“México ha ido perdiendo competitividad”

El país latinoamericano no supo aprovechar la excelente etapa que pasaba Estados Unidos en la década del noventa y ciertos factores lo arrastran a perder calidad frente a otros países. Esta es la opinión del director de CEPAL en México, Jorge Mattar.

Según una en entrevista de Daniela Cid Mayorga publicada en AméricaEconomía.com, el director de Cepal en México, Jorge Máttar, asegura que para impregnar dinamismo a la economía del país latinoamericano es urgente “profundizar programas que eleven la competitividad, el desarrollo tecnológico y la innovación”.

- Muchos analistas coinciden en que el actual letargo de la economía mexicana se debe más a factores externos como la crisis de las hipotecas subprime en EE.UU., ¿cuál es su opinión al respecto?

Nosotros compartimos esa opinión porque México tiene una relación comercial muy fuerte con EE.UU. Alrededor del 80% de las exportaciones mexicanas se dirigen hacia este país y además, el tamaño de la economía estadounidense es lo suficientemente grande como para repercutir en el dinamismo de México.

Sin embargo, a pesar de que tenemos que seguir observando con cuidado la evolución de la economía estadounidense, podemos mantener cierta tranquilidad por ahora porque el mercado hipotecario mexicano mantiene su dinamismo, con alta demanda por viviendas y disponibilidad de créditos para financiar su compra. En todo caso, como Cepal, estimamos que el crecimiento económico mexicano de 2007 alcanzará a 3% y el de 2008, a 3,5%.  

- En cuanto a la reforma fiscal, ¿podría decirse que representa un apoyo para aumentar el dinamismo de la economía mexicana?

Creemos que la propuesta de reforma fiscal aprobada hace una semana es un paso importante, pero no es lo que el país requiere para elevar su carga fiscal. Lo más probable es que sus efectos se empiecen a ver en forma notoria en 2012. La propuesta original del gobierno era aumentar en 3% la recaudación fiscal, pero con la reforma sólo se alcanzará un alza de dos puntos porcentuales en la carga fiscal.

Si esta creciera, el Estado contaría con mayores recursos para hacer inversiones en infraestructura. Porque está claro que la construcción de puentes, carreteras, edificios y redes de telecomunicaciones representan un aliciente para el crecimiento económico de los países y para la inversión extranjera. Pero si no logramos que los ingresos fiscales se eleven no será posible llevar a cabo proyectos de infraestructura a cabalidad.

- ¿Qué papel juegan la inflación y el desempleo en el panorama actual de la economía mexicana?

Ha habido algunos productos que han incrementado sus precios, en gran parte, por causas internacionales, como un aumento en la demanda de alimentos como maíz y trigo. También ha habido una condición de escasez de oferta por causa de ciertos fenomenos meteorológicos que han repercutido en la producción agrícola. Probablemente, la inflación de 2007 superará la estimación del Banco Central de México, que bordea el 4%. Sin embargo, esta alza inflacionaria no debiera impactar mayormente en el crecimiento económico mexicano, por lo que tampoco se justifica un alza en las tasas de interés.

En cuanto al desempleo, vemos que México ha ido perdiendo competitividad en los últimos años. Este factor, sumado a la desaceleración que está viviendo EE.UU. y a la gran cantidad de productos chinos que están llegando a este país y que compiten con las exportaciones mexicanas, están afectando el crecimiento de la economía del país.

- ¿Por qué la competitividad de México se mantiene baja?

Porque el país no aprovechó las condiciones favorables que se le presentaron en la segunda mitad de la década de los 90, cuando la economía de EE.UU. crecía a tasas elevadas, México tenía una moneda devaluada que le daba competitividad a sus exportaciones y además, disfrutaba de ventajas y privilegios tras su entrada al Nafta (tratado de libre comercio con EE.UU. y Canadá).

No hubo, ni de parte del gobierno ni de las empresas, una preocupación por mejorar los niveles de competitividad y el país se quedó atrás en desarrollo tecnológico, innovación, capacitación de mano de obra y creación de vínculos entre empresas medianas y grandes. Como consecuencia, hoy vemos la urgencia de profundizar programas que eleven la competitividad, el desarrollo tecnológico y la innovación. El problema es que México es un país que invierte una proporción muy pequeña de su PIB para desarrollar nuevas tecnologías.

Entonces, ciertos elementos que han afectado la competitividad se han venido presentado desde hace años y no es fácil darles una solución inmediata. No sólo la coyuntura actual es la causa de la actual caída en el crecimiento mexicano, como se puede apreciar.

- Finalmente, ¿México seguirá siendo un buen destino para la inversión extranjera?

Los flujos de inversión extranjera directa en México se han mantenido constantes durante los últimos 10 años con US$15.000 millones anuales. Esta es una muestra de que México sigue siendo un destino atractivo de inversiones de empreas multinacionales, en parte, por encontrarse al lado de EE.UU.

Pero más allá de la inversión extranjera que llega a México, destacaría como aspecto interesante que las empresas locales han aumentado sus inversiones en otros países de América Latina. Ejemplos claros de ello son los de Cemex, Televisa y Bimbo. Porque mientras hace algunos años atrás, la inversión directa mexicana en el exterior era baja, hoy ya es tan alta que ya es necesario descontarla de la inversión extranjera que llega al país para tener como resultado un flujo neto. Sólo en 2006, las inversiones mexicanas en el extranjero alcanzaron a US$ 5.000 millones.
Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 10:19
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 10:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia