Deportes

Martín Astudillo hace historia con la camiseta del Alavés

El centrocampista mendocino jugó su partido 300 con la casaca del cuadro de Vitoria y se convirtió en el jugador con más presencias en la vida del club que ahora milita en Segunda.

El centrocampista argentino Martín Astudillo disputó en Las Palmas su partido número 300 en Liga con la camiseta del Alavés, cifra que le convierte en el jugador que más encuentros ha jugado con el club vitoriano, que ahora milita en la Segunda División.

"No tenía ni idea de esa cifra y la verdad que es un honor pasar a la historia de un club como el Alavés, cuando lo único que hago es jugar al fútbol", ha declarado a EFE el jugador argentino.

Astudillo, de 31 años, llegó a Vitoria en julio de 1999 como refuerzo para un equipo que militaba en Primera División. Su estreno con el Alavés fue un 22 de agosto de 1999 en el estadio de Riazor en La Coruña, con derrota por 4-1.

"Decidí arriesgar para venir a Europa y para mi fue un privilegio dar ese salto. A Vitoria llegué siendo un joven de 21 años y en esta década, gracias al Alavés y a la ciudad, me he podido formar como jugador, persona y sentirme un vitoriano más, hasta el punto de que mis dos hijos han nacido aquí", ha indicado.

La década en Vitoria le ha servido para acumular una colección de historias: Astudillo es el único superviviente, en la plantilla actual, de la histórica final de la Copa de la UEFA que el equipo vitoriano disputó en 2001 ante el Liverpool y que perdió 5-4.

"Fue increíble jugar dos veces la Copa de la UEFA. Para un equipo humilde llegar a la final y perderla con un gol en propia puerta es algo que no se olvida. Fue una derrota de las que duelen en el corazón y no se olvidan. Pasarán los años y seguiré contando esta historia a mis nietos", ha reconocido Astudillo.

A lo largo de estos años ha vivido también dos ascensos, un descenso, el trienio de Dmitry Piterman al frente del club y ha visto desfilar a numerosos entrenadores. Para todos ellos ha sido elemento imprescindible en sus esquemas y tan sólo Pepe Mel le relegó algunos partidos a la suplencia.

"Uno de los éxitos del Alavés siempre ha sido el vestuario, donde el compañerismo y respeto se han convertido en las normas de funcionamiento para formar un buen grupo humano", ha apuntado.

A la hora de enjuiciar la tarea de todos los entrenadores, Astudillo resalta "la profesionalidad y ganas de hacer las cosas bien de Mané, Pepe Mel, José María Salmerón y Josu Uribe, aunque de todos se aprende a sacar aspectos positivos y a mejorar".

Peores son los recuerdos que tiene del paso de Piterman por el club. "Los técnicos que le eran fieles seguían su dictado, y en cambio los que le plantaban cara y no se dejaban manejar, eran despedidos", ha admitido.

El centrocampista albiazul también vivió la pasada temporada la angustia por evitar el descenso, cuando jugó cedido en el Osasuna, y recuerda: "Pasé a pelear por algo tan complicado como la permanencia. Fueron unos meses muy buenos en Osasuna y todo tuvo un final feliz con la salvación".

Esta campaña persigue igual objetivo, pero en Segunda, con el Alavés "en un año importante a nivel deportivo y social para el club".

"Nos toca pelear por no descender, pero tenemos que tener la moral alta y superar las adversidades para lograr culminar un año donde todo nos salga bien y cumplamos el objetivo", ha finalizado Astudillo.

El centrocampista aún tiene dos campañas más de contrato con el Alavés, hasta junio de 2011.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|16:09
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|16:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic