La literatura mexicana: entre la revolución y la renovación

México, país invitado del Salón del Libro de París 2009, tiene una gran tradición literaria y sus escritores, de todas las generaciones, han hecho obra explorando en forma incesante la identidad nacional y las zonas oscuras de la vida política.

Escrita en la lengua de los conquistadores españoles, la literatura mexicana ha tratado casi desde sus inicios la cuestión del poder y ha criticado y denunciado una sociedad a menudo violenta y corrupta, en contacto inmediato con Estados Unidos y la cultura norteamericana.

Al principio hubo los libros escritos por religiosos como el español Bartolomé de Las Casas (1474-1566), que denunció de forma virulenta la brutal opresión de los indios por los conquistadores, o los poemas de Juana Inés de la Cruz (1651-1695), pero la literatura moderna de Mexico nació con la independencia (1821) y la Revolución (1910-1920).

Hubo sin embargo que esperar a los años ´50 y la aparición de dos gigantes de las letras mexicanas, el novelista Carlos Fuentes y el poeta Octavio Paz, para que éstas alcanzaran fama internacional.

Paz, Premio Nobel 1990, murió en 1998, pero Fuentes, que asiste al Salón de París, sigue siendo, con sus 80 años, la referencia de México y uno de los grandes escritores contemporáneos.

La vida de Carlos Fuentes, autor de libros ambiciosos como La región más transparente (1958), La muerte de Artemio Cruz (1962), Los años con Laura Díaz (1999) o la reciente La voluntad y la fortuna, se funde con la de su país. Escritor y diplomático al comienzo, incansable activista luego, inclinado a la izquierda, desde hace más de 50 años escribe, polemiza y denuncia los excesos de la sociedad mexicana.

Una generación de escritores ha seguido la huella de estos gigantes, entre ellos algunos que estan presentes en París: Enrique Serna (Cuando sea rey), José Agustín (Noticias de México), que representó en los años ´70 a la generación del rock y la protesta. En cuanto a Paco Ignacio Taibo II (Pancho Villa, La vida misma), es quien ha dado a la novela negra mexicana una estatura internacional.

El movimiento se aceleró en la década del ´80, con el endurecimiento de la sociedad, los abusos y la malversación de fondos, así como con la evolución política que condujo, en 2000, a la derrota electoral del PRI, el partido que había gobernado desde finales de la Revolución.

"En este contexto se escuchan nuevas voces, que hablan de la angustia de una generación que sólo tiene el humor y una fría lucidez para enfrentar una realidad cruel y sin esperanzas", escribe Philippe Ollé-Laprune, autor de una antología de la literatura mexicana en la revista parisina Livres Hebdo.

Si bien una nueva literatura ha aparecido en el norte del país, marcada por la proximidad de Estados Unidos, la violencia de las relaciones sociales y la difícil situación de los inmigrantes ilegales, Ciudad de Mexico sigue siendo, sin embargo, con sus 23 millones de habitantes, un tema recurrente de la novela mexicana.

Jorge Volpi, de 41 años y ex agregado cultural en París, autor de El jardín devastado, pertenece a una generación más joven de escritores, que quieren sacar a la novela de un marco estrictamente nacional. A su vez, Jordi Soler, de 46 años, cuenta en sus libros Los rojos de ultramar y La última hora del último día la esperanza y desilusión de los inmigrantes catalanes.

En suma, una rica y variada literatura, en sintonía con la sociedad y la historia, con los sueños del pasado y las dudas de la era moderna.

Fuente: AFP

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|06:12
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|06:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016