El mejor remedio: recetan el Quijote contra la depresión

"El Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes Saavedra, no sólo es una célebre obra de la literatura universal. También es una herramienta muy útil en el psicoanálisis, ya que ayuda a los pacientes a superar traumas. El constante diálogo con Sancho Panza es esencial.

Así lo determinó la psicoanalista francesa Françoise Davoine, autora del libro Don Quijote para combatir la melancolía. La especialista sostiene que la obra de Cervantes enseña cómo librarse de las experiencias traumáticas y a superar la depresión.

Hay libros que nos cambian la vida. El Quijote, considerado por muchos como el mejor libro de toda la historia de la literatura, no podía ser la excepción.

Ahora, el clásico sería una suerte de antídoto para depresiones y los traumas, que ayudaría al paciente a ver que no es una víctima aislada sino que hay una tradición histórica que se remonta a los siglos XVII y XVIII.

Sus pacientes de Davoine son personas que sufrieron traumas o que heredaron la experiencia traumática y silenciosa de sus padres, y a eso necesitan expresarlo a través de palabras. Para aliviarlos y "acogerlos en una tradición más amplia" y para que se den cuenta de que no son víctimas aisladas, Davoine les cuenta historias, entre ellas, las aventuras del hidalgo de la Mancha.

"Cervantes era un antiguo combatiente, que fue esclavo y luego encarcelado durante cinco años en Argel. No escribió nada durante 20 años, hasta que llegó El Quijote. La obra le permitió revivir sus traumas y librarse de ellos", analiza Davoine.

El trastorno de Don Quijote ha suscitado muchas interpretaciones y la autora considera que el libro de Cervantes es una lección de psicoanálisis. Retomando las palabras del autor, quien dijo haber "engendrado" a Don Quijote, Davoine ve al hidalgo de la Mancha como el "hijo loco" de Cervantes.

"El libro está compuesto en gran parte por las escenas de psicoanálisis a través de la palabra entre el hidalgo y su escudero, Sancho Panza, cuando están heridos, casi en estado de coma. Al despertarse, comienzan a hablar e intentan comprender juntos qué les está pasando", detalla la psicoanalista francesa.

Según Davoine, la presencia del otro es un elemento esencial en el análisis del trauma. "Uno no puede superar sus traumas solo. Los que fueron a la guerra lo dicen: siempre hubo un amigo, fallecido o aún vivo, que los ayudó a sobrevivir. Necesitamos al otro, pero esto otro puede ser tanto una persona como un animal, o incluso la naturaleza", concluyó.

Fuente: Télam

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|21:16
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|21:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic