Deportes

En cuatro días, de la ilusión al desencanto

Del 4-0 ante Venezuela, el sábado en el Monumental, a la histórica caída por 6 a 1 de hoy frente a Bolivia, en La Paz. La Selección de Diego dio un mal paso.

Así como el último sábado, en el Monumental, Argentina presionó desde el comienzo a Venezuela y tras el primer gol, señalado por Lionel Messi, comenzó a resquebrajarse el vallado defensivo del seleccionado “vinotinto”, hoy en la altura de La Paz, el conjunto de Diego Armando Maradona se vio sorprendido por Bolivia ni bien el árbitro uruguayo Martín Vázquez indicó el inicio del partido.

La Selección empezó mal y terminó peor, humillada con los “ole…” de un público local exultante como pocas veces. Claro, su equipo goleó 6 a 1 nada menos que a la Argentina. Fue un hecho histórico, tanto para ellos como para nosotros.

De la línea de tres con que Argentina enfrentó el sábado a Venezuela se pasó a jugar con cuatro en fondo, con la vuelta de Martín Demichelis (cumplió una fecha de suspensión) por Marcos Angeleri y el ingreso del lateral izquierdo de Vélez Sarsfield, Emiliano Papa. Javier Zanetti cumplió la clásica posición de “4” y Gabriel Heinze fue el segundo marcador central.

En el medio y adelante estuvieron las otras novedades. “Lucho” González reemplazó al suspendido Jonás Gutiérrez, mientras que Javier Mascherano y Fernando Gago mantuvieron funciones de “5” y “Maxi” Rodríguez se desplazó por el sector izquierdo. Carlos Tevez y Lionel Messí fueron los “puntas” y Sergio Agüero estuvo en el banco de suplentes.

La estrategia adoptada por Maradona para jugar en la altura tan temida no dio resultado, Bolivia bebió de su propia medicina y hoy jugó como lo hizo el conjunto “albiceleste” contra la selección “vinotinto”. La conclusión fue el categórico 6 a 1, con “baile” incluìdo.

Velocidad, precisión y remates desde afuera del área fueron una constante en el seleccionado que dirige Edwin “Platini” Sánchez. Las diferencias en actitud y juego entre uno y otro equipo quedaron expuestas desde el vamos. Bolivia transitó la cancha con absoluta comodidad y la goleada cayó por su propio peso.

¿Qué cambió, entonces, en la Selección de Diego desde el sábado a hoy..? La distancia entre este partido y el disputado frente a Venezuela fue abismal. Además de la estrategia, fallaron los encargados de ponerla en práctica. La defección fue total. Futbolistas que normalmente se destacan en sus respectivos equipos no acertaron “ni una”. Y no se le puede endilgar la culpa solamente a los 3.600 metros de altura.

El fútbol suele tener estas y la paupérrima actuación de Argentina frente a Bolivia tal vez haya sido nada más que un paso en falso. De todos modos, es para encender la luz de alarma y para que Maradona, con suficiente sapiencia futbolística, haga lo que corresponda. De un malísimo resultado también pueden sacarse buenas conclusiones.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:51
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes