Anciana cumplió 104 años y va por más

Una mujer nacida en España, pero que desde hace más de siete décadas vive en la localidad de Ensenada (La Plata), cumplió hoy 104 años, y aseguró que el secreto para la longevidad es "comer poco y sano".

Se trata de Cándida Carvallo de Varela, quien con su edad le "pisa los talones" a los récords mundiales de longevidad.

Cándida es madre, de José y de Héctor (el mayor de los hijos). Es también abuela de Fabián y Carlos; y bisabuela de Amparito, Mariela, Juan Manuel, Tomás y en las próximas semanas de Elías, el quinto bisnieto que está por nacer.

La anciana nació el 19 de marzo de 1905 en Santa María, España: hija de labradores, acompañó a sus padres y hermanos mayores en las tareas que exigía la vida rural desde chica.

Ya casada con Antonio Varela -de quien enviudó en 1978- llegó a la ciudad de Buenos Aires con su marido, fueron corridos de la península europea por la falta de posibilidades para el progreso económico, en 1929.

Pocos años más tarde, en 1934, se radicó en Ensenada, en una casa lindera al Club Cambaceres, según destacó en su edición de la fecha el diario El Día de esta ciudad.

Antonio consiguió trabajo en la flota de YPF y el matrimonio se estableció en forma definitiva en la ciudad ribereña.

En silla de ruedas desde hace tres años ("después de que cumplió los 100 años se cayó y tuvieron que operarla de la cadera", contó su hijo menor, José), Cándida desafía la edad y no reprime deseos a la hora de comer, aunque sus gustos siempre se inclinaron por los alimentos sanos.

De acuerdo con lo señalado por sus allegados, tampoco sigue tratamientos especiales de cuidado de la salud, pues según las sugerencias médicas no necesita ingerir medicamentos.

La familia atribuye la particularidad de haber superado el siglo a una peculiaridad del barrio: "Acá, en Cambaceres, la gente es muy longeva. Pero mi mamá es la que supera a todos", remarcó, orgulloso por la marca ganada por su madre, José.

"Siempre fue una mujer franca y sincera, que tuvo que hacer frente a las largas ausencias del marido navegante y fue para nosotros madre y un poco padre", la definió José, contento de poder festejar un nuevo cumpleaños de la "abuela Cándida", como la llaman todos.

"Desde que cumplió los 95 que hacemos grandes celebraciones, pero esta vez, por cuestiones familiares, vamos a tener una reunión más íntima", añadió.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 15:49
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 15:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial