Juicio por infidelidad: un juez rechazó como prueba los mensajes de texto
Un juez de Chubut rechazó los SMS que presentó un hombre como prueba de que su mujer le había sido infiel. El magistrado los rechazó como muestra del engaño porque para conseguirlos invadió la privacidad de su pareja.
La Justicia chubutense desestimó que mensajes de texto SMS puedan ser utilizados como prueba de infidelidad en un juicio de divorcio, al sostener que el hombre, para conseguirlos, había violentado la privacidad del correo de su mujer.

En una causa por divorcio, el juez de primera instancia de familia Nº 3 de Rawson, Martín Benedicto Alesi, rechazó la prueba presentada por el esposo, quien había descubierto que su esposa le fue infiel a raíz de los mensajes de texto que le encontró en su teléfono celular.

El marido "se apoderó del mencionado teléfono (el celular de su cónyuge) sin la autorización previa de su esposa. Incluso respondió negativamente a mi pregunta acerca de si existían acuerdos, expresos o tácitos, a través de los que mutuamente se habilitaran a revisar la correspondencia o las cuentas de correo electrónico", según describió en su fallo.

El magistrado invocó que la Constitución Nacional "garantiza la inviolabilidad de la correspondencia y de los papeles privados", y a su vez señaló que Ley Nacional de Telecomunicaciones "establece la inviolabilidad de las comunicaciones y dispone que su interceptación sólo será posible mediante requerimiento del juez competente".

Por ello, afirmó que "la inviolabilidad de la correspondencia de telecomunicaciones importa la prohibición de abrir, sustraer, interceptar, interferir, cambiar su texto, desviar su curso, publicar, usar, tratar de conocer o facilitar que otra persona que no sea su destinatario conozca la existencia o el contenido de cualquier comunicación confiada a los prestadores del servicio y la de dar ocasión de cometer tales actos".

"El actor no puede aprovechar en este juicio de divorcio el producto de su conducta defectuosa, siendo inadmisible que el órgano judicial valore la prueba adquirida de forma irregular sin que a la vez se comprometa la correcta administración de justicia", aseguró el juez.

Así, Alesi concluyó que "apenas se comprueba alguna irregularidad en el acceso a la información, debe desestimarse su eficacia como medio de prueba. Porque es claro que el hecho de contraer matrimonio no significa que los esposos resignen su individualidad e independencia. Su derecho a la intimidad personal subsiste frente al Estado, a los terceros, y también con respecto al otro cónyuge".

Por su parte, la mujer negó la acusación de infidelidad de parte de su marido, y lo responsabilizó a él de la ruptura, ya que cuando contrajeron matrimonio "comenzó el verdadero calvario de su vida al exteriorizar el esposo la otra parte de su personalidad, que hizo de la convivencia un flagelo permanente".

En la causa, el juez dictó el divorcio "por la causal de injurias graves recíprocas", y condenó a ambos a indemnizarse mutuamente.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
26 de Noviembre de 2014|11:49
1
ERROR
26 de Noviembre de 2014|11:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"