Tras la advertencia de Kirchner, los bancos analizan medidas

El Presidente reiteró ayer a las entidades bancarias que bajen las tasas de interés, a fin de que se motoricen los créditos para la producción y anticipó que de lo contrario "tomará medidas".
Más tarde, las asociaciones que nuclean al sector aseguraron que están considerando la posibilidad de implementar acciones.

La advertencia formulada por el presidente Néstor Kirchner a los bancos para que mejoren las condiciones de los créditos y que bajen las tasas, repercutió hoy con fuerza en las asociaciones del sector que salieron a poner paños fríos al tema y adelantaron que comenzarán a analizar medidas para cumplir con el reclamo presidencial.

"Hago un nuevo llamado a los bancos, están muy líquidos, tienen buena platita guardada, me alegra que estén solventes, pero presten a tasas bajas porque sino voy a tener que tomar como Presidente medidas -la estamos preparando- para que no digan después "uy salió el Gobierno y tomó estas medidas"", dijo esta mañana Kirchner durante un acto en Casa de Gobierno.

"Les volvemos a pedir por favor, muy educadamente, que tengan el gesto de que se junten las reservas bancarias y de bajar las tasas, generar créditos para la producción, para el consumo. Háganlo que la sociedad lo va a ver muy bien", acotó luego el jefe de Estado, para terminar remantando la frase con una advertencia de peso: "sino firmo la resolución".

La afirmación del presidente Kirchner en torno a que los bancos "tienen buena platita guardada" se sustentaría en dos hechos puntuales, por un lado el nivel de ’sobreencaje’ reflejado en el informe monetario del Central de setiembre y en los 40.000 millones de pesos que tienen en Lebacs y Nobacs y que pueden utilizar en las operaciones que a diario lleva adelante la entidad monetaria, pero que usan en cuentagotas.

Un ejemplo de esto último, según fuentes gubernamentales, fue la adjudicación de apenas algo más de 18 millones de pesos concretadas por el Central en las operaciones concretadas hoy para dotar de liquidez al mercado, sobre una oferta total de 2.800 millones de pesos.

En las primeras horas de la tarde, el ministro de Economía, Miguel Peirano, y el presidente del Banco Central, Martín Redrado, comenzaron a dar forma a las medidas que se podrían instrumentar para forzar a las entidades bancarias a mejorar las condiciones de los créditos.

Según fuentes oficiales, la medida que mayor consenso tuvo fue la de "castigar" la inmovilización de fondos que tengan en su poder los bancos y que no son destinados al crédito.

A primera hora de la tarde, la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (ABAPPRA) salió a anunciar que están "analizando la posibilidad de implementar medidas tendientes a mejorar las condiciones de mercado para los tomadores de crédito, dando respuesta al reclamo del presidente de la Nación".

Más tarde, la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) -la entidad que nuclea a las entidades de capitales internacionales- convocó de manera extraordinaria a una reunión de Comisión Directiva para el próximo martes, para "considerar" el pedido formulado por el presidente Kirchner.

"Los bancos de ABA tienen la predisposición y el mayor interés en que el crédito siga creciendo en las mejores condiciones y en la forma más accesible posible", dijo a Télam una fuente de la entidad.

El pedido del presidente Kirchner no es nuevo. Comenzó hace un par de semanas luego de que la fuerte inyección de liquidez puesta en marcha por el Central hiciera retroceder a la tasa interbancaria en torno al 9 por ciento, tras rozar el 20 por ciento en el pico de la crisis desatada a nivel internacional por las hipotecas de baja calidad en Estados Unidos.

Si bien la tasa de corto plazo volvió a números considerados adecuados por el mercado -de entre el 8,30 y 9 por ciento-, las de mediano plazo no retornaron a los niveles previos a la crisis y encarecen los créditos. 

 
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 07:40
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 07:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes