Una madre dio a luz a cuatrillizos en el Hospital Lagomaggiore

Una madre de 32 años alumbró a tres varones y una niña con 2 kilos de peso de promedio cada uno y en buen estado de salud. El parto fue por cesárea, por la complejidad del embarazo, que fue posible gracias a un procedimiento de fertilización asistida.

Cecilia apenas puede levantar la cabeza de la almohada y aunque los ha visto solamente una vez, ni bien salieron a la luz de este mundo, se le refleja en el rostro cansado una sonrisa de enorme tranquilidad. Y entonces alza la muñeca para mostrarnos las cuatro medallas. Si: cuatro.

Y es que tras varios años, la maternidad del Hospital Lagomaggiore volvió a tener un parto múltiple, cuando una mamá de 32 años y oriunda de San Martín dio a luz a cuatrillizos.

Por su complejidad, el parto fue realizado por cesárea –uno de ellos venía de cola-, y los cuatro bebés están en excelente estado mientras cumplen sus primeras horas de vida en el servicio de neonatología, según confirmó el director del Lagomaggiore, José Moschetti.

“Son tres varones y una niña, que fue la primera en salir. Tienen un buen score, porque han nacido con 2 kg de peso de promedio, lo que no es poco para ser cuatrillizos”, explicó Moschetti, y agregó que la madre se encuentra también en buen estado tras un parto de poco menos de una hora.

De hecho, Moschetti aclaró que hasta la hora 17, en la principal maternidad de la provincia se habían realizado...¡17 nacimientos¡ Y estaban a punto de superar el promedio de 18 partos diarios, incluido gemelos.

Por fertilización asistida

Cecilia Peeters –su familia es de origen belga- tiene 32 años y este es su primer embarazo, que le llevó 34 semanas de gestación. Pero lo particular de este nacimiento múltiple es que se dio gracias a un proceso de fertilización asistida realizado en una clínica privada.

“No esperaba que fueran cuatro, suponíamos que podrían ser mellizos”, indica la madre, recostada en la cama de una sala común que comparte con otras dos mamás, también jóvenes. Pero ya al mes que comenzó el tratamiento de fertilización, los especialistas le indicaron que uno de los tres óvulos se había dividido.

Por eso, los últimos meses el sueño fue una verdadera conquista por las dimensiones que el vientre había alcanzado, según explicó Raquel, una promisoria abuela. El parto se adelantó cuando Cecilia visitó a su médico para realizarse el control quincenal. En esos momentos, las contracciones marcaron la cuenta regresiva.

Más feliz de la tierra

Si bien no estuvo presente al momento en que MDZ visitó el hospital, las referencias a él abundan. Fabio Gargiulo es docente de educación física en San Martín y no paró de visitar el servicio de neonatología, aunque no lo dejaron por el momento tomar fotografías de los cuatro pequeños.

“Es el hombre más feliz en la tierra”, señala una de las madres que se encuentra en la habitación.

Tras el alumbramiento, las preocupaciones por el futuro no serán pocas. Es que Cecilia es docente de informática y los cuatro bebés le impedirán en los próximos años seguir consiguiendo suplencias en varias de las escuelas de la zona este. Y, según explica, Fabio sólo tiene un cargo como profesor titular, en la municipalidad de San Martín. Es un gringo de 1,90 metros que alguna vez militó en las filas del conjunto naranja de Rivadavia, en básquet, su pasión.

“La vida se te complica más cuando es uno sólo el que tiene que salir a trabajar”, piensa Cecilia, aunque tienen un aliciente: el hecho de no alquilar casa.

“Pañales, leche…”, comienzan a enumerar las madres de la habitación acerca de los numerosos gastos que se tienen al contar con un hijo recién nacido.

“Si nos pueden ayudar, enhorabuena”, agrega Cecilia en referencia a la posibilidad de que la municipalidad de San Martín pueda colaborar con el horizonte que se le plantea a la familia Gargiulo a partir de ahora.      

Por el momento, y mientras Cecilia y Fabio comparten el reposo y la felicidad, ya se sabe que dentro de unos años Dana Abril asistirá a los bailes fuertemente custodiada por Arian, Fabrizio y Martín que, se espera, sean altos como el padre, y que descollen bajo los aros de esta vida que les ha salido al pique.  

    

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 22:13
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 22:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'