Deportes

Maradona, otra vez ante el desafío de salir del pozo

La goleada sufrida ante Bolivia abrió dudas sobre la capacidad de Diego para dirigir la selección, aunque lo más preocupante es que la clasificación al Mundial no está para nada asegurada.

Diego Maradona sabe de extremos y los que vivió Argentina de su mano en tan sólo cuatro días, la gloria ante Venezuela y una humillante derrota ante Bolivia, abren varios interrogantes incómodos sobre la gestión del técnico y la suerte de la "albiceleste" en la clasificación al Mundial Sudáfrica 2010.

Pero Maradona también sabe de caídas y resurrecciones, por lo que fanáticos y expertos se niegan a quitarle todo el crédito tras sólo dos partidos que mostraron sendas caras de una moneda cruel y en los que el conjunto de estrellas pareció borrar con el codo lo que antes había escrito con pluma de oro.

La prensa local no perdonó. "Derrota histórica", "Dolorosa paliza", "Yo me equivoqué y pagué", "La selección de Diego cayó desde 4.000 metros de altura", fueron algunos de los titulares.

"Tenemos que volver a empezar", dijo un Maradona derrumbado pero sereno. "Cada gol de Bolivia fue un puñal en el corazón", graficó sin dejar lugar a dudas sobre el impacto de la dolorosa derrota que gestó una selección boliviana que sorprendió.

Aunque a final de cuentas, lo que más sorprendió fue la selección argentina "fantasma", en la que astros de la talla de Lionel Messi, Carlos Tevez, Sergio Agüero y Javier Mascherano parecieron estar ausentes.

"Bolivia fue superior a nosotros y nos dio una goleada que si la pensábamos antes del partido era imposible, pero nos ganaron bien", resumió "El Diez", que de inmediato pensó en el futuro y pidió "revancha". Pero para eso deberá esperar hasta junio, cuando reciba en Buenos Aires a Colombia.

Restan seis partidos y Argentina ve peligrar su clasificación a Sudáfrica 2010. En cuestión de días cayó del segundo al cuarto puesto de la tabla y con una considerable merma en la diferencia de gol.

Paraguay lidera con 24 puntos, seguido por Brasil, con 21; Chile, 20; y Argentina, con 19. La selección "albiceleste" está a sólo dos puntos del quinto, Uruguay, y los próximos partidos implican varios desafíos.

Para empezar, Colombia, que ya alguna vez goleó en casa 5-0 a Argentina. Luego, la visita a Ecuador, en la altura de Quito. En septiembre, el superclásico con Brasil en Buenos Aires y de inmediato el vuelo a Asunción para chocar con el puntero, Paraguay. En octubre, será el turno de Perú en casa y cerrará el clásico rioplatense con Uruguay, pero en Montevideo.

La derrota ante Bolivia hizo que la confianza popular que se había ganado Maradona diera un paso atrás, con dos resultados tan contrastantes que no permiten compararlos.
En Imágenes