas oficinas estatales, de los tres poderes, transformadas en pequeñas trincheras religiosas.

MDZ quiso saber la opinión de los sacerdotes que siguen en la tarea pastoral en los ámbitos estrictamente religiosos, sobre lo que ocurre cuando sus pares cuelgan los hábitos para ponerse la corbata de funcionarios.

Consultamos a gran parte de la curia mendocina en torno a dos preguntas centrales: ¿Cree que es bueno que hombres y mujeres de la Iglesia se involucren directamente en cargos públicos de la administración del Estado? y ¿Cómo evalúa el rol que tienen/han tenido estas personas en el cumplimiento de estas tareas si conoce algún ejemplo?

Fueron pocos los sacerdotes que respondieron. Pero los que lo hicieron, fueron contundentes.

No a las invasiones mutuas

Para Vicente Reale, un sacerdote que se encarga de la prédica de sus ideas a través de los medios de comunicación, “los que están participando del gobierno, lo están haciendo por cuenta propia”.

En una entrevista que MDZ publicó el sábado pasado, Reale aclaró: “No es que los haya designado el obispo a quienes están trabajando en las distintas áreas de gobierno; de ninguna manera. Ellos son creyentes que han sido postulados por alguien o han sido elegidos por alguien, pero no van en nombre de la Iglesia, sino en nombre propio”.

Sin embargo, lejos de cuestionarlos, dio cuenta de que así lo estimuló el Concilio Vaticano Segundo. Marcó un límite: “La Iglesia no quiere invadir ni quiere ser invadida”. Así opinó al analizar el rol practicante de algunas autoridades provinciales que, como el vicegobernador Cristian Racconto, pasan la frontera y agendan en su actividad oficial oficios religiosos por la Semana Santa, por citar un ejemplo al alcance de la mano. Sobre esto, Reale expresó que “la invitación fue oficial en su carácter de vicegobernador –hay que distinguir muy bien esto- no corresponde”.

Y al analizar por qué algunos dirigentes políticos optan por mimetizarse permanentemente con la Iglesia, dijo desconocer si lo hacen “de buena voluntad” o bien, “no se si hay algún motivo más de presentar su imagen católica o cristiana”.

“Buscan el bien común”

Por su parte, el cura párroco Gerardo Bustamante, profesor de Ciencias sagradas y Filosofía, pero además, administrador parroquial de las parroquias de San Roque (Maipú) y Chapanay (San Martín), los funcionarios que provienen de actividad religiosa “hacen por el Reino de Dios lo que no pudieron hacer desde la Iglesia”.

Bustamante dio nombres y apellidos. Consideró que “Hernán Hernández  (padre Nacho) que hoy es el subsecretario de Desarrollo Humano del gobierno provincial, o al querido Carlos Daniel García  (padre Flecha) que trabaja en la misma área de gobierno, se ocupan con seriedad de la problemática de los pibes de la calle, intentan responder a las urgencias concretas y desafiantes de la gente, buscando atender siempre con predilección y entereza a la gran masa de los desfavorecidos por el sistema”.

En la fundamentación de su respaldo, Bustamante decidió encuadrar los curas – funcionarios mendocinos entre los “sacerdotes y consagrados, que desde el proceso de maduración de su fe, entienden la propuesta de Cristo como mucho más seria que celebrar un par de misas y realizar confesiones”.

Jugado, Bustamante fue contundente: “intentan comprometerse en la transformación de la realidad desde el ámbito de lo social y lo político, escapando al ahogo de las estructuras y a la seguridad de sus sacristías”.

Sin embargo, también consideró que “es entonces cuando comienzan a tropezar con los obstáculos que la misma institución eclesial les incrimina”.

En este punto, indicó que “aparecen los autoritarismos, las imposiciones de criterios absolutistas, los miedos fantasmales inconsistentes, las restricciones canónicas, etc, etc, etc”.

Ya al borde de la denuncia, el sacerdote opinó que “lo social dentro de la Iglesia solo es comprendido y articulado en términos de  ´beneficencia´ o de ´promoción humana´, dos conceptos, a mi entender, que  siguen la lógica cartesiana de  sujeto - objeto trastocando las relaciones humanas en relaciones de dominación que reproducen al sistema excluidor”.

En el plano de las coincidencias, tanto Bustamante como Reale insisten en la necesidad de que haya “más cristianos comprometidos con la cosa pública”. Pero el primero se queja de que los curas que trabajan en lo social, “como los compañeros de los centros Carlos Mugica (…) son pocos y, paradójicamente, ignorados o desprestigiados por la oficialidad de la iglesia. Mientras que Reale, si bien acompaña el pensamiento general de éste, agrega un punto y es “la responsabilidad que debe asumir cada católico” frente a un puesto público, sumado a que –según su opinión- los curas funcionarios “no deben hacer migas con la corrupción y la mentira” ni “esconder la basura debajo de la alfombra”.

