El vino, el brindis y sus alrededores

Todos los poetas tienen libros inéditos esperando entre los circuitos del disco rígido de sus computadoras. Es vendimia y hay poesía. Por eso Patricia Rodón se permite compartir un breve fragmento de "La segunda variedad", un volumen de greguerías a la mendocina. Salud y risas.

Por Patricia Rodón

Los borrachos oyen doble.

En el vino de la misa nada un ángel.

Los brindis son las fotos del vino.

Nunca escucharemos lo que se dicen la copa y los labios.

El vino empieza en los ojos y termina en la cama.

El vino alfombra las conversaciones.

El vino se cita en las copas.

Las botellas son mujeres que esperan que las saquen a bailar.

En la cápsula alguien viaja a otro mundo.

Un grano de uva es un pedernal vivo.

El vino es la droga de los conservadores.

La uva roba sol para iluminar las mesas.

El corcho tiene un árbol con sombra adentro.

El vino es un escritor sin papel.

El vino escribe en el aire y puntúa en los ojos.

Cuando se agita una copa de vino el mundo mueve la cintura.

El vino se va de boca.

El vino es lo rojo del verde.

El vino hace silencio por dentro y ruido por fuera.

El vino empina porque no sabe escalar.

De La segunda variedad, de Patricia Rodón (inédito).

En Imágenes