Deportes

La nueva Fórmula 1 se pone a punto en Barcelona

A falta de 20 días para el inicio del campeonato Australia, la F1 realizará a partir de mañana en Barcelona y durante cuatro días un ensayo en el que participará el nuevo equipo, Brawn GP.

A falta de 20 días para el inicio del campeonato del mundo en Australia, la Fórmula 1 realizará a partir de mañana en Barcelona y durante cuatro días un gran ensayo general en el que también participará el nuevo equipo, Brawn GP.

Desde mañana y hasta el jueves y por primera vez en lo que va de temporada, las diez escuderías probarán sus coches mirando de reojo a los de sus rivales. Después de los tests de Barcelona, sólo quedarán tres días más de pruebas en Jerez, del 15 al 17 de marzo. Y después, 17 Grandes Premios.

Es el momento de que los pilotos se acostumbren a los nuevos elementos aerodinámicos móviles, a los neumáticos lisos y los equipos decidan o no empezar el año con el polémico KERS (sistema de recuperación de energía cinética), que no es aún obligatorio para 2009.

Ante la ausencia de tests a lo largo de la temporada -una de las medidas de reducción de costos aprobadas para 2009-, las últimas pruebas de pretemporada resultarán básicas.

¿Quién será más rápido: Ferrari o McLaren-Mercedes? ¿Habrán dado un paso adelante Renault y BMW? ¿Habrá alguna sopresa dados los cambios técnicos?

Las respuestas, a partir de mañana, pero sobre todo, el 29 de marzo en Australia.

En cada jornada habrá en pista un coche de cada escudería y la principal novedad ya mañana será la presencia sobre el asfalto de unos bólidos blancos y negros con ribetes amarillos fluorescentes: los nuevos BGP 001.

El equipo de Ross Brawn, que tras meses de incertidumbre asumió el control del antiguo equipo Honda, se estrena con mucho trabajo por hacer, pero satisfecho por haber asegurado la presencia del equipo en Melbourne.

"Será un momento emotivo para todos en el equipo", dijo sobre el debut de mañana el gurú Brawn, uno de los hombres que estuvo detrás de los siete títulos de campeón del mundo del alemán Michael Schumacher.

"El proceso de diseño y de fabricación del coche ha sido razonablemente sencillo", dijo Brawn, que seguía trabajando en el auto mientras ultimaba la compra del equipo. Además del poco tiempo para probar en el asfalto, otro problema será la obligada modificación de última hora del chasis y la caja de cambios para adaptarlos al motor Mercedes, firma que suministrará los propulsores.

Ante las urgencias por el inminente inicio de temporada, Brawn apostó a seguro con la dupla de pilotos existentes en Honda, el británico Jenson Button y el veterano brasileño Rubens Barrichello.

"Creemos que tenemos un buen coche y que nuestro rendimiento será respetable", dijo Brawn sin temor a ser superado por sus rivales.

Toro Rosso presentará mañana también su nuevo bólido y no será hasta el martes cuando haga acto de presencia el ídolo español Fernando Alonso, cuyos resultados con su Renault en Jerez la última semana invitan al optimismo. El miércoles fue el más rápido, por delante de Ferrari y McLaren.

"Todo va bien, aunque puede que no sea suficiente, ya que estamos compitiendo con grandísimos rivales. Habrá que dar el cien por ciento y esperar que ellos fallen", dijo Alonso, bicampeón mundial, que podría entar de nuevo en la pelea por el título en 2009.

Más seguro se muestra Bob Bell, director técnico de Renault. "Los resultados son esperanzadores. Tenemos las bases para hacer una buena temporada, peleando por los podios y las victorias, y eso al final supone luchar por los títulos", dijo.

"Siempre hemos dicho que ése debe ser nuestro objetivo, estamos aquí para ganar", agregó Bell, que en Barcelona quiere seguir alimentando sus esperanzas.
En Imágenes