Henning Mankell, invitado especial de la Feria del Libro

El escritor sueco, creador del personaje del inspector Wallander y una de las figuras centrales de la novela policial contemporánea, vendrá a la Argentina para participar de la Feria del Libro que tendrá lugar en la Rural entre el 23 de abril y el 11 de mayo próximo, según confirmaron voceros de la editorial Tusquets.

"Mankell participará en un acto el 30 de mayo, a las 20.30, en la sala José Hernández", anticipó Paola Lucantis, jefa de prensa de Tusquets.

Nacido en Estocolmo hace 60 años, Mankell es conocido internacionalmente por el éxito de una veintena de novelas entre las que se destacan La pirámide, La leona blanca, El hombre sonriente, Los perros de Riga, El retorno del profesor de baile, La quinta mujer, Profundidad, Zapatos italianos y El chino, entre otras.

El autor de El cerebro de Kennedy y Pisando los talones está casado con Eva Bergman -hija del dramaturgo y cineasta Ingmar Bergman- y vive actualmente entre Estocolmo y Mozambique, país al que llegó tras unirse en 2000 a la organización Médicos sin Fronteras cuando el territorio fue desvastado por una inundación.

Fruto de su interés por Africa publicó Moriré, pero mi memoria sobrevivirá, una reflexión sobre el devastador impacto de la epidemia del sida en ese continente que llegó a Buenos Aires en agosto del año pasado editado por Tusquets.

Mankell ha cautivado a miles de lectores en todo el mundo con una serie de tramas que dejan al descubierto el vacío y la tristeza que se instala en el hombre "realizado" que propone la sociedad sueca, paradigma de sociedad libre e igualitaria.

El autor suele trabajar sobre la hipótesis de que la sociedad despersonalizada, autista y masificada que surge en sus libros es muchas veces la responsable de que los seres marginados decidan hacer justicia por mano propia.

Mankell utiliza también la literatura para denunciar la xenofobia, el racismo, las desigualdades sociales, el fanatismo religioso y la incapacidad de los seres humanos para expresar sus emociones, todo en el marco de tramas que se fortalecen con los mejores recursos de la novela policial.

La visita del escritor a la Argentina coincide con su decisión de clausurar la saga sobre las peripecias de Kurt Wallander, el célebre inspector de policía que protagonizó diez de sus libros e inspiró varias adaptaciones cinematográficas y hasta una serie televisiva.

Eje de la saga que arrancó con Asesinos sin rostro (1991) y tuvo su último exponente hasta la fecha con La pirámide (1999) -publicados en la Argentina por el sello Tusquets, como casi toda su obra-, el personaje se enfrenta a la crudeza de la sinrazón y la violencia con la humanidad y la calidez de sus contradicciones y deseos.

"La verdad es que permití que Wallander se jubilara sólo para no decepcionar a mis lectores con el hecho de que me había cansado de él. Nunca me gustó mucho su personalidad y no habríamos sido amigos en la vida real. Preferiría conocer a Sherlock Holmes", declaró el autor hace unos meses.

Considerado sin embargo como el alter ego de Mankell -tiene su misma edad, comparte su afición por la naturaleza y la ópera y sufre por la maldad en el mundo-, el comisario es un hombre melancólico y simpático que desarrolla su labor en la pequeña localidad de Ystad, cerca de Malmo", en el sur de Suecia.

Alguna vez Mankell contó que el nombre del comisario lo sacó de una guía telefónica de la ciudad de Malmo y que la idea de que su personaje padezca diabetes la tomó de una médica amiga a la que le preguntó qué enfermedad podría sufrir el personaje: "Con la vida que lleva, diabetes, sin duda", le respondió ella.

Este inspector que arrastra la sensación permanente de fracaso por su matrimonio roto y la complicada relación con su hija, y que luce agobiado por el sobrepeso y su afición al alcohol, se ha convertido en uno de los más interesante íconos de la novela negra contemporánea.

Con todo, el mayor mérito de Mankell es la capacidad que tiene su escritura para indagar en otras realidades más profundas que el propio caso a resolver, algo que denota su conocida frase: "¿Quién mató a quién? A mí lo que me interesa es indagar qué ha pasado y por qué".

Así por ejemplo la obra inaugural de la saga, Asesinos sin rostro, pone el foco en el extraño y cruel asesinato de un matrimonio de ancianos en la campiña sueca, pero el incidente le sirve, además, para dejar al descubierto la cara más oscura de la Suecia moderna.

Kurt Wallander desapareció de las historias del escritor sueco a fines de los ´90, pero no su apellido ni su estirpe: su hija Linda tomó la posta de las investigaciones a partir de 2002, en un volumen titulado Antes de que hiele.

Por ahora, lo único que se sabe hasta la fecha sobre el volumen que marcará el final de la saga es que es que el libro saldrá a la venta el año próximo. El sueco, mientras tanto, trabaja en paralelo en la escritura de una obra de teatro sobre Charles Darwin.

Las últimas obra publicadas en la Argentina son El secreto del fuego y La ira del fuego, ambas publicadas por el sello español Siruela a principios de enero.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:53
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016