Deportes

Lula apuesta a que Río sea la sede para los Juegos Olímpicos 2016

El presidente brasileño es muy optimismo, a tal punto extendió su estadía en Londres para visitar las obras que allí se hacen para 2012. Es que la crisis que golpea al mundo le abre una puerta a Brasil en ese sentido, ya que compite con Madrid, Tokio y Chicago.

La crisis financiera que sacude el planeta se convirtió en una valiosa aliada de la candidatura de Río de Janeiro en la lucha por ser sede de los Juegos Olímpicos de 2016, en la que la ciudad brasileña compite con Madrid, Tokio y Chicago.

Esta es, al menos, la convicción del presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, quien extendió su permanencia en Londres -donde participó en la Cumbre del G20- para visitar las obras de preparación de la capital británica para los Juegos de 2012.

Según el mandatario, las garantías financieras proporcionadas por los tres niveles de gobierno de Brasil -federal, estatal y municipal- a la candidatura carioca superan a las de sus competidoras, y serán un elemento clave en momentos en que la crisis hizo virtualmente desaparecer el crédito privado.

"Nosotros no tenemos problemas de crédito. Tenemos a un organismo estatal de fomento (el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) que tiene más recursos disponibles para préstamos que el Banco Mundial. Además, tenemos al Banco de Brasil y a la Caja Económica Federal (ambos estatales), que pueden ofrecer crédito", dijo.

Según Lula, el gobierno buscará el apoyo del sector privado para los proyectos de preparación de Río de cara a los Juegos Olímpicos, "pero no dependemos de eso".

El mandatario apuntó además otra ventaja propiciada por la crisis financiera: "Al contrario de otras que la antecedieron y que demandaban duros ajustes fiscales por parte de los gobiernos, esta crisis exige de los gobernantes que inviertan más".

Según el gobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, quien también participó en la rueda de prensa, miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) anticiparon que las garantías financieras presentadas por la candidatura de Río superan a las ofrecidas por Madrid, Tokio y Chicago.

Para el presidente del comité de candidatura de Río, Carlos Nuzman, ésa puede ser la diferencia decisiva: "En momentos de crisis, el COI quiere asegurarse de que al día siguiente del anuncio de la candidatura victoriosa haya recursos financieros para poner en marcha el proyecto olímpico".

Ésa es una razón más para que Lula se sienta optimista. "Creo que vamos a ganar", expresó hoy el presidente, quien también confía en que el COI, que anunciará la sede de los Juegos de 2016 el 2 de octubre próximo en Copenhague, se dajará "contagiar" con el nuevo prestigio otorgado por la crisis financiera a los países de economía emergente, como Brasil.

"En los últimos años, los países emergentes fueron los que sostuvieron el crecimiento de la economía mundial. El mundo, hoy, lo sabe, y creo que el COI también", enfatizó.

Según Lula, es hora de que el movimiento olímpico rompa el largo ciclo de organizar los Juegos solamente en países ricos, como Estados Unidos, Canadá, Australia, y países asiáticos y europeos, y que tome la decisión de realizarlos por primera vez en Sudamérica.

"Tenemos en Brasil 15.000 kilómetros de frontera seca con vecinos de Sudamérica. Son 400 millones de personas que de pronto no podrían viajar a Europa o a Asia para unos Juegos Olímpicos pero que se dispondrán a irse a Río en automóvil, en avión o en barco", afirmó.

"Es necesario hacer que el movimiento olímpico entienda que Sudamérica tiene derecho a organizar unos Juegos Olímpicos, así como África ha conquistado ahora el derecho de realizar un Mundial de fútbol. Y en Sudamérica no hay lugar mejor que Río, que ofrece una combinación mágica de tecnología avanzada y belleza natural. Río nunca estuvo tan cerca", agregó.

La intensa participación de Lula es el otro gran triunfo de la candidatura carioca. El brasileño fue el único mandatario participante en la Cumbre del G20 que prolongó su estancia en Londres para visitar las obras del centro olímpico que se desarrollan en Stanford a un rítmo febril.

Madrid, Tokio y Chicago no tuvieron la misma suerte. El presidente de gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, el mandatario estadounidense, Barack Obama, y el premier de Japón, Taro Aso, abandonaron la capital británica ayer mismo, tras el final de la conferencia.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|11:56
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|11:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016