Hebe de Bonafini: "El 24 de marzo se quiso destruir la patria"

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, además, instó a los maestros y profesores a enseñar bien lo que ocurrió en el país durante la dictadura. Aseguró que los argentinos ya no están dispuestos a pasar por otro golpe de estado.

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, sostuvo hoy que el 24 de marzo de 1976 "se quiso destruir a la patria" e invitó a los ministros de Educación de las provincias y a los docentes "a que expliquen bien a los alumnos lo que pasó".  Y destacó que "socializamos la maternidad porque la solidaridad es eso, y además la lucha individual se agota en sí misma".

 Hebe de Bonafini dijo a Télam que el 24 de marzo "no es una fecha patria como lo fue el 25 de mayo de 1810, sino un día donde se atacó y se quiso destruir la patria y donde hubo miles de hombres y mujeres que la defendieron con su propia vida".

Para la madre de Plaza de Mayo "esa es la reivindicación que hace falta, para los 30.000 desaparecidos, fusilados y los presos que dieron su vida para defender la patria que ellos (por los militares) quisieron destruir".

Para Hebe de Bonafini el golpe militar de 1976 "fue el último, porque la gente ya no está más dispuesta a soportar esto", y además "los militares están muy desprestigiados y nadie sale a defenderlos, ni aún los que dicen que están con ellos".

Tras aclarar que nunca fue a la sala de tortura de la ex Esma "porque lo que pasamos es demasiado", reseñó que antes del 24 de marzo la época "venía cargada de problemas, de muertos, de desapariciones, de torturas, de denuncias, y la Triple A estaba haciendo catástrofe".

"Se estaba acomodando todo eso y llegó el día fatal, con aquel comunicado que uno escuchó pero no creyó que iba a ser tan grave",completó.

Recordó que el 24 de marzo de 1976 "fue un día de mucha intranquilidad", señaló que "creo que nadie pensó en esta catástrofe y que iba a durar tantos años" y sostuvo que "es un día para marcar a fuego en los jóvenes, en los niños, en todos".

Para Hebe de Bonafini el 24 de marzo "fue una catástrofe, una forma de destruir todo el proyecto de todas las familias, donde destruyeron dos generaciones de gente lúcida".

"Lo prepararon bien, ya que (Juan Carlos) Onganía fue el primer paso y allí se fue preparando el gobierno", contó, y añadió que "pensé que iba a ser así, como Onganía, y nadie creyó que podía llegar a ser como fue".

Contó que "las madres por bastante tiempo creíamos que los íbamos a encontrar (a los desaparecidos), y recorríamos todos los lugares con la ilusión de encontrarlos".

"A fin de 1977 y secuestraron a nuestros compañeras y muchos pibes de Mar del Plata, La Plata y Mendoza, ente el 6 y 23 de diciembre, entre los que están nuestras tres madres", señaló.

Y añadió que "éramos 200 madres y ellos apuntaron a destruir el movimiento, y casi lo consiguen porque nadie quería ir a dar aunque sea una vuelta, porque había perros, policías con gases, camiones hidratantes, preparados como para una guerra, cuando nosotros éramos un pequeño grupo de madres totalmente desarmadas".

"Allí hubo un parate porque al otro jueves a la plaza no quería ir nadie después de que secuestraron a las Madres, y me habían anunciado el secuestro de mi hijo Raúl, el 6 de diciembre, y no sabíamos si había sido ese día porque no lo encontrábamos", relató.

Además Hebe de Bonafini indicó que "no había aparecido (Alfredo) Astiz y pensábamos que también se lo habían llevado a él, nosotros no sabíamos quien era aunque después nos enteramos que Astiz era el delator".

Y agregó que "una joven que la deportaron a París lo vio al salir de la cárcel y lo reconoció como quien era quien la había torturado; y nos mandó a decir que no se llama Gustavo Niño ni Alerto Escudero, como había dicho allí, sino Astiz, un capitán de la marina. Eso fue en marzo de 1978, y recién allí nos enteramos quien era, y fue una locura".

La madre de Plaza de Mayo sostuvo que "pasó un año de mucha presión sobre las madres, nos llevaban presa, nos quemaban las casas. Era una batalla y en 1979 dijimos vamos a formar una comisión, un pequeño grupo, porque de lo contrario nos iban a llevar a todas. Y recién allí, en 1979, empezamos a recibir informes de campos de concentración".

Hebe de Bonafini refirió que "con los informes nos dimos cuenta que nuestros hijos no iban a volver; recién en 1979 tomamos conciencia de que no iban a volver", y añadió que "allí decidimos que no los íbamos a reconocer como muertos mientras alguien se hicieran cargo de lo que había pasado, porque eso de reconocer la muerte sin que nadie se haga cargo es terrible".

 "Y todavía estamos en eso, porque nadie se hizo cargo, nadie dijo 'yo los mandé a matar'; algunos no declaran y otros que declaran se olvidaron, otros dicen que están enfermos, a otros les da un ataque cuando tienen que declarar, pero nadie se hizo cargo de lo que pasó; y por eso las madres no los vamos a dar por muertos", resumió.

 "Nuestros hijos están desaparecidos, que es donde ellos los pusieron", refirió, y expresó que "también socializamos la maternidad para no luchar por el propio hijo, porque sentimos que hay una cantidad enorme, por las madres que tuvieron miedo, las madres que no salieron nunca, las madres que murieron sin haberlos encontrado; y nosotros tenemos que luchar por todos".

 "Si yo hubiera contado la historia de mis hijos serían los más conocidos de todos, ¿pero los otros?", se preguntó.

Y también lucha "por los compañeros de mis hijos, que conocí, y cuyas madres o salieron a hacer nada o se fueron a otros países, los que murieron, o que se llevaron a toda la familia".

Hebe de Bonafini sostuvo que "es importante seguir luchando", y celebró que "por lo menos mucha gente sabe quienes son, les han sacado la máscara, son asesinos", pero advirtió que "hay miles de nombres que todavía están en la oscuridad".

Por otra parte criticó las declaraciones de la jueza Carmen Argibay sobre los problemas presupuestarios de la Corte Suprema para tratar los juicios de lesa humanidad y espetó que "eso demuestra a que clase pertenece, no es a nuestra clase seguramente".

"Lo que más le importa es la plata, y a nosotros nos importa la justicia, esa que ella dice representar, y me da terror que le haya dado tanta importancia al dinero", sintetizó.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 08:34
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes