Mentiras y verdades de la historia argentina

¿Fue la huida del virrey Sobremonte, durante las Invasiones Inglesas, un acto de corrupción? ¿Sarmiento ofreció, empanada en mano, una lección de unidad nacional? ¿Por qué ningún gobernador de la provincia de Buenos Aires pudo acceder a la Presidencia de la Nación hasta Duhalde?

Por Ema Cibotti

En estas páginas, los hombres y mujeres que construyeron nuestro país desde los momentos previos a la Revolución de Mayo hasta la actualidad cobran una nueva imagen al disolverse los espejismos creados por las versiones más tradicionales y difundidas de la historia.

Secretas y sorprendentes anécdotas de personajes conocidos y de otros apenas sospechados, inmersos en sutiles y prolongadas controversias silenciadas por el paso del tiempo, van hilvanando una lectura que subvierte las visiones habituales del pasado para repensar temas y problemas que, a pesar de diversos intentos por aclararlos, todavía no encuentran solución.

Ema Cibotti, especialista dedicada a la divulgación de la Historia, no cede ante la interpretación generalizada, la conclusión establecida o la opinión superficial.

Desde una perspectiva histórica que incluye el aporte de los enfoques más recientes, una exhaustiva investigación, un uso inteligente de la documentación y una prosa clara y a la vez sugerente, la autora invita a sus lectores a recorrer los momentos clave de la historia argentina con la firme convicción de que sólo el conocimiento profundo de los hechos pasados nos permitirá continuar pensando el presente y edificando el porvenir.

La ban­de­ra que Bel­gra­no nos le­gó

La crea­ción de la Ban­de­ra Ar­gen­ti­na fue un ac­to de de­so­be­dien­cia. In­vo­lun­ta­ria, es cier­to, pe­ro ese ges­to au­daz y re­so­lu­ti­vo de Ma­nuel Bel­gra­no su­po im­pul­sar el pro­yec­to de la In­de­pen­den­cia.

A co­mien­zos de fe­bre­ro de 1812, el in­te­lec­tual de­ve­ni­do ge­ne­ral se ha­lla­ba de­fen­dien­do las cos­tas de Ro­sa­rio con­tra pro­ba­bles ata­ques de los rea­lis­tas mon­te­vi­dea­nos. Des­de allí, le re­cla­ma­ba im­pe­rio­sa­men­te al Triun­vi­ra­to la crea­ción de la Es­ca­ra­pe­la Na­cio­nal pa­ra que en el cam­po de ba­ta­lla los re­gi­mien­tos no se con­fun­die­ran con los co­lo­res del ene­mi­go ni usa­ran, pa­ra evi­tar­lo, otros dis­tin­ti­vos que pu­die­ran in­di­car una se­ñal de di­vi­sión. En ri­gor, Bel­gra­no exi­gía una de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca so­bre el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos.

El 27 de fe­bre­ro, co­mu­ni­có al go­bier­no que ha­bía man­da­do enar­bo­lar ban­de­ra, pues “las Ban­de­ras de nues­tros ene­mi­gos son se­ña­les ex­te­rio­res que pa­ra na­da nos han ser­vi­do, y con que pa­re­ce que aún no he­mos ro­to las ca­de­nas de la es­cla­vi­tud”. La es­ce­na des­cri­ta era so­lem­ne y no de­ja­ba lu­gar a du­da so­bre el pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do que pa­ra él te­nía. Usó un len­gua­je sen­ci­llo y épi­co a la vez, ya que el he­cho arras­tra­ba con­se­cuen­cias... pe­ro no las mi­dió con la mis­ma va­ra que los hom­bres del Triun­vi­ra­to, obli­ga­dos a go­ber­nar en el día a día, por cier­to ca­da vez más di­fí­cil.

