Deportes

El "fantasma" Schumacher, culpable también del fiasco de Ferrari

Los numerosos cambios técnicos de 2009 hicieron que Ferrari decidiera llevar al ex campeón del mundo como asesor a los GPde Australia y Malasia. Pero su presencia ha sido en vano.

Tras el fiasco de Ferrari en las dos primeras carreras de la temporada de Fórmula 1 se buscan culpables y nadie se escapa, incluido el que fuera mito de la "scuderia", el heptacampeón del mundo, el alemán Michael Schumacher.

Los numerosos cambios técnicos de 2009 hicieron que Ferrari decidiera llevar a su asesor a los Grandes Premios de Australia y Malasia para dar sus consejos in situ y no desde la distancia. Pero su presencia ha sido en vano. En lugar de los esperados triunfos, ha habido derrotas tácticas.

"Schumacher, un fantasma. En Maranello hay un fantasma. Y habla alemán. ¿Decidió Schumi la estrategia?", se pregunta el diario "La Gazzetta dello Sport".

La respuesta es no. En el organigrama de Ferrari están en lo más alto Stefano Domenicali como director de equipo y Luca Baldiserri como director técnico, es decir, el sucesor del añorado estratega Ross Brawn, dominador ahora de la Fórmula 1 con su propio equipo.

Luego están los ingenieros de carrera así como la realidad de que Schumacher, que ganó cinco títulos con Ferrari, no asiste a todas las carreras. El diario "La Gazzetta di Modena", de la ciudad cercana a Maranello, sede de la "scuderia", opina: "Ahora el papel de Schumacher en el box será problemático".

Domenicali no esconde que es un asunto a tratar. "Repito que es una cuestión interna que en este momento probablemente debamos acometer de manera diferente", señaló hoy, según medios italianos. "Lo haremos esta semana en casa porque realmente es un tema importante", agregó.

Pero no se debatirá la posición del heptacampeón alemán.

"Lógicamente el papel de Schumacher no será discutido porque en esa reunión se analizan los resultados del Gran Premio, como es habitual después de cada carrera", dijo a la agencia dpa un portavoz de la "scuderia". "Tampoco se trata de una reunión de crisis", señaló.

En Malaisia se evidenciaron los problemas del equipo que afectan a todos los niveles. Primero, el error de creer que el tiempo del brasileño Felipe Massa era suficiente para superar la primera tanda en la clasificación. Para cuando se quisieron dar cuenta de que no, ya era tarde. Y luego, en carrera, el error de ponerle al finlandés Kimi Raikkonen neumáticos de lluvia antes de que cayera agua.

Domenicali no quiso discutir públicamente quién tomó las decisiones. "Antes no había datos sobre el tiempo y se cometían errores. Ahora hay información, pero también se cometen", dijo Schumacher, esquivo.

"Dudas por Schumacher", señala, sin embargo, el diario "Il Corriere dello Sport", mientras que "La Repubblica" apunta que también el alemán está "en el punto de mira".

Domenicali no respondió a la pregunta de si con Schumacher al frente se habrían producido los errores de Australia y Malaisia. "Contaba con esa pregunta, pero no quisiera contestarla, porque yo aún no he respondido a la cuestión de quién decidió que Kimi cambiara de neumáticos tan pronto", dijo. "Lo solventaremos internamente".

Baldiserri no eludió los errores tras dos "desastrosas carreras para las que no hay disculpas". "Hemos intentado de nuevo adivinar qué podría pasar y esta vez ha sucedido lo contrario", señaló.

Cuando Schumacher estaba al volante y Brawn en boxes la estrategia de Ferrari era su punto fuerte.

Según "Tuttosport", Ferrari, campeón de constructores en 2008 y ahora último en la tabla, está "en pedazos". Aún más drástica fue "La Repubblica": "Ferrari es una vergüenza".

"En algún momento deberíamos avanzar de una vez", dijo Schumacher. Entonces, desaparecerían las cuestiones sobre quién toma las decisiones.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|02:58
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|02:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic