Un veterano cuenta los secretos del acorazado Graf Spee

Para el último de los tripulantes del célebre acorazado alemán "Admiral Graf Spee" residente en Uruguay, Hans Eubel, sólo ahora "se puede empezar a hablar fríamente de las cosas" que ocurrieron durante la Segunda Guerra Mundial.

El veterano marino, de 93 años, se expresó así tras participar en la presentación del libro Graf Spee, de Wilhelmshaven al Río de la Plata, en el que los autores uruguayos Daniel Acosta y Lara y Federico Leicht despejan alguno de los enigmas que rodean el hundimiento del temido corsario frente a las costas de Montevideo.

Eubel (foto), torpedero y encargado de lanzar el avión de reconocimiento que disponía el barco, destacó el hecho de que aún hoy en día se mantenga un interés constante por la historia del "Graf Spee".

Lo cual, según él, demuestra que se ha alcanzado la "madurez" para poder hablar sin trabas del papel desarrollado por los alemanes durante la guerra. "Es la juventud la que hoy día se interesa por los sucesos, pues ha habido tantos juicios sobre la guerra y los alemanes, que no era una época madura para hablar del tema", afirmó el marino.

Según Eubel, tras la guerra, los soldados alemanes "se callaron la boca", mientras "lamentablemente se acusaba a los alemanes de ser culpables de todos los sucesos del mundo". "La última guerra con los rusos y todos los demás problemas de la guerra demostraron que no era posible resistir esos ataques", apuntó.

Según explicó Eubel, en la actualidad quedan unos veinte  o treinta supervivientes del acorazado, que embarcó a más de mil tripulantes en su última travesía, que se reúnen todos los años en una ciudad del centro de Alemania para recordar a su capitán Hans Langsdorff, a quienes "todos" le deben la vida.

"Gracias a mi comandante he sobrevivido a todo. Se sacrificó cuando había llevado la tripulación a salvo y sintió cumplida su misión como comandante y padre de la tripulación", rememoró emocionado el marino.

Sin embargo, los horrores de la guerra y el destino del formidable barco diseñado para ser "más rápido que el más fuerte y más fuerte que el más rápido" ya no tienen lugar en las conversaciones de este grupo de viejos marinos.

"Dialogamos sobre los asuntos diarios, de las cosas de la vida. La batalla se dejó olvidada con el paso de los años", evocó.

El "Graf Spee" fue uno de los orgullos de la Armada de la Alemania nazi, que sembró el terror entre los mercantes aliados y puso en jaque a la poderosa Armada británica hasta diciembre de 1939.

Tras enfrentarse con tres cruceros británicos frente a la costa uruguaya, el barco se retiró a Montevideo, donde quedó atrapado y donde fue dinamitado por orden del capitán Langsdorff para evitar que sus enemigos se apoderaran de sus secretos.

Fuente: EFE

¿Qué sentís?
40%Satisfacción40%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre20%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|09:02
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|09:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes