Agredieron con un zapatazo al gobernador de Corrientes

Arturo Colombi, signado como un ferviente seguidor del vicepresidente Julio Cobos,  se dirigía a inaugurar las sesiones del Poder Legislativo de la provincia de Corrientes,  cuando un grupo de trabajadores, que había sido  despedido recientemente, le propiciaron una lluvia de zapatos a la comitiva oficial que iba hacia la legislatura. El radical salió ileso de los golpes de zapatos, pero no pudo ocultar su indignación.

Eran trabajadores de la empresa Shonko que hicieron llover zapatos a la fila de los funcionarios, aprovechando la apertura de las sesiones ordinarias. Los autores del hecho sería un grupo de personas, que representarían a unos 500 trabajadores que fueorn despedidos como consecuencia de la recisión del contratos de limpieza y raciones de comida con las escuelas, que formalizó el ministerio de educación con la empresa privada. También estuvieron los miembros de la familia policial.

Le enrostraron al Gobernador la falta de cumplimiento de la palabra empeñada. El primer mandatario y su banda permanecieron inmunes e ingresaron a la legislatura. El acto reflejó la intolerancia y el rechazo generalizado que tiene la figura de Arturo Colombi. Ya en el recinto debe sumarse también la demagogia barata de un discurso cargado de reproches al comportamiento opositor, sin nada de gestión para mostrar. A lo Tato Bores, culpó al otro de su inoperancia y tomó a la crisis internacional como su mejor aliada para justificar la nula gestión. Soñando con su re, sin dudas se despide con más penas que glorias.

Arturo Colombi, un fiasco político e institucional que por suerte llega a su fin. Casi medio centener de personas que fueron echadas de la empresa Shonko, le tiraron varios zapatos a la fila protocolar que encabezaba el propio gobernador. Era cuando se dirigían desde la casa de Gobierno hacia la legislatura, por la calle Salta. Mostraron esa reacción en rechazo a la medida, conocida en las últimas horas, aplicada por el Ministerio de educación quién rescindió el contrato de limpieza y redujo las raciones de 21 mil a 12 mil, que tenía con la empresa. Desde el ministerio justificaron la medida en la crisis económica. La empresa pidió el procedimiento de crisis y acusa una deuda de $40 millones por parte del Estado. La decisión en cuestión implica la pérdida del puesto laboral de 445 empleados que se desempeñaban en estas tareas.

Fuente Notiexpress/Del Plta Corrientes
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 23:56
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 23:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial