Deportes

Uruguay logró un duro empate en Santiago de Chile

La Roja y la Celeste empataron sin goles en el estadio Nacional de Santiago. El resultado dejó a los de Bielsa con 20 unidades, besando la clasificación, y a los de Tabárez en zona de repechaje.

Jugando con diez hombres, Chile logró hoy un duro 0-0 ante la selección uruguaya de fútbol, en un partido jugado en el Estadio Nacional de Santiago, válido por las eliminatorias sudamericanas.

El resultado dejó a los "chapulines chilenos" del técnico Marcelo Bielsa con 20 unidades y besando la clasificación a Sudáfrica 2010, permitiendo de paso a Uruguay sumar 17 puntos, cerca de la zona de clasificación directa que lideran también Paraguay, Argentina y Brasil.

En el primer tiempo, los chilenos salieron con cinco hombres en ofensiva en busca de un gol tempranero, fieles a las órdenes de su técnico, el argentino Marcelo Bielsa, que caminaba siempre disgustado al borde de la cancha.

A los 4 minutos, el defensa local Mauricio Isla desvió por centímetros un tiro que ya coreaban los 60.000 hinchas presentes. A los 24 un cabezazo del delantero Alexis Sánchez repitió la emoción, al chocar contra el travesaño.

Uruguay reaccionó y con su histórico juego rasante tomó el control del campo, apostando en los tramos finales de la cancha al juego aéreo, aprovechando la menor estatura de los defensas chilenos.

A los 33 el juez argentino Héctor Baldassi expulsó al chileno Isla y cambió radicalmente el curso del juego. El técnico uruguayo Oscar Tabárez sacó de inmediato al amonestado Diego Pérez, para evitar una posible expulsión.

Bielsa replicó sacando al ofensivo Jean Beausejour por el más defensivo Manuel Iturra, al que reemplazó extrañamente tras el entretiempo por Roberto Cereceda.

En la segunda etapa, Uruguay partió dominando sin contrapeso. Luis Suárez desvió un gol cantado a los 50. Tres minutos después Cristián Rodríguez disparó desde el corazón del área un tiro imposible, que logró atajar el arquero Claudio Bravo.

Chile, con uno menos, no lograba armar juego y parecía noqueado. Peor aún, su guardameta era el único que acaparaba aplausos, ante un público enfervorizado.

Uruguay, conciente de lo que estaba en juego, arrinconó a los locales, hasta que éstos reaccionaron y fueron en busca de la gloria, dejando amplios espacios en su defensa. El gol mordió ambas áreas, pero se resignó a caer en la noche.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:23
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes