Deportes

El narcotráfico encontró en el fútbol otro aliado para sus negocios

Sudamérica es tierra de buenos futbolistas, los clubes de México manejan grandes sumas para contrataciones y la Liga de España es objeto del deseo de muchos jugadores latinoamericanos.

Sudamérica es tierra de buenos futbolistas, los clubes de México manejan grandes sumas para contrataciones y la Liga de España es objeto del deseo de muchos jugadores latinoamericanos. Tres coartadas perfectas para el narcotráfico.

La policía española descubrió esta semana que un representante serbio de jugadores, que realizaba viajes continuos a Sudamérica, aprovechaba presúntamente para hacer contactos con cárteles de las drogas. Cinco personas del mundo del fútbol fueron detenidas, incluido un jugador español en activo.

Sin embargo, antes que ellos, dueños de clubes, futbolistas y accionistas de equipos de primera y segunda división hicieron cimbrar la cancha en países como Colombia, México y Brasil, claves en la ruta de la droga hacia Estados Unidos y Europa.

En Colombia los escándalos por vínculos de narcotraficantes con el fútbol han sido muy frecuentes. Muchos equipos han sido envueltos en escándalos por nexos con narcos.

Los casos más sonados fueron los de América de Cali y el club de segunda división Cortulúa, que fueron incluidos en la Lista Clinton del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, un listado de individuos y empresas asociados al narcotráfico creada en 2000.

Desde que América, actual campeón del fútbol colombiano, fue incluido en la lista se ha visto sumergido en una crisis económica y ha tenido que recortar gastos de contratación de jugadores. Desde los años 70 el equipo ha sido vinculado con capitales de la mafia.

La semana pasada 650 de sus acciones fueron confiscadas en el marco de un operativo de las autoridades colombianas y estadounidenses contra la organización de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, extraditados a Estados Unidos.

Otro caso reciente de vínculos entre el fútbol y el narcotráfico fue la detención, en diciembre, de cerca de 14 ex directivos del Deportivo Independiente Medellín como parte de una investigación por lavado de activos.

El caso tiene relación con el ingreso al equipo de más de 20 millones de dólares aparentemente provenientes del narcotráfico, que se cree entraron al club a manera de préstamos y luego se invirtieron en la compra de bienes raíces por personas sin recursos.

En México, donde operan poderosos cárteles de las drogas, el año pasado la Procuraduría General arrestó al dueño del club de segunda división Mapaches de Nueva Italia, Wenceslao Álvarez, y otros cuatro socios por lavado de dinero y tráfico de drogas.

Según las autoridades mexicanas, Álvarez usaba el equipo para hacer movimientos financieros y blanquear dinero del cártel La Familia, una organización del estado de Michoacán (oeste de México). La Federación Mexicana terminó inhabilitando al equipo.

El fiscal general de México, Eduardo Medina Mora, afirmó que la contratación de jugadores por altas sumas sirve de pantalla al narcotráfico para lavar dinero. No obstante, ninguno de los equipos más ricos de México se ha visto involucrado en "narcoescándalos".

En Brasil hubo un caso muy sonado en junio de 2005, cuando Edson Cholby do Nascimento, el ex portero Edinho -hijo de Pelé- fue arrestado, acusado de integrar una red de comercio de drogas en Santos y ciudades vecinas, comandada por el narcotraficante Naldinho.

Edinho nunca admitió los cargos de tráfico de drogas y sólo reconoció que era adicto. Estuvo preso por varios meses hasta que obtuvo el derecho a aguardar el juicio en libertad y se sometió a un tratamiento de rehabilitación. En septiembre de 2008 el Superior Tribunal de Justicia desechó los cargos de narcotráfico.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|12:51
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|12:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic