Convierten un bunker de Mussolini en galería de arte

El refugio antiaéreo que el dictador fascista italiano hizo construir en el barrio del EUR, en Roma, se utiliza a partir de hoy como galería en la que se exponen obras de autores contemporáneos. Mussolini vivió obsesionado por su seguridad y construyó tres en distintos puntos de la ciudad.

En los 475 metros cuadrados que ocupa el refugio subterráneo se exhiben los cuadros e instalaciones de tres creadores italianos, en el marco de la exposición "Confrontaciones" organizada por el Ayuntamiento de Roma y la galería de arte Ca D'Oro.

Si la película alemana El hundimiento (2004) hizo famoso en el imaginario popular el bunker en el que Adolf Hitler transcurrió sus últimas horas, los italianos saben desde hace décadas que Mussolini vivió obsesionado por su seguridad.

El Duce hizo construir bajo su residencia privada, en Villa Torlonia, y bajo su despacho en el Palacio Venecia, dos de los grandes recintos subterráneos de Roma, además del bunker del barrio del EUR.

Obra de Fabiana Roscioli  junto a carteles que advertían que se debía mantener el silencio y la calma.

Se trata de un espacio opresivo, que contrasta con el disfrute de los placeres artísticos, con salas largas y estrechas divididas por pilares de cemento armado, y separadas del exterior por un muro de 20 centímetros y un vacío intersticial de 1,25 metros, entre el edificio externo y el búnker.

Situado bajo el Palazzo degli Uffici del barrio romano del EUR, levantado por el Duce como sede de la Exposición Universal de Roma de 1942 (que no se celebró a causa de la guerra), la construcción del bunker fue solicitada por el propio Mussolini para proteger a los empleados y altos cargos que trabajaban en este edificio.

El visitante accede a él por una escalera situada en el lateral del edificio y que conduce a una puerta blindada y antigas. A partir de este punto, el arte se fusiona con los restos que recuerdan el horror y sustituye a los bancos de madera saqueados tras la guerra en los que los refugiados esperaban el final de los bombardeos.

Según la sociedad EUR Spa, que gestiona los edificios públicos de este barrio, el bunker podía albergar hasta 300 personas, divididas según sus categorías profesionales.

Todavía pueden verse en algunas de sus salas vestigios de su propósito original, como dos bicicletas estáticas que debían alimentar un dínamo que diera energía a todo el complejo y al sistema de ventilación. Para ello estaba previsto que se hicieran turnos en los pedales.

Asimismo, en la sala principal pueden verse elementos que recuerdan su uso como cuartel general de los granaderos de Cerdeña del I Regimiento, que se prepararon aquí para la defensa de Roma antes de la llegada de los aliados, en la Segunda Guerra Mundial.

Entre ellos, una máscara antigas, un calendario con la fecha del 8 de septiembre de 1943, día del armisticio firmado por el mariscal Pietro Badoglio, y un maniquí vestido con la indumentaria de este cuerpo.

Los tres artistas participantes en la exposición han buscado integrar sus obras en un espacio tan peculiar como este.

Fabiana Roscioli, por medio de las instalaciones de luz que tiñen de tonos rojos y verdes las paredes encaladas del refugio, así como a través de pinturas en las que predomina el color rojo, encuadradas por los carteles originales en los que se advertía a los ocupantes del bunker que mantuvieran la calma y el silencio durante los ataques aéreos.

Rapetti propone una colección bajo el nombre de "Cartas desde el frente", que integra motivos judíos como estrellas de David, mientras que Dalla Chiesa se centra en figuras femeninas que se reparten de manera innovadora por todo el espacio del bunker, como entre las vigas descubiertas o frente a las puertas antigas.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|13:29
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|13:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic