Disparos en la Quinta Sección para detener a tres ladrones que desvalijaban una casa

Tres ladrones irrumpieron en una casa de la Quinta Sección cuando sus residentes no estaban. Cuando cargaban las pertenencias en un automóvil, apareció una patrulla de la policía. Para evitar que escapen, un efectivo disparó a la rueda trasera.

Querían actuar rápido, pues la familia no estaba en casa y la tranquilidad de la siesta les hacía pensar que tenían el campo despejado. Sin embargo, la oportuna aparición de una patrulla de policía frustró los planes de tres ladrones que estaban desvalijando una vivienda. Y, para evitar la fuga de los malvivientes, uno de los uniformados efectuó un certero disparo a la rueda del vehículo, como en las películas, sólo que en la Quinta Sección de Capital y minutos después de las 15.

Cuesta creer la practicidad que tienen los ladrones hoy en día. En este caso, los tres ladrones irrumpieron en la vivienda de la familia Kremer -ubicada en Jofré al 100, casi esquina Pueyrredón- aprovechando que sus ocupantes habían salido. Bastó una fuerte patada para descuadrar la puerta y luego se las ingeniaron para levantarla de sus bisagras. De esa simple modo, ingresaron, a pesar de los dos pasadores que los Kremer habían puesto en la entrada.

"Eran dos muchachos rubios, a lo mejor teñidos, que parecen menores de edad, y uno mayor, morocho. Uno de ellos tenía una remera roja y otro amarilla", indicaron los vecinos. Bajo la puerta abierta del Corsa, los ladrones habían dejado un pullover blanco con rayas azules y en el interior una gorra de una marca deportiva.

No tenían tiempo de sobra. Minutos antes, cuando a bordo de un automóvil Corsa color champagne decidían en qué casa asaltarían, habían sido divisados por otra patrulla, a una cuadra del hogar de los Kremer. Este móvil no los detuvo, pero alertó a las otras patrullas que estaban por la zona para indicar la actitud de los tres ocupantes del Corsa sin patentes que se manejaba sospechosamente lento por las vacías calles cercanas al Parque General San Martín.

Hasta el frasquito con monedas

Ya adentro de la mencionada residencia, los delincuentes se dedicaron a levantar varias cosas. Desde un televisor de 32 pulgadas -con su control remoto incluído- hasta una suma no especificada de dinero en efectivo y joyas de la familia.

"Se estaban llevando celulares, relojes, ropa, hasta los ahorros de mi hijo, que tiene en un frasquito lleno de monedas", indicó Gabriela, la dueña de casa en la vereda de su domicilio mientras esperaba ingresar luego de que personal de la policía científica realizara su labor. "Está todo revuelto", se lamentaba la mujer, junto a sus dos hijos y acompañada en esos momentos por los vecinos.

Lo que no contaban los malvivientes es que cuando estaban subiendo las pertenencias al baúl del Corsa -que estaba mal estacionado-, irrumpió en la esquina una nueva patrulla. 

Inmediatamente a la voz de alto, que desobedecieron, los tres individuos se introdujeron en el vehículo e intentaron escapar.

Buena puntería

Para evitar la fuga, con certera puntería, uno de los uniformados disparó a una de las ruedas traseras. Pero a pesar de estar inmovilizados, los ladrones se negaron hasta último momento a entregarse.

"Los sacaron de los pelos del auto", indicaron testigos, que a esa altura observaban atentamente desde sus ventanales la acción tras escuchar la sirena policial. Incluso, contaron los vecinos, uno de los malvivientes intentó manotear algo en el interior del auto lo que exasperó a los policías porque pensaron que estaba a punto de extraer un arma.

Finalmente, los tres sujeros fueron esposados y trasladados a la Comisaría Quinta y, en la requisa, no se encontró arma alguna en su poder. Además, también se habrían podido recuperar todas las pertenencias.

Aparentemente, el Corsa sería robado y fuentes policiales indicaron que tendría pedido de captura. En la requisa, los uniformados también descubrieron las patentes del mismo: GCU 201, que los ladrones habían sacado para evitar una probable identificación. Pero esto mismo fue una de las cosas que llamó la atención inicial de los policías.     

Solidaridad vecinal y policías oportunos

Para destacar, además de la prontitud policíaca -que los vecinos destacaron en varias oportunidades-, la actitud ciudadana. Puesto que ni bien los vecinos se percataron que ocurría algo extraño en la calle, comenzaron a comunicarse entre sí para alertar que estaba produciéndose un robo en una de las casas contiguas.

Y, como sucede ante estos eventos, los vecinos recordaron inmediatamente el último ocurrido hace un tiempo atrás, cuando a una vivienda de la casa Pueyrredón entraron a robar con la familia adentro, abriendo las rejas de la ventana con la ayuda de un cricket -un gato mecánico-.

Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 19:06
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 19:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. POR LA MISMA CALLE PUEYRREDON UN UNO ROJO SIN PATENTE LEVANTABA ESTEREOS A LO LOCO, LLAME ALA POLICIA.... BIEN GRACIAS... ...ESA GENTE QUE ROBA ESTEREOS LOS COLOCABA EN LA VEREDA DE OLASCOAGA Y MANUEL A SAEZ, AHORA LOS CUCHACHOS SE PUSIERON UN LOCal DE ESTEREOS EN ADOLFO CALLE... VA CRECIENDO EL NEGOCIO SE VE, Y LA POLICIA? TODAVIA LA ESTOY ESPERANDO. DESTACO QUE LA COMISARIA QUE CORRESPONDE A LA ZONA SE ENCUENTRA EN EL BARRIO CANO, A MAS DE 30 CUADRAS DE LA ZONA...JAKE, Y??
    2
  2. BIen por esos policias, la proxima vez muchahcos un poco mas arriba apunten a la cabeza, y que los abogaditos de MIER..... no los dejen libre o los fiscales comprados que esos son tb una vergüenza para la siciedad
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial