A 40 años de su protesta contra la guerra de Vietnam, las fotos que Lennon nunca vio

Se cumplen 40 años del bed-in for peace (en la cama por la paz), la protesta contra la guerra de Vietnam que John Lennon y Yoko Ono protagonizaron en el hotel Hilton de Ámsterdam. Sale publica un libro que recoge fotos inéditas de la sesión. Los negativos estaban perdidos desde 1969.

Ana Bretón publica en El Mundo una historia interesante, sobre las fotos perdidas de aquella maratónica sesión por la paz y contra la guerra de Vietnam de John Lennon y Yoko Ono:

La imagen, reproducida hasta adquirir cualidad de icono, forma parte inexcusable de cualquier catálogo de nuestra historia reciente que aspire a ser un poliedro como dios manda. Corría el 25 de marzo de 1969 cuando John Lennon y Yoko Ono se instalaban en la suite 902 del hotel Hilton de Ámsterdam (Holanda) con un solo propósito: consagrar su ya de por sí mediática luna de miel –se habían casado cinco días antes en Gibraltar– a protestar contra la guerra de Vietnam.


Los Beatles aún no se habían disuelto (de hecho, éste sería el año del mítico Abbey Road), pero poco les faltaba. Enamorado hasta el tuétano más hondo y la neurona más remota de la artista japonesa, con quien había alcanzado una sintonía poco común, Lennon comenzaba a soltar amarras. De hecho, poco antes de la boda habían grabado su primer disco juntos, Unfinished Music No.1: Two Virgins, un álbum experimental que generaría gran escándalo por su portada, donde ambos aparecían desnudos. Tanto John (29 años en aquel tiempo) como Yoko (36) conocían bien para entonces los rudimentos del marketing mediático, es decir, todo-lo-que-debes-hacer-para-tener-a -la-prensa-a-tus-pies. Así que aprovecharon la marea de su boda para atraer a las ansiosas hordas de periodistas hacia su particular acto promocional antibelicista, su bed-in por la paz, donde la política aparecía embriagada de amor y las consignas –hair peace (pelo paz), bed peace (cama paz), grow your hair! (déjate crecer el pelo), stay in-bed (quédate en cama)– rezumaban pachuli por cada una de sus letras.

Las fotos desaparecidas. La particular fórmula de protesta política (que repetirían posteriormente en Bahamas y Montreal, en Nueva York no pudo ser porque Lennon tenía entonces prohibida su entrada en EEUU debido a una condena por consumo de cannabis) consistía en convocar a la prensa entre 9 de la mañana y 9 de la noche en la habitación de hotel, durante toda una semana. Allí acudían reporteros y fotógrafos a la espera de una performance, un desnudo, de que algo escandaloso, ilegal y/o fotogénico ocurriera. Y no ocurría nada. Bueno, ocurría que John y Yoko permanecían sentados en aquella cama enorme, hablando de la paz mundial, a ratos él tocando la guitarra, y, en general, en una actitud «angélica» (que diría Lennon).

Uno de los fotógrafos que acudieron a la supercita fue Nico Koster, del periódico holandés De Telegraaf. Con el resto de sus colegas, Koster inmortalizó aquel momento angélico en el que John y Yoko, ambos en pijama, tapados con una manta, rodeados de flores y con Ámsterdam abriéndose a su espalda, tras el ventanal, hacen de la no-violencia un espectáculo tan ingenuo como eficaz para su tiempo.

La foto –en realidad, las fotos, porque se hicieron decenas de esta misma pose a lo largo de la semana–, dio la vuelta al mundo y quedó fijada para siempre (al margen de postreras decepciones) como símbolo de una época, una forma de vivir la juventud y una manera de pensar. De las que tiró Nico Koster, en concreto 150 disparos, sólo se llegaron a revelar unas cuantas, las que más se ajustaron al modelo oficial. El resto de los negativos se metieron en un sobre, para que no se estropearan, el sobre fue a parar a un cajón, para mejor conservarlas, y así, pasaron nada menos que 39 años.

Un día de 2008, Nicole, hija de Koster, 39 años, abrió un cajón, sacó de él un sobre y curioseó en él. Se buscaba a sí misma de bebé y encontró al músico y a la artista en el Hilton. Al revelar el material, padre e hija descubrieron que el olvido había preservado un tesoro. Porque, más allá del icono mil veces repetido, en esas fotos aparecen un John Lennon y una Yoko Ono extraordinariamente cotidianos en medio de la excepcionalidad.

Ahí están, recién levantados, el pelo alborotado, con los restos del desayuno sobre la mesa, tazas amontonadas en el suelo, dibujos y cartas esparcidos aquí y allá, botellas de Heineken, su último disco pegado con grandes trozos de celo en la pared, junto a sus caricaturas. Ella le acaricia los pies mientras él habla por teléfono, una Yoko Ono tierna, guapa, en su camisón blanco como de hace un siglo, casi siamesa de un Lennon permanentemente envuelto en su albornoz. Él fuma, una y otra vez (Dunhill), ríe abiertamente desde sus dientes estropeados, se lo cree, se cree.

Estas fotos forman parte de ese trabajo, que Koster ha convertido en una exposición que puede verse en Ámsterdam y en un libro de edición limitada, Room 902. Un disfrute, incluso para detractores.

(Fuente: El Mundo) Fotografías: Niko Koster.

En Imágenes