Los Piojos celebraron un "ritual" ante 65 mil personas en River

La banda de El Palomar se presentó en el Quilmes Rock ante una multitud, que se dio cita en el estadio de River Plate. La formación liderada por Andrés Ciro brindó un show único por casi tres horas.

Con un marco imponente y una selección de temas destinada a extasiar a los fanáticos, Los
Piojos reeditaron en la anteúltima noche del Quilmes Rock el "ritual" que celebran cada vez que se reencuentran con su público; desterrando los fuertes rumores de separación que habían envuelto a la banda durante las últimas semanas.
  
Ante las 65 mil personas que colmaron el estadio de River Plate, el grupo ofreció un gran show de dos horas cuarenta minutos, signado por la interpretación de aquellas canciones que,
tras casi veinte años de existencia, adquirieron ya la calificación de "clásicos" en el universo piojoso.

Además, anunciaron una nueva presentación para el 14 de mayo en el Club Ciudad de Buenos Aires, dando por cerrado así el capítulo de versiones de separación que había abierto la salida del guitarrista Daniel "Piti" Fernández.

Con extrema puntualidad –un detalle de organización que se repitió en cada fecha del festival-, a las 22 de ayer salió al escenario la banda de Andrés Ciro Martínez (voz, guitarra y armónicas), Miguel Ángel "Micky" Rodríguez (bajo), Gustavo "Tavo" Kupinski (guitarra), Juanchi Bisio (guitarra) y Sebastián "Roger" Cardero (batería); acompañada por el percusionista Facundo
"Changuito" Farías Gómez, infaltable en las presentaciones públicas de Los Piojos.

El poderoso trío "Arco", "Chac tu chac" y "Ay ay ay" –canciones de los dos primeros discos de la banda- abrió la noche, desatando la euforia piojosa. "Esto tiene un clima incomparable", agradeció Ciro desde el escenario.

Después, "Civilización", del último disco, y "Angelito", editada en 1994, dieron paso al futbolero "Maradó", que incluyó una dedicatoria de la banda tras la dura derrota que la Selección
argentina sufrió en Bolivia. "Un tropezón no es caída", justificó un Ciro que a esa altura de la noche ya había revalidado una vez más sus credenciales de 'frontman' y su asombroso vínculo con el público.

Respaldándose en ese apoyo, el cantante afrontó prácticamente a capella la melancólica "Tan Solo", acompañado por todo el estadio. Le siguieron otros clásicos de la banda como "Luz de marfil", "Sudestada" –en la voz de "Tavo"-, "Fantasma", "Todo pasa", "El Farolito", "Cruel" y "Ruleta". La lista completa orilló los 30 temas.

Aunque el show menguó su energía hacia el final, tras algunos problemas de sonido que afectaron a quienes veían el espectáculo desde el campo; la apacible noche del sábado permitió que Piojos y piojosos confirmen que el "ritual" sigue vigente.

Antes habían pasado por el escenario de River Plate Fidel, Kapanga, Los Cafres y Divididos. El power trío de Ricardo Mollo (voz y guitarra), Diego Arnedo (bajo) y Catriel Ciavarella (batería) ratificó en una hora y veinte de show que su nombre es sinónimo de "aplanadora del rock".

Con "Qué tal" primero, y el set "Ala delta", "Paraguay" y "El 38" después, la banda sacudió al campo y las plateas del estadio, en medio de un show sólido y sin fisuras.

El trío presentó a sus fanáticos un tema inédito, dedicado a los chicos del colegio Ecos de Santa Fe, que murieron en un accidente de tránsito hace más de dos años. Pero además, Mollo
debió hacer alusión a otra tragedia, la del boliche República Cromañón, cuando alguien del público encendió una bengala.

"Che, che, che, apaguen eso ya. Después de lo que pasó... si no se aprende no se avanza a ninguna parte, boludos", se enojó desde el escenario, tras verse obligado a cortar el tema que sonaba en ese momento, "Paisano de Hurlingham".
Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 14:42
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 14:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes