Una fiesta entre luces y sombras

"Cosecha de esperanza", bajo la dirección de Walter Neira, tuvo momentos muy interesantes pero en el balance final, no logró convencer. Se destacaron, principalmente, el guión, la coreografía y la música en vivo.

Basada en un excelente libreto y apoyada en la impecable participación de los músicos en vivo, Cosecha de esperanza, deja abierta, justamente eso, la esperanza de que alguna vez el espectáculo de la Fiesta de la Vendimia puede mejorar.

Eligiendo una línea más tradicional, con apenas algún que otro detalle novedoso, Walter Neira evitó las "osadías" de la fiesta que dirigió en 2006 y propuso un espectáculo prolijo pero muy cercano a los clásicos de cualquier vendimia.

El desarrollo narrativo del show estuvo organizado en cinco cuadros, con escenas esencialmente coreográficas que fueron relatando la historia de Ángel, un anciano y cansado viñatero, que no puede más con la suma de todas sus derrotas.

Ese presente, mostrado a través de una batalla entre los elementos, reflejó la desazón de un hombre curtido y castigado por los sinsabores de la lucha constante.

Mediante la técnica literaria del flashback, Ángel evocó su pasado y su infancia regresó a través del niño que fue, de la educación que recibió y de los trabajos que aprendió, siempre con la viña como exigente testigo y apasionado acicate.

En el recorrido vital de Ángel se relata el encuentro del amor y la mujer, de la maternidad y de los hijos, de los valores del trabajo y del respeto a los mayores; el recuerdo de los primeros inmigrantes españoles e italianos y el respeto por los nuevos trabajadores “golondrina” llegados de los países limítrofes. Siempre en el registro realista, el texto destacó los rigores de la explotación y el desarraigo.

En distintos momentos del espectáculo estos aspectos narrativos fueron subrayados por proyecciones digitales en una gran pantalla circular ubicada en el extremo superior izquierdo del escenario organizado en siete niveles. Éstos fueron muy bien usados y las entradas y salidas de bailarines, actores y figurantes funcionaron casi a la perfección

Todas las escenas fueron desarrolladas a partir del despliegue coreográfico, con un apoyo dramático constante pero lateral. Y aunque, las coreografías fueron excelentes y prolijamente ejecutadas, la seguidilla de danzas "obligatorias", léase las que ilustran a los inmigrantes europeos y de los países vecinos, hizo excesivamente extensas algunas escenas y monótonas otras.

En este punto conspiraron dos aspectos: la pequeñez del escenario principal (de hecho es uno de los más pequeños que se han visto en los últimos años en el Frank Romero Day para el espectáculo del acto central de la Fiesta de la Vendimia) para tal cantidad de bailarines. En muchos pasajes había más de 400 personas sobre el escenario.

El otro aspecto que ensució la puesta fue la elección del vestuario: con una estética muy despareja, los bellos trajes blancos con reminiscencias medievales de la primera escena desentonaron rápidamente con la profusión de colores brillantes y una reducida paleta del resto de la fiesta.  Las prendas de tafeta (o seda) amarilla, anaranjada, verde sin matices, chinas con inverosímiles faldas de lamé y criollos con furiosas camisas rojas, en muchas escenas prácticamente iguales, no estuvieron a tono. Aunque es cierto que las prendas del vestuario deben contrastar por múltiples motivos (distancia, televisión, fotografía), podría haber sido más eficaz si se hubiese apelado a una paleta menos ramplona.

Hubo momentos de gran belleza plástica, entre ellas, la escena inicial que ilustraba la desesperanza de Ángel o la escena del romace del protagonista con su mujer; hubo momentos simpáticos, como el que con dos muy bien confeccionados muñecos gigantes se representó a españoles e italianos o la entrada de un camión lleno de actores en la fuente.

Hubo ideas originales, como que las candidatas bailaran Claveles mendocinos; la participación de un coro puntuando las escenas, las arañas del mal sueño de Ángel, los maniquíes suicidas que evocaban a The Wall y el impactante falso final antes de la aparición de la Virgen de la Carrodilla proyectada en una pantalla.

La ejecución de la música en vivo fue uno de los riesgos que tomó Walter Neira para Cosecha de esperanza, como lo había hecho el año pasado Alejandro Conte. Y salió airoso. La labor de los músicos y cantantes fue, simplemente, impecable.

Un ingrediente no menor fue el excelente guión de Juan López. Combinando octasílabos y metro libre, casi sin adjetivos, su relato recorrió la vida de Ángel, su personaje, desde el abatimiento inicial hasta que recupera la esperanza.

El "estilo" López se hizo transparente en versos como los que el coro, a la manera de los coros de las tragedias griegas, una suerte de conciencia colectiva, decía con voz firme: "Malos fueron los indios / No: malos fueron los soldados. / Perdón: malos son malos fueron / los que no luchan y nunca lucharon. / Malo es el sol que seca la tierra y los labios / mala es la vida si solamente es un tango / mala es el hambre, muy mala".

La ausencia de las grúas que habitualmente sostienen las luces sobre el escenario hizo que éste ganara en limpieza ya que, completamente blanco, estuvo desprovisto de todo tipo de utilería, con las estilizadas y bien pensadas figuras de las cajas lumínicas por todo ornamento. Sólo una escalera central conectaba el escenario principal con los restantes.

Los equipos de sonido se corrieron hacia un escenario secundario, pero quedaron lamentablemente muy visibles y partiendo por la mitad dos enormes pantallas en las que se proyectaron algunas imágenes menores ya que servían más al propósito de poner notas de color al conjunto, en buena sintonía con el diseño de luces en general, que cual resultó más que adecuado.

Ahora, si todos los miembros del elenco estuvieron bien, si Walter Neira contó con excelentes músicos, si tuvo como soporte un nutritivo guión, si coreógrafos, actores y técnicos hicieron un buen trabajo, ¿por qué el espectáculo Cosecha de esperanza no fue demoledor?

Surgen un puñado de contradicciones como búsqueda de alguna respuesta posible: la fiesta fue ágil pero monótona, conservadora y provocadora, realista y surrealista, prolija y olvidable, lírica y prosaica.

Walter Neira intentó hacer la síntesis entre tradición y novedad, hizo un enorme y visible esfuerzo para mostrar, como sostiene desde hace tiempo, que "se puede hacer otra cosa con la Fiesta de la Vendimia". Pero lo logró a medias.

Tal vez el problema no radique en quién dirija el espectáculo, sino en las pautas obligatorias, en los tópicos que hay cumplir sin excepción en el planteo del show: la sucesión de danzas folclóricas argentinas, europeas, americanas.

A pesar de esto, el intento valió la pena. Cosecha de esperanza deja abierta, justamente eso, la esperanza de que alguna vez el espectáculo de la Fiesta de la Vendimia puede mejorar.

Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó1/10
Opiniones (14)
2 de Diciembre de 2016|21:31
15
ERROR
2 de Diciembre de 2016|21:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. mendocinos, mendocinas, periodistas, no hay por... que les venga bien...... dejense de joderrr y disfrutenn y sino el año que viene presenten un guion vendimial sin criticas a ver si se animan...
    14
  2. Soy un fanático de la fiesta de la vendimia, pero en comparación con la del año pasado, esta fue una fiestita, y yo me perdí en varios tramos del guión. Igual siempre voy a aplaudir de pie cuando termine (aunque sea por los bailarines) Luzbelito no quiero payasos, pero si vos has ido al teatro sabras que la espera es insoportanle y son muchas horas (las puertas abren a las 18:30 y yo llegué a las 17:15) y la forma de pasar esas horas es jugando, bailando, haciendo cosas: este año hubos pelotas y eso te ayuda pero despues pusioeron un video del coreografo, el escenografo, las que laban etc etc. ABURRIDISIMO la fiesta empezó con la gente MUY aburrida y eso ya te predispone mal para empezar a vivir la fiesta en si. (el año pasado hubo musica, pelotas, olas todo para hacer más amena la espera) respecto a lo que dije la musica, siempre suena muy bien pero faltaban los parlantes a los costados de la tribuna, eso dá otra sensacion, no hablo de las canciones que tampoco me gustaron. IGUAL SIGUE SIENDO LA MEJOR FIESTA DEL PAÍS LEJOS Y LA VOY A DEFENDER SIEMPRE aunque ahora no se note :D
    13
  3. Solamente una fiesta para unos pocos seudos entendidos de los códigos del arte rebuscado, como la mayoría de las fiestas mucha cantidad y poca, pero muy poca calidad, tratar de ser original no significa ser bueno, gauchos vestidos de rojo otros de amarillo, un malambo totalmente Light, arañas, suicidas o asesinados, vestimenta incongruente, canciones absolutamente desconocidas, por ende la gente no participa como seria en algo popular, todo esto dió a la fiesta un marco desabrido donde la gente fue espectadora y no fue involucrada en el la fiesta de todos, en la fiesta del trabajo. Es lamentable hacer una fiesta solamente para los ojos y no para el corazón, a veces da la sensación que algunos artistas están más allá de las cosas que sienten las personas, por eso son solamente artistas y nunca serán ni famosos ni populares
    12
  4. Realmente en mi vida había visto una fiesta de la Vendimia tan buena como ésta. Definitivamente es algo muy subjetivo puesto que gran parte de los mendocinos que estuvimos presentes en el Anfiteatro fuimos conmovidos por la presentación (bastaba escuchar las exclamaciones y los numerosos aplausos en medio del espectáculo) Una música en vivo excelente, un trabajo de percusión en las primeras escenas muy bien logrado y los temas con agregados para innovar en este tradicional festival. Personalmente sí me envolvió, lástima que no ocurriera con todos. Un guión excelente que, si bien fue bastante simple, supo guiar el show y quitarle la monotonía que suele caracterizar estos actos (no digo toda, pero sí gran parte). Nunca podrá hacerse un espectáculo que encante a todos, eso es seguro. Pero igual disfrutemoslo, es la máxima fiesta de todos los mendocinos.
    11
  5. En primer orden, cada uno tiene el derecho de que el espactáculo le haya gustado o no, pero no por eso creer que el gusto particular deba ocupar el sentimiento general. ¿Se entiende? Segundo, a los foristas que decalifican las opiniones de otros con adjetivos desconsiderados, sería bueno no se le permita ingresar más al lugar. Tercero, el espectáculo en si, fue solamente regular, porque no cumplió con las espectativas enunciadas ni con lo que en general el pueblo mendocino espera como representación e imagen de sus cultura y costumbre. No estuvo lejos, fue muy cerca, pero no llego a la meta.
    10
  6. Jamás en la vida quedó claro que método se usa para escoger a la soberana vendimial, que hoy conoce la uva solo porque una vez la vio en la mesa. Cierto es, que si hay algo que nunca faltó luego de una elección, es las 'dudas'. No se trata hoy de descalificar a ninguna soberana. Lo hecho, hecho está y los títulos no se discuten. Pero este es el momento justo para comenzar a discutirlo. Amén de que el 90% de los mendocinos murmuran esto en todas las elecciones de la fiesta. Es inminente buscar una método que despeje todas las dudas. El problema, son los intereses.
    9
  7. si por favor alguien me explica que tienen que ver las aranias y esos muniecos que caian del escenario simulando suicidos? muy aburrida, he estado en otras fiestas mucho mejores. la musica monotona, iluminacion deficiente y actores mal distribuidos en un escenario chico
    8
  8. El primer cuadro fantástico y me motivó a pensar...qué bueno lo que viene. Pero no pasó más nada de nada. Tuve la sensación de que la fiesta la dirigió TERRAZA y no NEIRA. Fue absolutamente lineal y sin ninguna modulación. No encontré nada que me dijera: esto es Mendoza. La música por momentos estaba más cerca del N Este que de nuestros pagos. En otros momentos demasiado rockera. El cuadro de la VIRGEN me pareció muy logrado menos su música, muy lejos de ser una oración. Una pena. No tuvo historia. Solo un libreto y un personaje que le quitó el espíritu de fiesta. El duelo de los inmigrantes es un robo. Visto hasta el cansancio en las fiestas departamentales de Rúpolo y justo este año se lo copiaron "Moreno" en la fiesta de Capital y Neira en esta. Robó también el camion de Rúpolo con la diferencia que en esta no tuvo ningúna acción. Dio la sensación de haberse equivocado de camino y aparació en el escenario. Mala. Sin talento ni aportes. Una música anodina y la escenografía chata y espacios descontrolados.
    7
  9. No entendí NADA!!! A Pesar que le presté atención, me pareció más de lo miso, Demasiaso ligth...Las coreos no lucían con música que no tenía mucha onda...Prefiero algo un poco más tradicional...Pero bue, el mendocino siempre tratando de ser cada vez más moderno, y cagando temas poniendole sonidos de más...Volver a las raíces podría ser una buena alternativa c/malambos como debe ser, con chacareras cuecas y gatos con tradición y no tanto contemporaneo...Le doy un 5 a la Fiesta
    6
  10. Para la próxima pedí el manual de instrucciones del guión eldari, además deberías quejarte con naranjo como puede ser que no hagan una nota aparte sobre las arañas que hiciste? fercald26 para que querés ver a la virgen si la ves siempre? lo que le faltó a esta fiesta fue imaginación de tu parte. burns si querés sonido envolvente miralo de tu casa en la tele con un home theater. Ahh, vos también deberías quejarte con los secretario de cultura y turismo, por que no te pusieron payasos que te animaran todas las horas que te estuviste esperando. Y finalmente, a vos bodeguero no te digo nada por que parecés un simple conformista, lo único que te puedo decir, es que por suerte esto no es hollywood. Mentira, no se enojen es una broma XD
    5
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016