Barenboim provoca sentimientos opuestos en Egipto

Un concierto del director de orquesta israelí de origen argentino, programado para el próximo 16 de abril en El Cairo, ha desatado una enconada polémica entre detractores y defensores del intérprete. Lo acusan de "lavar el cerebro" a los músicos de la Orquesta West-Eastern Divan.

Por Jorge Fuentelsaz / EFE

La discusión, que estalló el pasado 4 de abril en el diario liberal Al Wafd, ha sobrepasado los límites de lo artístico y ha entrado de lleno en el terreno político para cuestionar la actuación del Ministerio de Cultura y la normalización de las relaciones entre Egipto e Israel, que firmaron la paz en 1979.

La embajada española en El Cairo, que participa en la organización de este evento junto a la misión diplomática austríaca, ha salido al paso de las críticas defendiendo la figura de este artista israelí nacido en Buenos Aires en 1942.

El consejero cultural español en Egipto, Ramón Blecua, aseguró hoy que la actuación de Barenboim se debe a que "es un gran intérprete y al mensaje de diálogo y entendimiento" con el que siempre se ha identificado.

Desde las páginas del diario Al Wafd, el escritor Amyad Mustafa lanzó a finales de la semana pasadas unas críticas aceradas contra Baremboim.

Mustafa acusó al músico de intentar "lavar el cerebro" de los jóvenes egipcios que participan en la Orquesta West-Eastern Divan fundada por este artista junto al fallecido intelectual palestino Edward Said en 1999.

Asimismo, afirmó que el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, ha organizado este concierto con la intención de que Israel retire su oposición a su candidatura a presidir la UNESCO.

La actuación de Barenboim en Egipto al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional "es una nueva burla del Ministerio de Cultura fruto de una política que no tiene en cuenta los sentimientos de la gente", asegura Mustafa en su artículo.

A pesar de haber firmado la paz hace tres décadas, las relaciones entre Egipto e Israel continúan siendo frías, y una muestra de ello es que las autoridades egipcias evitaron el pasado marzo cualquier conmemoración oficial del 30 aniversario del acuerdo de paz.

Para el consejero cultural español, las críticas contra el intérprete israelí "son una especie de reflejo automático que tiene que ver con los prejuicios de cierto sector de los círculos intelectuales y políticos que no conocen la trayectoria de Barenboim".

No obstante, las críticas lanzadas contra la celebración de este concierto han obligado al ministro de Cultura egipcio a responder a sus detractores.

En un comunicado publicado en varios medios nacionales, Hosni destacó el apoyo de Barenboim a los esfuerzos de paz y a la cuestión palestina e incluso recordó críticas del artista a las políticas israelíes.

Junto al ministro, también han levantado su voz acalorados defensores de este director que recibió el premio Príncipe de Asturias a la Concordia junto a Edward Said en 2002.

Desde el diario independiente Al Masry al Yom, Samir Farid recordó que en 2008 la Autoridad Nacional Palestina (ANP) concedió al artista el pasaporte palestino.

Farid destacó en su artículo la tolerancia y la defensa de la paz del director israelí e instó a las personalidades egipcias de las artes, las ciencias y la literatura "que crean en la paz y en la justicia" a que se acerquen a recibir al maestro.

La polémica no ha hecho más que empezar cuando todavía queda más de una semana para que el Palacio de la Opera acoja la primera actuación de Barenboim en Egipto, que unos seguirán considerando como una contribución a la paz y al diálogo entre los pueblos y otros continuarán viendo como una provocación innecesaria.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|22:04
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|22:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic