A 200 años del nacimiento de Larra, periodista

Maestro del periodismo moderno, dramaturgo, narrador. Mañana se cumple un aniversario de quien pasó a la historia de las letras por su mordacidad y sus críticas a la España del siglo XIX. Su suicidio, a los 28 años, le otorgó un mayor halo romántico a su leyenda.

Por Sara Barderas / dpa

Nacido el 24 de marzo de 1809 en Madrid, Larra llegó a convertirse en el periodista mejor pagado de España.

Tan sólo nueve años de creación le bastaron para desarrollar su obra y pasar a formar parte de los clásicos españoles. Aunque escribió teatro y novela, el artículo de costumbres fue sin duda su género con mayúsculas.

Inconformista, rebelde, afrancesado y reformista, Larra observó la España que lo rodeaba y, al contrario que otros, no halló nada que enaltecer en una sociedad que se mantenía anclada en costumbres y valores arcaicos.

Era una sociedad ignorante, paralizada, maltratada por las guerras dinásticas que impedían su modernización y por unas clases privilegiadas que miraban por sus intereses antes que por el futuro del país y que él reflejó con una riquísima prosa repleta de juegos de palabras.

Un periodismo de opinión moderno, con la mirada puesta en los problemas acuciantes de España, fue el arma con el que atacó la podredumbre moral de un país que se encontraba en transición entre dos sistemas: el Antiguo Régimen y el Liberalismo.

Tenía cuatro años cuando sus padres marcharon primero a Burdeos y luego a París. El exilio de su familia -su padre fue un médico que sirvió al Ejército francés durante la invasión napoleónica- le sirvió para acercarse a lo que el país vecino ofrecía en ese momento histórico y de lo que el suyo propio carecía: una modernización vital.

El regreso del exilio tuvo lugar cuando Larra contaba con nueve años. Entonces el francés era ya para él una lengua que manejaba como el español. Después llegaron el latín y el griego. El hecho de que con doce años tradujera La Ilíada de Homero dice ya mucho de su inteligencia.

"Pensaba que el pilar de un pueblo radica en la educación, y sobre esa idea cimenta toda su literatura", según su descendiente Jesús Miranda de Larra, autor de Larra, biografía de un hombre desesperado.

Creó dos revistas, "El duende satírico del día" y "El pobrecito hablador", que le sirvieron como plataforma para darse a conocer. Y con 20 años era ya una figura relevante en España. Y en paralelo al éxito de su trabajo, su vida personal se tambaleó siempre. Se casó con Josefa Wetoret y tuvo con ella tres hijos -una de sus hijas, Baldomera, es conocida como creadora de un fraude piramidal de los que ahora se habla tanto-. Su separación tuvo lugar muy pronto.

Vuelva usted mañana, El castellano viejo, Entre qué gentes estamos se encuentran entre los artículos más conocidos de los dos centenares que escribió.

Clarín, Azorín, Ramón Gómez de la Serna, Luis Cernuda, Buero Vallejo, Francisco Umbral... Muchos fueron los grandes autores españoles que homenajearon a Larra y destacaron su aportación. También lo hizo el poeta Antonio Machado.

"Anécdotas aparte, Larra se mató porque no pudo encontrar la España que buscaba, y cuando hubo perdido toda esperanza de encontrarla", escribió. Con "anécdotas", Machado se refería al tormentoso amor que Larra vivió con una mujer, Dolores Armijo, y al que algunos atribuyen parte de la decisión de quitarse la vida.

Fue la noche del 13 de febrero de 1837. Se había citado en su casa madrileña con Armijo esperando una reconciliación. Ella sólo quería que le devolviera sus cartas para cerrar definitivamente su relación y salvar su propio matrimonio.

"El fracaso de su esfuerzo personal por transformar su patria y la soledad de los últimos tiempos le condujeron a la desesperanza total y decidió, por orgullo, abandonar la nave antes que ser parte del caos", asegura su descendiente Miranda de Larra.

En Imágenes