En efec­to, la for­ta­le­za de la pro­pia Re­vo­lu­ción de­pen­día, y mu­cho, de la di­plo­ma­cia in­gle­sa, alia­da ne­ce­sa­ria pa­ra sos­te­ner la lu­cha ar­ma­da, pe­ro és­ta se mos­tra­ba ca­da vez me­nos com­pro­me­ti­da con el apo­yo ini­cial que le ha­bía da­do a la cau­sa ame­ri­ca­na. Pe­se a to­do, Bel­gra­no mi­ró por en­ci­ma de la co­yun­tu­ra y pro­cla­mó: “En es­te mo­men­to que son las 6 y ? de la tar­de que se ha he­cho sal­va en la Ba­te­ría de la In­de­pen­den­cia ... he dis­pues­to pa­ra en­tu­sias­mar las tro­pas, y es­tos ha­bi­tan­tes, que se for­men to­das aque­llas. ... Sien­do pre­ci­so enar­bo­lar Ban­de­ra y no te­nién­do­la la man­dé ha­cer blan­ca y ce­les­te con­for­me los co­lo­res de la Es­ca­ra­pe­la na­cio­nal...”. La car­ta alu­día al de­cre­to del Triun­vi­ra­to del 18 de fe­bre­ro de 1812 que creó la Es­ca­ra­pe­la, de­ci­sión que, di­cho sea de pa­so, no se acom­pa­ñó de una ex­pli­ca­ción que fi­ja­ra el ori­gen de los co­lo­res ele­gi­dos.

El ac­to de Bel­gra­no no era va­no. Él ad­ver­tía que los ene­mi­gos te­nían ros­tro co­no­ci­do. La en­se­ña pa­tria de­bía pre­ser­var, pues, a su tro­pa, de cual­quier fla­que­za. ¿Aca­so del otro la­do no ha­bía je­fes rea­lis­tas co­mo Pío Tris­tán y Jo­sé Ma­nuel Go­ye­ne­che, que ocu­pa­ban el Al­to Pe­rú y eran tan ame­ri­ca­nos co­mo las tro­pas que con­du­cían? Bel­gra­no, que te­mía las de­ser­cio­nes tan­to co­mo la fal­ta de di­ne­ro pa­ra or­ga­ni­zar el Ejér­ci­to, uti­li­zó con es­tos co­man­dan­tes to­dos los ar­gu­men­tos epis­to­la­res a su al­can­ce pa­ra fre­nar el cur­so san­grien­to que iba to­man­do la gue­rra ci­vil, y ob­via­men­te fra­ca­só.

Ape­nas un mes des­pués de aque­llas re­qui­si­to­rias, ya en Ju­juy, reu­nió a sus sol­da­dos en la pla­za, fren­te al Ca­bil­do, e hi­zo ben­de­cir la Ban­de­ra el día 25 de ma­yo. Al co­mu­ni­car el he­cho al Triun­vi­ra­to, for­ma­do por Fe­li­cia­no Chi­cla­na, Ma­nuel de Sa­rra­tea y Juan Jo­sé Pa­so, re­ci­bió in­me­dia­ta re­pri­men­da y se le exi­gió la re­pa­ra­ción de “ta­ma­ño de­sor­den” (sic). La car­ta le lle­gó con la co­pia de otra de igual te­nor en­via­da an­tes a Ro­sa­rio, pe­ro que él no ha­bía re­ci­bi­do.

El pró­cer pro­me­tió cum­plir con la or­den de des­ha­cer­se de la ban­de­ra, pe­ro acla­ró: “si aca­so me pre­gun­ta­ren por ella, res­pon­de­ré que se re­ser­va pa­ra el día de una gran vic­to­ria por el Ejér­ci­to”, y no sin iro­nía agre­gó: “Y co­mo és­te es­tá le­jos, to­dos la ha­brán ol­vi­da­do y se con­ten­ta­rán con lo que se les pre­sen­te”.

