Deportes

Pablo Ibáñez, otro mendocino con ansias de Dakar

El joven, pero experimentado, piloto mendocino de Rally 4 x 4 estuvo cerca de participar en la edición 2009 de la competencia. Ahora, se propone avanzar a pasos firmes para poder estar en 2010.

Con más de quince años de experiencia en el automovilismo 4 x 4, el joven piloto mendocino Pablo Ibáñez se puso como meta participar en un Rally Dakar. “No se si será el año próximo, pero no corro más en ninguna categoría hasta que lo haga en el Dakar”, sostiene y le brillan los ojos.

Lo cierto es, que desde hace siete años viene trabajando con los ingenieros Oscar y Carlos Gnadinger en el desarrollo del prototipo denominado Coirón.

“Todo partió cuando a ellos se les ocurrió cambiar la suspensión con la que se competía. Hace algunos años, se corría en los Potros, que tenían una suspensión muy rígida, aunque andaban fantástico. Entonces, los Gnadinger introdujeron en esa categoría la suspensión McPherson, doble parrilla y la maza entremedio con dos rótulas. Y empezamos a andar que ni te cuento”, cuenta Pablo.

A partir de entonces, y con categoría especial para esos “saltadunas Gnadinger”, el sueño del Dakar empezó a rondar en la cabeza de estos innovadores. Tanto fue el éxito del prototipo, que lograron desarrollar el Paneus, vendido al extranjero, y gracias a un convenio con el gobierno de Brasil, un vehículo para las fuerzas armadas del vecino país y del nuestro, el Gaucho.

Con todos esos antecedentes, Ibáñez, su copiloto Adrián Valdivia y los Gnadinger avanzaron con los trámites y procedimientos necesarios para participar del Dakar, tomando contacto con el mismísimo Etienne Lavigne, director de la competencia.


“Primero, pensamos en participar en África, como no hubo competencia en 2008 y después confirmarse que se corría acá, dejamos todo y nos pusimos de cabeza a armar el auto para el 2009”, confiesa Ibáñez.

Llegó el momento de buscar financiamiento y en esos avatares llegaron hasta la gobernación de Mendoza, donde luego de unas cuantas idas y vueltas, se les pasó la primera fecha de inscripción, en junio de 2008.

“Ya cuando pasó la primera inscripción nos dimos cuenta que no podríamos participar, había que pagar un recargo por cada inscripto, y si no nos habían ayudado antes menos lo iban a hacer después”, reconoce el mendocino.

Ahora, y con la experiencia de los intentos anteriores, la edición 2010 es todo un desafío. “Es un proyecto bastante grande, son muchos años de trabajo y proyectos. El auto ya está hecho, no queremos ilusionarnos ni volar demasiado alto, pero vamos a hacer todo lo posible por estar en 2010”, concluye Pablo Ibáñez.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|15:03
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|15:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016