Deportes

Huracán derrotó a Gimnasia de Jujuy en el Ducó

El conjunto Quemero venció por 2 a 1 al norteño, en la continuidad de la quinta fecha del Clausura. Los goles fueron anotados por Nieto y Goltz, mientras que en la visita, Desvaux.

Huracán le ganó a Gimnasia de Jujuy, en un partido por el descenso en el estadio Tomás A. Ducó. Mario Bolatti fue la figura de la cancha.

Un comienzo del partido en donde los dos equipos contaban con la presencia de un factor climático un tanto complicado, como lo era la lluvia, los que hacía que ambos elencos no arriesgaran demasiado.

Huracán trataba de llegar con el balón al piso, con Mario Bolatti asociándose con el venezolano César González y los que podían hacer con Carlos Araujo, para alimentar a los delanteros.

Pero antes que se acomoden los de Ángel Cappa pagaron la falta de marca en pelotas paradas y tras un tiro de esquina de Claudio Fileppi, apareció Héctor Desvaux, quien con un cabezazo de pique al suelo, le daba la rápida ventaja.

De ahí en más el sol comenzó a salir en el Tomás Ducó, al igual que en el partido, pues las jugadas a favor de Huracán por medio de Araujo, Carlos Arano, más las llegadas de Federico Nieto inquietaban al arquero Gastón Pezzuti.

Así fue como ante un error en la marca del equipo de Omar Labruna, y tras un centro de Arano en el área grande, apareció Federico Nieto, quien de cabeza y ante la inútil atajada de Pezzuti.

Era un premio a un equipo que había mejorado, ante un equipo diezmado, que asimiló el empate del local como la de un boxeador que deja contra la lona a su oponente.

A partir de ahí apareció la mejor versión de un Huracán, el cual sino se fue ganando al cabo del primer tiempo, fue gracias a la falta de definición y a que la defensa jujeña estaba bien ubicada en los remates más peligrosos.

Gabriel Loeschbor salvó dos veces al “lobo”, en la primera sacó un remate de Nieto y en la siguiente, el capitán del conjunto visitante sacó un remate de Leandro Díaz.

El local se iba al vestuario con unos últimos quince minutos de gran fútbol, por el lado de la visita, fue efectivo en la primera, pero después se enredó entre las lagunas del césped y de sus faltas de ideas. Pero además se fue casi noqueado, por el vendaval del conjunto de Cappa.

La segunda etapa fue la continuación de lo que había finalizado en la primera etapa y lo demostró con una jugada de pelota parada.

Un centro del venezolano González para que luego de una serie de rebotes le quede la pelota al capitán, Paolo Goltz, quien le daba una victoria merecida por lo que había hecho en los primeros 45 minutos.

De ahí en más todo pasó por los pies de Bolatti, el cual manejó los hilos en el conjunto local. Todo hacía indicar que el “lobo” se desesperaría ante la victoria de su rival.

Gimnasia sin ideas ni técnica era un conjunto sin alma, lo mejor era sus ganas, más lo que pudiera hacer pablo Calandria en alguna pelota parada.

Después no tuvo llegadas de riesgo para inquietar a Gastón Monzón, algo que demostró la falta de alma de un equipo que no tiene identidad y que claramente le falta un jugador “diferente”.

Huracán sin un punzante Nieto, pero con llegadas de Bolatti, que hasta los treinta minutos era el mejor jugador de la cancha y no solo mediante el armado del juego sino que además, se animaba ante los errores en el marcaje sobre el ex Belgrano de Córdoba.

Así terminó el encuentro con un Huracán que pagó el haber errado los goles en el final de la primera parte, ya que hasta en la última jugada sufrió para llevarse los tres puntos.

Finalmente ganó Huracán, quien con peligro de que le empaten el partido hasta el minuto final del juego, derrota a un rival directo por el descenso, la única mala, la lesión de Paolo Goltz una pieza importante en el esquema “quemero”.
En Imágenes