Triviño no fue al Cielo

En primera persona: el texto presente surge de una amistad manifiesta con el fallecido académico. Con la muerte de Triviño, Mendoza pierde a uno de sus intelectuales de mayor peso. Pero más allá de lo académico, hubo un Triviño de barrio, humano, lleno de situaciones como cualquier otra persona. Aún en esta última versión de Triviño había una persona digna de ser destacada.

Últimos momentos de la única vida de un tenaz optimista

Ex rector de tres universidades, disertante invitado en centros de conocimiento del país y del exterior, Luis Triviño fue, además, un hombre de barrio y un optimista; una persona protagonista de grandes momentos de la democracia y de las alegrías y miserias de la vida conyugal, como cualquiera de nosotros, los otros.

Capaz de tomarse dos micros para llegar a una reunión y de doblegar a la tecnología para poder usarla como herramienta para divulgar más eficazmente sus conocimientos, Triviño fue, por suerte, muy terco.

“Dios no es bueno” pudo pensar un creyente, al enterarse de su muerte; “Dios lo castigó”, escuché hoy que dijo un fanático, inmerso en la misma circunstancia; pero como él no lo era, diremos que decidió morir un día después de que se realizara en Mendoza la primera reunión de apostasía que haya conocido su historia.

Es así de simple: “Triviño salió del closet”, dijimos todos cuando presentó su libro sobre el ateísmo, en diciembre pasado. Y produjo un efecto dominó y cientos de personas que, realmente, ya no creían en la Iglesia, decidieron seguir sus pasos y “desbautizarse”. Podemos ser cursis y decir, ahora, que esperó hasta que sucediera y después, dejó de ser.

…

El entusiasta. “Andá temprano”, me pidió Triviño; y cumplí. Una hora antes de la presentación de El Ateísmo, su último libro, lo esperé en el café de Peltier y San Martín. Llegó a tiempo, entusiasmado y con un cuaderno lleno de anotaciones. Tardó en entrar: alguien lo reconoció, en la vereda y le dio un abrazo. Él lo invitó a esperar una horita allí para que participara de la presentación del libro.

“Estoy re bien, ché; sólo me tira un poco la pierna, pero mirá –cortó- ya estamos preparando la presentación del libro en San Luis y en otras provincias”, se entusiasmó.

“¿Y cómo se le ocurrió?”, le pregunté, de golpe. “¿Qué? ¿Lo del salón?”. “No –le dije- lo del libro”. “Ah, bueno; me tuvieron engañado media vida con esto de dios”.

El café iba por la mitad y, como un niño, no logró controlar la ansiedad por ir hasta el salón en donde se haría el acto. Se paró. “Mejor, vamos yendo no más”, sugirió apoyándose en el bastón que lo acompañó en los últimos tiempos.

En el salón no había nadie. Pero luego se colmaría. Junto con Marcelo Puertas, Susana Tampieri, Daniel De Lucía y Roberto Rosas, presentamos el libro. El salón reventaba de gente. Triviño, de alegría.

Unos días antes de que muriera llamé para contarle una anécdota que, sabía, lo movilizaría a seguir escribiendo, a apoyar más fuerte el bastón así ahora, en marzo, nos íbamos a San Luis a presentar el libro y, de paso, comer algo por allí y charlar con gente interesante de la universidad nacional puntana. La anécdota le ocurrió a mi esposa en una librería: preguntó si allí vendían libros de autores mendocinos y el vendedor le respondió que no, pero si ella “también” buscaba el de Triviño, le sugeriría dónde conseguirlo. Un éxito.

Quedé en acercarle esta semana el libro “Dios no es bueno”, de Christopher Hitchens.

…

Terco militante social. Triviño se manejaba en trole, en micro, en taxi. Optimista empedernido, jamás le puso mala cara a la crisis. Nunca faltó a un compromiso, más allá de este inconveniente para moverse por la geografía de Mendoza.

Pero ha llegado el momento de denunciarlo: Mendoza le pagó mal a uno de sus intelectuales más destacados.

Así, con humildad y optimismo, hace unos años se sumó a un equipo que elaboró una serie de capítulos sobre la historia de Mendoza para la televisión, coordinados desde Educación.

Un día llamó a la hora de la siesta. “¿Cómo se edita un video?”, preguntó, en seco. La curiosidad lo activó, pero al interlocutor lo mató. “¿En qué anda profesor?”. “No, nada –respondió- me vine hasta el Cicunc porque quería ayudar a editar los capítulos, pero metido en el tema me doy cuenta que no se cómo se hace”. Claro, yo tampoco lo sabía. Pero de lo que uno ahora se da cuenta es de la dimensión que puede cobrar un hombre cuando le da batalla al olvido, se repliega y emerge como él lo hizo cada vez que tuvo un desafío frente a sí.

…

Vecinalista. “¿Luis?”, le pregunté a Anita, su fiel compañera de los últimos años, luego de que abriera la puerta de su casa. “Mirá, no hay forma de que se quede quieto. Salió a juntar firmas por el barrio por el tema de la plaza. ¿Lo podés ir a buscar?”.

…

“Al cyber”. Una de las últimas columnas que escribió para MDZ se llamó “Implicancias paganas de la Navidad cristiana”. Llegó al diario, preguntó por mí. Bajé hasta el hall. Tenía en sus manos un sobre Manila con tres hojas escritas a máquina en su interior. “Mirá, no pude ir al cyber”, me dijo. “¿Te molestaría tipearla?”. “¿Y, profesor?, ¿para cuándo la computadora?”. “Sigo fiel a mi máquina de escribir. Pero por una cuestión de plata. Me la ´comí´ a la computadora. Pero por las tarde trato de ir a un cyber que hay en el barrio”.

Recordá sus últimas columnas en MDZ:

¿Libertad religiosa?

Implicancias paganas de la Navidad cristiana

Opiniones (5)
22 de octubre de 2017 | 07:53
6
ERROR
22 de octubre de 2017 | 07:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El no vive en ningún cielo, solo vive en nuestros recuerdos y en la maravillosas obras que dejo en el mundo que conocemos, que estoy seguro de que es el único en el cual vamos a vivir por eso debemos disfrutarlo mucho. Antes de nacer no existimos en el mundo, luego vivimos y finalmente en la muerte dejamos de existir nuevamente. No veo que haya que inventar un cielo o un infierno. La vida tiene un principio y un final. Se fue un gran hombre que dejo grandes obras para que pensemos. No las desaprovechemos.
    5
  2. Luis Triviño ha sido una personalidad como pocas en Mendoza, académico brillante y hombre humilde y trabajador. Su recuerdo iluminará mucho tiempo a quienes lo conocimos y lo admiramos como un gran maestro. Un abrazo !!
    4
  3. Seguro que está en el Cielo, así como Satanás cree en Dios, pero no lo quiere, Luis no creía en Dios, pero lo quería, queriendo a cada uno de los hermanos que defendía con los Derechos Humanos o los que ayudaba a estudiar, a formarse.
    3
  4. Seguro que está en el cielo , y desde allí con su sapiencia iluminará a quienes lo conocieron. Sin dudas una gran pérdida.
    2
  5. Supongo que yo lo entenderé mal, todos somos subjetivos, pero no me gusta el título de la nota. Seguro de que Dios mira en el corazón de los hombres, y confiando en que todo lo bueno que dicen de él es cierto -no tuve la suerte de conocerlo- no me caben dudas de que... Si se fue al Cielo. Un cordial saludo a la familia.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México