La burguesía nacional se "muda" a San Pablo

Las grandes empresas argentinas están siendo compradas por empresarios extranjeros, principalmente brasileros.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) puso el grito de alerta al definir como "peligrosa" esta tendencia.

En los últimos cinco años, de las 500 compañías líderes, 360 (el 72%) pasó a capitales del exterior.

La venta de empresas argentinas a compañías extranjeras, y en especial brasileñas, no se detiene desde hace más de diez años, aunque tomó mayor impulso en los últimos cinco, cuando de las 500 compañías líderes, 360 (el 72%) pasó a capitales del exterior.

El vigoroso proceso de desnacionalización de la economía se acentuó con la última devaluación que facilitó la compra de empresas, y se aceleró con el actual Gobierno.

En los últimos días, la brasileña Camargo Correa se quedó con la textil Alpargatas, mientras que india ArcelorMittal hizo una oferta por las acciones que aún controla Acindar.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) puso el grito de alerta al definir como "peligrosa" esta tendencia y propuso la creación de un banco de inversiones que, bajo el control del Estado, regule este tipo de fusiones empresarias.

Es que, la gremial empresaria, advirtió que esta extranjerización "hace aún más vulnerables a las Pymes" nacionales.

En la larga lista de firmas que se sumaron a la movida de extranjerización, los grandes frigoríficos dejaron en manos de capitales extranjeros a casi el 40 % de las ventas de la cuota Hilton.

Así, en los últimos años las compañías extranjeras se aseguraron un 40 % de la cuota de los cortes selectos de carne que se venden a Europa y reciben, además, un subsidio cercano a 70 millones anuales de parte del Gobierno. Los diez frigoríficos operados por cuatro poderosas firmas extranjeras (Cargill, Tyson Food, Marfrig y JBS Friboi-Swift) poseen 9.830,3 de las 25.200 toneladas de la Cuota Hilton.

Además, los frigoríficos nacionales antes de fin de año cederían el 20 % de la faena bovina y el 55 % de las exportaciones a la UE. Las cámaras de frigoríficos nacionales reclaman ahora una nueva normativa para que la venta de la Cuota Hilton quede en manos de empresas argentinas, dado que representa 160 millones de dólares al año.

Hasta 1993, menos de la mitad de las 500 firmas que más vendían en Argentina eran de capitales extranjeros, con un total de 219, pero en 2000 ascendieron a 318; en 2004 llegaron a 335 y actualmente suman 360.

Desde la asunción del actual Gobierno resultó estéril la prédica de crear una burguesía nacional porque, en vez de detenerse, el proceso de extranjerización se ha acrecentado. En los últimos cuatro años, firmas extranjeras, sobre todo latinoamericanas, se han quedado con empresas emblemáticas de Argentina.

Las compras se concentraron fundamentalmente en firmas alimentarias con exportaciones seguras, como los frigoríficos, y en el estratégico sector de las telecomunicaciones. Sólo en las últimas semanas, cinco compañías pasaron a manos extranjeras.

La compañía brasileña Camargo Correa se quedó con la textil Alpargatas, y el frigorífico brasileño Friboi (que en 2005 había comprado Swift y en 2006 se quedó con CEPA), adquirió este año Quickfood (Paty) y Col-Car.

La empresa india ArcelorMittal hizo una oferta por las acciones que aún controla Acindar y la cadena de materiales de la construcción Blaisten pasó a manos de la compañía chilena Cencosud, propietaria también de Jumbo y Easy. También, la cervecera Palermo fue vendida al consorcio CCU, otra empresa de capitales chilenos.

Además, durante 2007, la compañía mexicana Televisa compró Editorial Atlántida y el empresario de ese país, Ángel González, adquirió Canal 9, que pertenecía a Daniel Hadad. La compañía india Punjab Chemicals and Crop Protection se quedó con Síntesis Química y la alemana Mahle se apropió de la autopartista Edival; mientras que otra empresa chilena, Falabella, compró Pinturerías Rex.

El año anterior, durante 2006, la firma belga InBev adquirió lo que aún no controlaba de la cervecera Quilmes, y que se encontraba en poder de la familia Bemberg. También, la firma estadounidense Western Union compró Pago Fácil, del grupo Macri, y The Exxel Group le vendió la tarjeta Argencard a la norteamericana First Data.

Dos años atrás, la empresaria argentina Amalia Lacroze de Fortabat le vendió a Camargo Correa la cementera Loma Negra; mientras que la empresa chilena Bethia adquirió Milkaut, y la alemana Puma la fabrica de calzado Unisol.

En 2004, la mexicana Bimbo compró la panificadora Fargo y un año antes, la compañía Telmex, de Carlos Slim, se quedó con la empresa de telefonía celular CTI que, en parte, pertenecía al grupo Clarín.

Telmex también compró en 2004 a Techtel y en 2006 a Ertach, mientras que en 2003, la láctea Molfino pasó de manos de Molinos a la canadiense Saputo.
Opiniones (1)
20 de septiembre de 2017 | 14:08
2
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 14:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Despues nos quejamos de lo que nos pasa,pero si nuestros gobernantes mienten y hunden cada vez mas a la Argentina,no nos hagamos pobrecitos,porque nosotros hemos consentido todo esto.no olvidemos las tierras que se estan apropiando
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'