Pe­ro su car­ta no ter­mi­nó ahí. Ex­pli­ca­ba que, cuan­do lle­gó a Ju­juy, ob­ser­vó a los pue­blos fríos, dis­tan­tes, ca­si ene­mi­gos; ne­ce­si­ta­ba en­tu­sias­mar­los y, en­ton­ces, dis­pu­so la Ban­de­ra pa­ra “aca­lo­rar­los” (sic). Con­cluía pre­gun­tan­do si aca­so po­drían los in­dios acep­tar que se pro­cla­ma­ra la li­ber­tad con las mis­mas in­sig­nias con las que los ha­bían ti­ra­ni­za­do.

Co­mo sa­be­mos, Bel­gra­no de­so­yó por ter­ce­ra vez las ór­de­nes del Triun­vi­ra­to cuan­do de­ci­dió pre­sen­tar ba­ta­lla en lu­gar de re­ple­gar­se has­ta Cór­do­ba. La vic­to­ria de Tu­cu­mán, el 24 de sep­tiem­bre de 1812, fru­to de esa me­di­da, fue fun­da­men­tal pa­ra el cur­so de la Re­vo­lu­ción, ya que mo­vi­li­zó las an­sias de in­de­pen­den­cia, has­ta ese mo­men­to de­mo­ra­das por la hos­ti­li­dad ca­da vez ma­yor de las po­ten­cias eu­ro­peas.

El 5 de oc­tu­bre lle­gó a Bue­nos Ai­res la no­ti­cia de la vic­to­ria, y en el mis­mo fuer­te se izó un ga­llar­de­te con los co­lo­res ce­les­te y blan­co por en­ci­ma de la ban­de­ra es­pa­ño­la, ama­ri­lla y ro­ja, que to­da­vía fla­mea­ba. La vic­to­ria de Sal­ta, el 20 de fe­bre­ro de 1813, rea­fir­mó es­tas as­pi­ra­cio­nes, ya en­ton­ces cla­ra­men­te enun­cia­das en la Asam­blea del Año xiii.

La nue­va si­tua­ción des­tem­pló a los rea­lis­tas co­mo Gas­par Vi­go­det, el go­ber­na­dor si­tia­do en la ciu­dad de Mon­te­vi­deo, quien es­cri­bió pre­su­ro­so al mi­nis­tro de Es­ta­do es­pa­ñol pa­ra que exi­gie­ra del ga­bi­ne­te in­glés una de­cla­ra­ción ex­pre­sa so­bre sus re­la­cio­nes con los re­bel­des del Río de la Pla­ta, pues­to que “se han qui­ta­do de una vez la más­ca­ra con que cu­brie­ron su bas­tar­día des­de el prin­ci­pio de la in­su­rrec­ción”8. Vi­go­det nun­ca se ha­bía en­ga­ña­do con el ac­to de la ju­ra de fi­de­li­dad al des­tro­na­do rey es­pa­ñol he­cha por los miem­bros de la Jun­ta de Ma­yo, y exi­gía de la di­plo­ma­cia in­gle­sa que can­ce­la­se cual­quier con­tac­to con ellos.

Lo que si­guió no fue lo es­pe­ra­do. En 1814, en to­das par­tes, se su­ce­die­ron las de­rro­tas de las ar­mas pa­trio­tas. La Re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na pa­re­cía ven­ci­da. Des­de Bue­nos Ai­res, los je­fes pen­sa­ron con­tra­rres­tar la se­gu­ra ven­gan­za de Fer­nan­do VII bus­can­do apo­yo bri­tá­ni­co, ya que, de­bi­do a las con­tra­mar­chas en las re­vo­lu­cio­nes en to­da la Amé­ri­ca his­pa­na, só­lo que­da­ba en pie el go­bier­no de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta.