Opiniones (10)
18 de diciembre de 2017 | 20:30
11
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 20:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. EL HÁBITO DE ESCUCHARSE UNO MISMO...
    En realidad, la mayoría de los comentarios no tienen nada que ver con la nota. Unos confunden religión con ideólogía, otros que no entienden cúal es el problema. Otra habla del "Ché" (¿?). El problema planteado es Estado-religión, no derecha-izquierda, blanco-negro. Siempre es mejor sacarse los prejuicios -dentro de lo posible- antes de opinar. Sería saludable para la mente, de vez en cuando un baño de comprensión.
    10
  2. Estas personas apenas asumieron dejaron sin trabajo a muchísimas personas eficientes que desempeñaban tareas administrativas en las áreas a su cargo... Nunca les dieron la oportunidad de demostrarles si servían o no, si cumplían o no... Estas personas echaron a madres, padres, hijos, hijas que desempeñaban sus labores apartidarias de una forma correcta. Ahhh, eso si... de una forma muy laica... Y en la foto falta Lima, que como Directora de una escuela pública les hacía rezar en San Rafael el padre nuestro a los alumnos... ¿Pensará Jaque que poniendo a todo el Opus Dei va a ir al cielo??? no creo... no hay santo que salve las cagadas que se está mandando.
    9
  3. SOLO QUE LES CUESTA ADMITIR EL MOTIVO DE PORQUE ABANDONARON LOS HABITOS.....SON MUY BUENOS PERONISTAS LOS QUE REALMENTE APRENDIERON EL MANDAMIENTO DE AMOR AL PROJIMO
    8
  4. Estado y religión son ámbitos diferentes y es sumamente peligroso su conjunción toda ves que los funcionarios se doblan pero tratan de no quebrarce, en religión es mejor que se quiebre pero no se doble.El ejemplo más cercano es el del mundo Árabe que cuando no pueden separar estado de Religión genera enormes problemas a si mismo y a sus vecinos. Lo de los funcionarios de Jaque es más tragicomico que serio: como todo lo de esta ¿gestión? es lamentable que hombres como el flecha caigan en semejante ámbito. En España la constitución si bien no fija una preferencia religiosa como hace la nuestra. Establece que el estado acompaña o auxilia a las expresiones mayoritarias de la población ¿SERA una buena solución?
    7
  5. El problema de la Iglesia no es cuando ponen crucifijos sino cuando nombran Jueces y Ministros (nacionales y provinciales) como sucedía en los gobiernos militares.
    6
  6. No importa si son católicos, judios, protestantes o musulmanes. Lo importante que hagan algo bueno para la sociedad, cosa que los políticos por ineptos e ignorantes no saben. Y el resto además son montoneros y ladrones.
    5
  7. NO SOY CATOLICO, NI TESTIGO , NI NADA DE LAS RELIGIONES QUE HAY. ¿PORQUE SE DEBE UTILIZAR MI DINERO DE LOS IMPUESTO PARA ESTAS RELIGIONES? EN TODO CASO DEBERÍA SE EQUITATIVO Y REPARTIR A LOS DEMÁS QUE TAMBIÉN HACEN LO MISMO
    4
  8. Ex curas funcionarios: "Hacen lo que no pudieron hacer desde la Iglesia" LLENARSE DE PLATA
    3
  9. Aquellos hombres que entienden que sus convicciones son valores que pueden aportar a la sociedad deben involucrarse en ámbitos de influencia. No obstante, el Estado lo que no debe hacer es privilegiarlos con dineros o favores aportados por los contribuyentes, los cuales muchos no comulgan con su fe. De esta manera se hace un estado que atenta contra el principio constitucional de igualdad dado que nos obliga a sostener un credo, y a una curia que a muchos no nos representa.
    2
  10. Cuando un altísimo porcentaje de ministros y funcionarios kirchneristas participaron en atentados antes del '76, en asesinatos terroristas y casos varios con nombre y apellido, siguiendo una ideología -el marxismo- que atentaba contra el primordial de los derechos que es el de la vida y que históricamente comprobado no ha disminuido la desigualdad en el mundo,¿cuál es el problema de que quienes creen poder hacer algo por los más necesitados lo hagan desde el puesto que puedan? ¿No somos todos iguales? ¿Por qué si hay una imagen religiosa en una plaza se razgan las vestiduras y yo tengo que ver la imagen del Che -personaje nefasto si los hubo- en cuanta facultad pública hay en el país? No hay democracia real señores...
    1
En Imágenes