Atxaga cambia de estilo en su nueva novela

El escritor vasco, Premio Nacional de Literatura en 1989, publicó una nueva novela titulada "Siete casas en Francia", en la que el autor rompe con su estilo habitual y recurre al "humor negro", a la "comicidad trágica" y a la alusión.

Atxaga presentó en una conferencia de prensa en San Sebastián esta obra, publicada por la editorial Pamiela, que transcurre a principios del siglo XX en diferentes lugares de Europa y África, con un protagonista llamado Chrysostome Liège que en 1903 se alista para servir en la "Force Publique" del rey belga Leopoldo y es trasladado al corazón del continente africano.

Según precisó el escritor, el lector se sumerge en la trama siguiendo un hilo que recuerda a un relato de aventuras pero, a medida que avanza, se ve trasladado a circunstancias que, a pesar de ser ficticias, están llenas de dramatismo al estar enmarcadas en la etapa colonial del antiguo Congo Belga, durante la cual entre 10 y 15 millones de personas murieron.

Sin embargo, el argumento y la forma rehúyen la elegía, la denuncia y el lamento en aras de un humor que roza lo siniestro y la sutil alusión, ya que Atxaga considera que son maneras más efectivas de provocar reacciones más fuertes en el lector y de que se vea más conmocionado ante hechos dramáticos.

El objetivo que persigue es que las personas que lean la novela, llegado a un punto, echen la vista atrás para reflexionar y preguntarse qué es lo que ha ocurrido para llegar a semejante situación y que se percaten de que tras todas las injusticias existe un mundo que no escucha.

La intencionada distancia entre la figura del narrador y los acontecimientos que ocurren a lo largo del relato es también patente, como demuestra un pasaje que Atxaga ha develado para ilustrar este alejamiento, en el que se describe una competición de tiro organizada por militares en la que utilizan a niños como blanco, pero la única alusión que el lector recibe ante este hecho son las palabras "acertó a pesar de que el niño se movió".

Expresado, asimismo, que espera seguir con esta tónica literaria en ulteriores novelas, para las que ya tiene ideas en mente, entre las que ha destacado la posibilidad de narrar las vivencias del sobrino de uno de los personajes que aparecen en este libro.

Bernardo Atxaga (Asteasu, Guipúzcoa, 1951) es el pseudónimo de Joseba Irazu Garmendia, un licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao, que desempeñó oficios variopintos (maestro de euskera, guionista de radio o librero) hasta que a comienzos de la década de los ´80 se consagró exclusivamente a la literatura.

Atxaga ha sido distinguido con multitud de galardones como el Premio Euskadi, el Premio de la Crítica y el Prix Millepages, mientras que sus obras han sido traducidas a más de veinte idiomas.

Obabakoak, que además de una novela supuso el nacimiento de todo un recurrente universo literario en la trayectoria del autor, fue la obra que lo consagró como uno de los literatos vascos contemporáneos más emblemáticos.

La lectura de obras de escritores como Jonathan Swift y Ambrose Bierce a la hora de escribir Siete casas en Francia formó parte de la inspiración de Atxaga, quien se trasladó hasta Nevada, Estados Unidos, para encontrar, lejos de sus preocupaciones cotidianas en el País Vasco, "la fuerza y el valor" para redactar las 246 páginas que componen el escrito.

Fuente: EFE

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|07:13
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|07:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016