Pe­ro en­ton­ces, los co­lo­res de la Re­vo­lu­ción hi­cie­ron es­cue­la. Cin­tas, ga­llar­de­tes, es­ca­ra­pe­las y ban­de­ras ce­les­tes y blan­cas fue­ron pro­fu­sa­men­te uti­li­za­dos pa­ra ce­le­brar la pa­tria nue­va en cuan­ta oca­sión se pre­sen­ta­ra. Ha­bía ban­de­ras bi­co­lo­res de dos fran­jas ver­ti­ca­les; otras, de tres fran­jas ho­ri­zon­ta­les ce­les­tes y blan­ca, to­do de­pen­día de la can­ti­dad de te­la del co­lor del cie­lo que po­día con­se­guir­se, co­mo afa­no­sa­men­te des­cu­brie­ron las da­mas men­do­ci­nas, que su­pie­ron reem­pla­zar la se­da azul por sim­ple sar­ga ce­les­te, co­mo le gus­ta­ba a San Mar­tín.

¿Qué que­da hoy de la tra­di­ción ce­les­te y blan­ca de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo? O, me­jor di­cho, ¿qué que­da del am­plio es­pí­ri­tu que im­pul­só la eman­ci­pa­ción? Un re­pa­so rá­pi­do in­di­ca que se ha per­di­do has­ta el re­cuer­do del to­no plu­ral que la ani­mó.

En efec­to, ya a me­dia­dos del si­glo xix, se afir­mó una vi­sión lai­ca de la vi­da en la que to­dos los pró­ce­res abre­va­ron. En aque­lla fuen­te sur­gen­te se con­ju­ga­ron, de di­ver­so mo­do, las ideas li­be­ra­les, el so­cia­lis­mo utó­pi­co, la ma­so­ne­ría y tam­bién la fe cris­tia­na, pe­ro prac­ti­ca­da por fue­ra de la es­truc­tu­ra ecle­siás­ti­ca. En ese cli­ma de ideas an­ti­dog­má­ti­co, ¿qué me­jor que sos­te­ner que Bel­gra­no se ha­bía ins­pi­ra­do en los co­lo­res del cie­lo pa­ra crear la ban­de­ra? ¿Aca­so el hé­roe ha­bía ma­ni­fes­ta­do lo con­tra­rio?

En ri­gor, pe­se a ser un hom­bre re­li­gio­so, no ha­bía de­ja­do na­da es­cri­to acer­ca de los mo­ti­vos de su ins­pi­ra­ción que, por cier­to, no te­nía ori­gen de­fi­ni­do.Y, aun cuan­do ce­les­te y blan­co eran tan­to los co­lo­res de la Or­den de Car­los III co­mo los del man­to de la Vir­gen, a na­die in­te­re­sa­ba bu­cear en el po­si­ble arrai­go co­lo­nial o re­li­gio­so de la en­se­ña. “El pa­sa­do no te­nía de­fen­so­res, las di­vi­sio­nes lle­ga­ron des­pués”, de­fi­nió muy bien es­ta si­tua­ción el mis­mí­si­mo Al­ber­di.

El dog­ma­tis­mo del si­glo xx hu­mi­lló ese le­ga­do, y la li­tur­gia cí­vi­ca y lai­ca se des­va­ne­ció. Bel­gra­no per­dió su fi­so­no­mía de in­te­lec­tual y San Mar­tín, sus atri­bu­tos hu­ma­nis­tas ba­jo una pers­pec­ti­va ofi­cial, au­to­ri­ta­ria y sec­ta­ria, que per­si­guió in­clu­so a la ma­so­ne­ría, prác­ti­ca tan co­mún co­mo ex­ten­di­da un si­glo atrás. Re­cién a par­tir de 1983, de ma­ne­ra con­ti­nua, nues­tra so­cie­dad ha co­men­za­do a re­cu­pe­rar len­ta­men­te el sen­ti­do cí­vi­co de nues­tros em­ble­mas, aun­que aún no he­mos lo­gra­do ima­gi­nar una sim­bo­li­za­ción his­tó­ri­ca real pa­ra vi­vir en paz ba­jo la mis­ma ban­de­ra.

De Sin espejismos. Versiones, rumores y controversias de la historia argentina, de Ema Cibotti. Buenos Aires, Aguilar, 2004. 256 páginas. $39.

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|03:58
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|03:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic