Un hogar subsidiado por el gobierno, involucrado en una reyerta con heridos

El Hogar de Jóvenes San Luis Gonzaga, que dirige el sacerdote Fernando Yáñez y que es financiado por el Gobierno de Mendoza, quedó involucrado en una reyerta de la que un joven resultó herido de un cuchillazo. El cura aclaró su punto de vista sobre grave caso. Un joven fue operado y quedó internado.

Este fin de semana se produjo una reyerta en un local bailable de la localidad sanrafaelina de Monte Comán. Como consecuencia, un joven resultó herido de gravedad al recibir una puñalada en el tórax.

El hecho ocurrió alrededor de las 2 del domingo y, según informó este lunes el Diario de San Rafael, fue cuando dos jóvenes discutieron por motivos que se tratan de esclarecer, lo que originó que uno de ellos sacara un cuchillo y agrediera a Emanuel Walter Vilches, de 23 años, alias "El Tocino".

Según el periódico sureño, como consecuencia de la puñalada el muchacho fue trasladado al hospital, donde  hubo que intervienirlo quirúrgicamente, quedando internado en el servicio de cirugía del nosocomio.

Rápidamente, el responsable del Hogar de Jóvenes San Luis Gonzaga del citado distrito, Fernando Yáñez, que es subsidiado por el Gobierno de Mendoza desde la Dinaadyf y al que se derivan chicos en conflicto con la ley, dirigió una misiva al Diario de San Rafael en donde dejó su versión de lo ocurrido.

Dijo que  "el joven apuñalado pidió ayuda a operadores del hogar, que circunstancialmente se encontraban en la calle principal, hasta que llegó la policía. El agresor había sido el mismo que rompió el cristal del auto de su primo hermano, la noche del 24 de diciembre, con el cual mantiene un enfrentamiento de mucha data, que esa noche se había agravado y fue la causa de aquella injustificable acción que, finalmente, terminó con el enfrentamiento de 3 jóvenes de nuestro hogar que nada tenían que ver con el hecho, y que concluyó en un enfrentamiento contra 6 policías".

Más adelante, el religioso agregó que "el supuesto agresor me había pedido a fines de noviembre que lo ayudara a hacerse un tratamiento psiquiátrico ordenado por la Cámara Penal de Menores de Mendoza, y por esta razón se encontraba alojado aquí, con el visto bueno de la misma. Ya lo había comenzado y lo estaba tratando el doctor Lloret. En razón de los hechos del 24 de diciembre y la presión ejercida por algunos vecinos, tanto de boca en boca como a través de los medios de comunicación, tuve que pedirle que se retirara del hogar, situación que comuniqué a la Cámara. Por supuesto abandonó el tratamiento y quedó a la buena de Dios, terminando de esta manera".

Finalmente, el padre Yánez agregó que "el joven pidió ayuda y la sociedad se lo negó. ¿Quién es responsable de este intento de homicidio? Todos reclaman seguridad, pero pocos trabajan para tratar de modificar las causas que llevan a estos jóvenes a ser actores de esa inseguridad, y para colmo se nos trata de destruir, se nos calumnia, se mancha nuestro buen nombre, se nos condena. Sólo Dios sabe las angustias y sufrimientos que he tenido que pasar estos meses. Mientras no haya misericordia, solidaridad y amor a Dios, manifestado en el amor al Prójimo, las cosas se irán agravando".

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 02:38
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 02:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes