Está en alza la demanda internacional de vinos

Invertir en vinos podría ser una buena opción durante una crisis financiera, así lo asegura en un informe publicado recientemente. Sin embargo la escasez podría elevar los precios y la calidad podría verse afectada. Primero, la lluvia devastó la cosecha; luego atacaron el moho y los hongos parásitos.
El vino es un mercado chico, comparado con los miles de millones que mueven las acciones y los bonos. Es propenso a picos y está muy influenciado por la moda, la confianza y el sabor.

En una nota realizada por el diario Cronista, en su edición on line, expertos en viticultura señalan que este año será muy flojo para muchas bodegas. Primero, la lluvia devastó la cosecha; luego atacaron el moho y los hongos parásitos.

Ahora la escasez puede elevar los precios y es probable que la calidad se vea afectada. Será difícil saber cuál es el resultado hasta que el vino esté listo para beber en unos años, aseguran.

Eso debería explicar a los potenciales inversores lo difícil que es ganar dinero con el vino. Son pocas probabilidades de generar una buena rentabilidad con los vinos baratos y desconocidos. Hay sólo 75 vinos con categoría de investment grade y se venden a varios cientos de dólares la caja.

Sin embargo, los administradores de fondos de inversión de vinos aseguran que el mercado tiene todos los ingredientes adecuados para ser rentable: creciente demanda internacional sólida y oferta limitada. Sostienen que el vino no tiene correlación con los mercados de acciones y bonos y que, por lo tanto, permite diversificar el riesgo en una cartera de inversiones. Además, el índice de vinos Liv-ex (London International Vintage Exchange), está superando el desempeño de la mayoría de los mercados de renta variable.

En momentos de agitación en la plaza de acciones y de incertidumbre económica, como ahora, los consumidores recurren a las inversiones alternativas que van desde juguetes hasta antigüedades y vinos.

El vino es un mercado chico, comparado con los miles de millones que mueven las acciones y los bonos. Es propenso a picos y está muy influenciado por la moda, la confianza y el sabor.

Una estrategia es comprar botellas que han sido catadas por expertos acreditados. Todos los inversores deben tener en cuenta el costo de inversión, incluida la diferencia entre el precio al que pueden comprar el vino y el valor al que lo venden. También hay otros costos, como el seguro y el almacenamiento, y no paga dividendos.

Muchos vinateros aseguran que los inversores privados se ahorrarían muchos disgustos si toman la inversión en vinos como una manera de financiar sus hábitos de consumo de bebidas: “Vender un mitad y beber la otra”.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 11:18
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 11:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial