Una anciana se asustó mientras era asaltada y murió

Tenía 85 años. Dormía con su pareja cuando entraron ladrones a su casa en la capital sanjuanina. Al anciano lo golpearon y ella intentó escapar. Ahí perdió la vida. Les robaron dinero.

Un hecho delictivo dramático ocurrió en la ciudad de San Juan. La historia comenzó  cuando una nieta pasó dos veces por la casa de sus abuelos. El timbre sonaba, pero nadie atendía. Al rato volvió, y nada. Después llamó por teléfono y tampoco contestaban. Ese extraño silencio decía que algo pasaba. Unos parientes también llamaron, pero no había caso. Un sobrino nieto fue a ver qué pasaba. El sí tuvo suerte, alcanzó a escuchar al anciano desde adentro, que le decía "tuvimos problemas con unos ladrones". El muchacho se trepó por el techo del vecino y entró por el fondo a esa vivienda de Villa del Carril. Ahí se dio con un cuadro espantoso. La abuela de 85 años estaba muerta boca abajo en un sector de la casa, mientras que su marido de 80 años estaba tirado y shockeado, en medio del desorden en el dormitorio.

Esto se daba ayer a las 14 en el domicilio de Elcano al 1279, al norte de Pedro de Valdivia. Fue Ariel Valdez (23) quien encontró muerta a su tía abuela, Irene Andrea Ochoa (85), y también a la pareja de ésta, Vicente Castillo (80), que tenía algunos golpes. Ambos habían sido víctimas de tres delincuentes que se metieron a robar a su casa entre la noche del domingo y la madrugada de ayer y provocaron una tragedia: atacaron a los dos abuelos, y tal parece la mujer sufrió un infarto que le quitó la vida. Al menos esa era la hipótesis, ya que no presentaba lesiones, explicó un jefe policial. Tampoco se descartaba que le hayan puesto una bolsa en la cabeza. Anoche, los investigadores ya tenían dos detenidos y buscaban a un tercero.

Irene Ochoa tenía esa casa de hace 60 años. Era viuda, pero hace como 15 años formó pareja con Castillo. Los dos vivían solos (el cobraba una jubilación y ella una pensión). Ambos solían tomar mates todas las mañanas en el jardín o siempre estaban en casa, por eso extrañó que no los vieran ayer en la mañana.

Castillo contó a la policía que dormían cuando entraron tres jóvenes. Creen que fue cerca de las 24 del domingo o los primeros minutos de ayer. Subieron por un techo vecino y llegaron al fondo de la vivienda, para luego entrar por una ventana. Sorprendieron a los ancianos en el dormitorio. Castillo habría dicho que se puso de pie y un ladrón empezó a pegarle en sus piernas hasta que lo tiró al piso, según la versión policial. Así redujeron al abuelo, que tiene diabetes. En esos momentos, supuestamente, Irene Ochoa quiso escapar y corrió hasta el fondo, pero los ladrones la alcanzaron. De hecho, ahí encontraron su dentadura postiza. La hipótesis policial -pues Castillo no vio lo que pasó- es que cuando la metían de nuevo a la casa, la mujer tuvo un infarto. Es que sufría de hipertensión arterial y problemas cardíacos, dijo una fuente del caso. Eso posiblemente provocó la muerte a Ochoa, y los ladrones la dejaron tirada en un zaguán que comunica al fondo y con el resto de la casa. Castillo por su parte quedó en el dormitorio, asustado y también muy shockeado, especulaban. Los ladrones revisaron toda la casa y se estima que solo robaron dinero, no más de 1.500 pesos, dijo un policía.

La Brigada de Investigaciones no tardó mucho en conseguir pistas. Establecieron que esa noche tres jóvenes estuvieron tomando cerca de la casa, incluso uno le pidió hielo a Castillo. Para la policía, serían ellos los autores del ataque. Uno es Néstor Fonzalida, apresado en Trinidad, y otro Dimas Paul Valdez, que cayó detenido en Rawson, reveló una fuente judicial. Ambos quedaron presos como sospechosos. Anoche, buscaban a otro muchacho.
 
Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 13:23
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 13:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes