Nadie acuse a Ginebra, la reina, de Neus Aguado

Con Lancelot soñaba cada noche
y Lancelot se demoraba en justas y torneos.
No supo ni quiso preservar su honradez
y confundió a su caballero con senescales
y en lechos de estameña hundió sus nalgas
a la espera de montar fontana abierta.
Cómo cabalga, cabellera al aire, en bruma rosa.
Cómo apaga su sed bermeja en la hendidura.
Opiniones (1)
23 de enero de 2018 | 17:58
2
ERROR
23 de enero de 2018 | 17:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡Salve Ginebra!
    1
En Imágenes