Deportes

Nadal se ilusiona con la temporada en polvo de ladrillo

"Está claro que empezar la temporada de tierra es una motivación importante, y estoy feliz de volver a tierra", dijo el español número uno del mundo, que ayer perdió con Del Potro en Miami.

Rafael Nadal endulza hoy el sabor amargo de la derrota ante el argentino Juan Martín del Potro en cuartos de final del torneo de Miami con la ilusión de regresar a su paraíso naranja, la temporada en arcilla, esa superficie en la que es casi invencible.

El 13 de abril comienza la primavera europea para Nadal tras un invierno más que satisfactorio: título en el primer Grand Slam - Australia-, final en Rotterdam, trofeo de Indian Wells y cuartos en Miami. El español llega a su ecosistema natural como reforzado número uno del mundo.

"Está claro que empezar la temporada de tierra es una motivación importante, y estoy feliz de volver a tierra", admitió Nadal en su página web tras caer con Del Potro por 6-4, 3-6 y 7-6 (7-3), una "catástrofe", según el español, que desperdició dos breaks a su favor. "No es algo que me ocurra normalmente", admitió.

Nadal regresó hoy a Europa para empezar a manchar sus zapatillas y sus calcetines con el polvo naranja.

La preparación física será clave. El español encara 90 días al máximo. A Montecarlo le seguirá Barcelona. En ambos defiende título y en ambos busca el quinto trofeo seguido.

De ahí, a Roma, ciudad que quiere reconquistar, y luego a Madrid, que por primera vez acogerá un torneo mixto del más alto nivel sobre arcilla. Será el preámbulo de Roland Garros, que se inicia el 25 de mayo y donde Nadal buscará su quinto título pocos días después de cumplir los 23 años.

Nadie logró esta serie de títulos seguidos desde que el torneo comenzó a jugarse en 1891, por lo que, de conseguirlo, superaría al sueco Bjorn Borg como mejor jugador de arcilla de la historia. Por ahora iguala a cuatro con Borg, que aún tiene mayor cantidad de trofeos ganados: seis.

Su balance en París no puede ser mejor. Un total de 28 partidos y todos ganados.

Sólo en Roma no defiende puntos tras haber caído en primera ronda en 2008 ante su compatriota Juan Carlos Ferrero. Esa fue la segunda derrota en 105 partidos sobre arcilla. Luego recuperó la marcha para ganar en Hamburgo y en Roland Garros.

Después de París, casi sin tiempo, tendrá que pasar a la hierba. El 5 de julio está prevista la final de Wimbledon, donde el español quiere defender el título conseguido el año pasado. Ese día marcará el final de los 90 días que tiene por delante. Luego, se planteará jugar al fin de semana siguiente los cuartos de final de la Copa Davis ante Alemania en casa, de nuevo sobre arcilla.

Un duro calendario que empezará hoy con el viaje a España, un fin de semana de descanso en la isla de Mallorca para el lunes empezar a entrenar de nuevo.

El número uno mundial está deseando regresar a su país unos días tras un mes en Estados Unidos. "Es mucho tiempo", dijo cansado.

"Ahora me tengo que adaptar a la arcilla de nuevo. Tengo que estar al 100 por ciento mental y físicamente", señaló el jugador, encantado de dejar las pistas azules y verdes por las naranjas, donde brilla aún más.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|20:08
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|20:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic