17 reinas en cautiverio en el hotel embrujado

En el hotel encantado pasan cosas. Los estados de ánimo se van alterando y descompensando con el paso de los días. Hay reinas demacradas que intentan huir por las ventanas, olvidando su condición y clausura obligatorias. El encierro, no las pone mimosas.

La tradición establece que en la previa del acto vendimial, las 17 reinas departamentales que pugnan por el cetro, deberán convivir 15 días en un hotel. Allí se les insta a dejar rencores y hacer buenas migas entre ellas, y así, entrar de lleno en clima de competencia sana en la corte de nuestras “amazonas mendocinas”. Como agregado, desde hace unos años, se las instruye a través de cursos de historia, geografía, catación de vinos y turismo. Dicen que les enseñarán posturas o imposturas, según como se las vea; ¿hacer la araña es una postura o una impostura?, el helicóptero, el perrito… bueno, paremos ahí.

La condición es que deben aislarse de su vida cotidiana: no ver a sus familias, mascotas, amigos, ni a sus novios. Encerradas, se menearán en base a un plan protocolar cuasi victoriano que mide cada uno de sus movimientos. También se les enseña a comer como reinas, a posar como reinas, y a sonreír como reinas. Ninguna de ellas podrá expresar en su rostro alguna desavenencia. Fingidas las chicas, lo que practican es una especie de reality de la realeza en el Imperio del Vino.

En la mazmorra, se les enseñará a “ser reinas” o a “parecer reinas”, a comer bien los fideos con tuco, a no arrebatar el pan de la canasta, a no limpiarse los labios con el mantel, a no tomar de la botella en las noches de ansiedad, a no corretear por los pasillos del hotel en paños menores, ni hacer guerrita de almohadas a las tres de la mañana. Comerán como reinas, irán al baño como reinas y, más allá de la intimidad, una camarita las vigilará para corregirles la pose cuando se sienten en el inodoro. Una voz en off les estará diciendo: “no nena, así no, con la piernitas cerraditas por favor”.

Las reinas en cautiverio deberán hacerse amigas, no cuchichear contra la que más perfila para ganar, ni gastarle bromas a la más tímida. Es decir, por quince días deberán dejar de ser como son para impostar ser lo que no son: chicas lindas de barrio en un castillo encantado, interpeladas como sujetos de la monarquía, eso sí, en un hotel de 3 estrellitas.

El Ministerio de Seguridad dispuso custodios para cada una de las pibas con coronita, luego del asalto a la reina de San Rafael. Diecisiete guifaros guardianes no podrán relojearlas y mucho menos encarar una parla, sino mirar a los costados, atentos, pero nunca de frente, a los ojos de su reina. ¿Quién garantiza no se produzca el Síndrome de Estocolmo y alguna reina se enamore del policía que la cuida en el encierro?; una historia de amor entre el agente y la cautiva podría ser motivo de un gran escándalo nacional, aunque, por qué no, disparador de una telenovela mendocina. Esa que nos hace falta hace rato en la televisión local para despertarnos de la modorra. “La reina cautiva” o algo por el estilo.

“Es un gusto que empiecen a vivir estas últimas semanas llenas de desafíos. Nosotros les vamos a brindar todo el apoyo para que puedan crecer en esta etapa que además de desafíos es de competencia. Pero, más allá de eso, ustedes tienen que lograr una amistad. No se olviden que todas comparten aquello con lo que tanto soñaron: representar a su pueblo. Esto es un festejo que habla del trabajo y de todo lo que es Mendoza. Más allá de que estamos buscando a una representante, todas juntas conforman la cultura de nuestra provincia, háganse amigas y resuelvan las cosas acá adentro” dijo Ricardo Scollo “pour la galerie”, en la bienvenida a las reinas al Hotel Alcor de Calle Gral. Paz.

Las palabras del Secretario de Cultura invitan a interrogarnos, sobre todo su frase final en la recepción “…háganse amigas y resuelvan las cosas acá adentro”. ¿Qué cosas podrían resolver las reinas en cautiverio? ¿Acaso existe algún problema? ¿Es obligación que traben una amistad cuando no se conocen más que por las fotos y encima tendrán que competir en medio de rumores de arreglos, como todos los años?; difícil la veo benteveo.

Escena 1

-Vení, ahora que el conserje se quedó dormido, metéte rápido a la pieza, ¡dále! –Dijo la 11-.

-Es que…majestad, no puedo, me pueden echar del trabajo.

-Vení te digo, entrá.

-¿Querés tomar algo?, mirá, me afané un champagne del buffet, está medio caliente pero dále, tomémoslo.

-Majestad, le siento el perfume hace diez días, y… estar aquí, en su habitación, usted así, con esa ropita, no puedo aguantarlo, soy un hombre que se tienta…

-Hacéme sentir una reina de verdad, vení, besáme, sos el único hombre que he tenido cerca hace diez días

-Pero… ¿y su novio majestad, el príncipe Claudio?

-Que se la banque, nunca sabrá nada, dále, sacáme la ropa con los dientes, tomá champagne, estoy ansiosa por la elección, no seas cagón, ¿o no te gusto?

-Pero…mi reina…

- Escucháme, ¿los custodios tiene látigos?

-No mi 11, digo, mi reina.

-Entonces andá al baño, agarrá el toallón blanco, el más grande que está en el cajón del banitori, mojálo con agua tibia y enrollálo, dále, apuráte, quiero que me fajés… mi custodio.

Escena 2/

Estamos en el Imperio del Vino. Cuales ninfas-calipso en la “Isla de Ogigia”, las chicas viven la clausura en su nación femenina. Un hotel exclusivo y modesto para reinas que no deliberan ni gobiernan, aunque si representan. Como el art. 22 de la constitución pero al revés. Las chicas viven allí sus sueños dorados en la vigilia. Peluqueros, matronas y actores harán de sus vidas una quincena plena de imposturas.

-¡Señora, señora, la 14 está gritando y llorando en su habitación!- avisa desesperada una empleada de limpieza.

-¡Ay! esa 14… como nos las hace difícil, debe ser por el peluche que ya le dije no podía traer. ¿Esta niñita las quiere todas en bandeja?

-No señora, es que el novio por teléfono le dijo que se iba con sus amigos a un boliche y ella quiere ir porque sino lo deja para siempre, está muy nerviosa.

-Ya encontrará otro Emilia…con las posibilidades que tendrá siendo reina, ¡por favor! vamos a verla.

- A ver 14, ¿que me le anda pasando mijita?

-No aguanto más doña, quiero irme de aquí, extraño a mi novio, déjenme solo por esta noche salir, prometo que vuelvo antes de las 3 de la mañana. Vamos a Homero y vuelvo, quiero conocer Homero porfi.

-¡No se puede mijita¡ ya se lo explicamos a la entrada del cautiverio, ustedes son reinas y no pueden andar por ahí con la plebe así como si nada.

-Que reina ni que plebe, es mi novio con mis amigos, son de mi barrio y quiero verlos…necesito distenderme, dele doña, no sea tan dura.

-No, no y no, ¡y a la cucha¡ que mañana las visita el gobernador para ensayar los valsecitos.

-¡Noooo por favor¡ yo no bailo con el gobernador Fayad.

-¿Como Fayad?, ¡Jaque!, el gobernador es Jaque.

-Ah perdón, no lo conocía, ¿Jaque?

-Si, Jaque

-Que, ¿ganó Jaque?

-Siii 14, ganó Jaque. Fayad es el Intendente de la Municipalidad de la Capital.

-Ahhh, es que no leo los diarios…menos mal que me lo dijo.

-Bueno chiquita, tómese esta pastillita y duerma, mañana tendrá mucho trabajo.


Escena 3/

En el hotel encantado pasan cosas. Los estados de ánimo se van alterando y descompensando con el paso de los días, hay reinas demacradas que intentan huir por las ventanas, olvidando su condición y clausura obligatorias.

-¡La 5, la 5, se quiere tirar por la ventana!, llamen al custodio por favor –gritan desde conserjería-.

La 5 es una chica que viene de un departamento lejano y quiere comer un pancho en la calle Las Heras, tomarse un helado en "Chini", caminar de noche y sentarse a mirar las estrellas en una plaza. No conoce la ciudad, y tal vez sea esta su única posibilidad. Como se lo prohíben, amenaza con tirarse, con la capa puesta, tipo mujer biónica sacada.

-¡Pero cincoooo! ya le dije que se duerma, ¿hasta cuando vamos a estar aguantando estos desplantes?; No probó bocado en la cena, y me parece que se le paso la mano en el curso de catación; esperemé y le preparo un cafecito caliente para que le baje la mona. -Por favor custodio, agárrela de las piernas mientras voy a la cocina, no vaya a ser que esta demente se nos tire nomás- indicó la matrona.

El custodio Oscar Guajardo transpiraba. La 5 estaba obsesionada con saltar a lo wonder woman, ¡quiero un pancho, quiero un pancho! –gritaba enloquecida asomando su cabeza por la ventana que da a calle Gral. Paz-.

-Soltáme, ¡soltáme vigilante¡, no me toqués que le digo a mi novio, dejáme salir, ¿no te digo que quiero un pancho imbécil?

-Señorita, por favor, es mi trabajo, no me la haga más difícil

-¡Andá a cagar con tu trabajo!, yo quiero un pancho.

Y la reina saltó, con tal tino, que su capa quedó maniatada al árbol de la puerta del hotel, y ella, colgada en el aire, por suerte, a pocos metros del piso, como una ahorcada frustada. Un papelón que presenciaron unos franceses ebrios, que por la gracia de la providencia para la provincia, ni sabían que allí se alocaban, perdón, se dice alojaban, las reinas vendimiales.

La escalera que puso Guajardo facilitó el rescate. La 5, maniatada con una camisa de fuerza, ya dormía plácidamente en su habitación. El Secretario de Cultura se hizo presente y habló con la encargada de protocolo y los custodios. Hicieron un balance de la situación.

Escena 4/

-Las chicas están como locas –dijo la encargada- este año han venido falladas o no se qué les pasa, pero son inmanejables señor Ricardo.

- ¡Que raro¡ si en el día se comportan muy bien las chicas –comentaba Scollo, intentando dar otra visión, más tranquilizadora, negando lo sucedido-

-No señor, dijo el custodio Guajardo, no sabe lo que son algunas, la 16 por ejemplo, no para de hacer contorsiones en la cama en plena noche con la música fuerte, como si estuviera en el baile del caño, nadie puede dormir. Sin ir más lejos, anoche tuvimos que entrar rompiendo la puerta de su habitación, ¿y sabe lo que nos dijo?, ¡Que estaba ensayando para Tinelli! y que la fiesta de la vendimia le importaba un…bueno, no puedo reproducírselo señor Scollo.

-¡Que macana muchachos!…bueno, cualquier cosa me llaman, yo me voy a Malargüe a una reunión y vuelvo en 2 meses, después me cuentan. Y suerte ¿eh?, ya van a ver que todo va a salir bien. ¿No han probado traer a un sacerdote?

-Y…la verdad, no es mala idea, pero tendría que ser alguno que haga “trabajitos”, esto parece un gualicho.

-Bien, me parece bien-dijo Scollo- en el gobierno hay varios que podrían asesorarme sobre el tema, consulto y les llamo. Igual, no pierdan la calma. Dios proveerá.
Opiniones (11)
21 de septiembre de 2017 | 00:54
12
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 00:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. no se puede asegurar ni pretender ensuciar a nadie, es cierto que los rumores de que aquello está ocurriendo no nacieron en Mendoza sino en Buenos Aires y no pregunten donde. Pero cierto es que causa lástima y dolor que se pretenda encauzar la fiesta más importante del país, porque políticamente le molesta a muchos políticos no poder usar tremenda arma. Por tal razón en Buenos Aires van a ser todo lo posible para ambiar la cara de muchas cosas para el año próximo y si no puede lograrse tal cometido, van hacer todo lo posible para comenzar a desvirtuarla. Ahora se comenzó con quitarle a Canal 7 y 9 más Radio Nacional la potestad de la transmición en todos sus contenidos, previa, fiesta y connotaciones. Es solo el primer paso. De Mendoza depende, porque gente importante de la provincia que nunca tuvo cabida, estaría operando en contra de los intereses cuyanos. Ya hay algunos nombres, pero sería muy tonto adelantarse por las implicancias jurídicas que se desatarían, ya que hasta ahora no hay nada firmado, ni filmado ni grabado solo los corrillos y las versiones. ¿lo lograrán? Quien sabe, pero cuando el río suena, es .........
    11
  2. Hermano estas enfermo...
    10
  3. PRIMERO ME CHOCO UN POCO, NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS HA IMAGINARNOS A VER UNA REINA EN ESA SITUACION , AUN SABIENDO QUE SON CHICAS DE BARRIO COMO DECIS. DESPUES ME DI CUENTA QUE SOY UNA PACATA!! COMO TODOMENDOCINO!, Y AL FINAL TERMINE RIENDOME DE LO QUE ESCRIBIS, DE LA SITUACION SI OCURRIERA, Y DE MI MISMA!! MUY BUENO!!
    9
  4. Pues existen serias versiones -años anteriores pasó lo mismo- sobre que existirían fuertes presiones de algunos encargados de la vigilia de las niñas, en la cual se solicitan favores sexuales. Esto ya sucedió en otros años y da como resultado favores de diversos tipo y votos. Tan cierto como que hay periodistas que lo saben y por recomendación y temor hacen mutis por el foro. Además, ¿qué es eso de la camarita en el baño?
    8
  5. Para esto te pagan???? Que ladri!!!
    7
  6. grande como una casa, ademas es Omero sin h,
    6
  7. baaaaaaaaaaastaaaaaaaa!!!! mi familia me mira desconcertada!!!! mi hija cree que estoy poseído!!! no puedo parar de reirme. Chau, voy a leerla de nuevo. Abrazote, J.
    5
  8. JAJAJAJAJAJAJA... (Tomo un cacho de aire y sigo...) JUUUUAAAASSS!!!. Me encantó! Buenísimo Marcelo!. La verdad es que las "soberanas" son soberanas... electas por cada municipio. El culebrón vendimial sería digno de novela venezolana, colombiana o mexicana. Saludos!
    4
  9. JAJAJAJAJAJAJAJAJA..... (TOMO AIRE Y...) JUUUUAAAAAAASSSSSSSSSSSS!!! Me encantó!. La verdad es que este año, con las "soberanas" (soberanas.... niñas) que nos han tocado, tenemos un culebrón para venderle a Venezuela, Colombia o México!!!. Excelente Marcelo!.
    3
  10. Decí la verdad!!!, tu deseo es ser el fantasma del hotel!!!!!!!!!!!!!!!!!
    2
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'