Deportes

Desertor púgil cubano es bienvenido en Brasil

A pesar de haber sido expulsado cuando desertó de su delegación durante los Panamericanos de Río 2007, Erislandy Lara "podrá quedarse si lo desea", expresó el ministro de Justicia brasileño.

El boxeador cubano Erislandy Lara, expulsado de Brasil tras desertar de su delegación durante los Juegos Panamericanos de Río 2007, es "bienvenido" y "podrá quedarse" en Brasil si lo desea, afirmó el ministro de Justicia, Tarso Genro, en declaraciones que publica hoy el diario "Folha de Sao Paulo".

"Ahora él tiene la oportunidad, que venga a boxear a Brasil, que pida refugio que podrá quedarse, no hay problema", sostuvo el ministro.

Lara y su compratriota Guillermo Rigondeaux desertaron de su delegación en 2007 con el objetivo de huir de Cuba, pero fueron encontrados por la policía y deportados a la isla en menos de 48 horas. Según dijeron en su momento los boxeadores, ambos querían quedarse en Brasil y "nunca entendieron por qué volvieron a Cuba.

Sin embargo, Genro afirmó que ellos habían manifestado que estaban arrepentidos por haber desertado de su delegación y que querían volver a su país.

Los jóvenes permanecieron dos semanas "desaparecidos" en Brasil tras escaparse de la Villa Olímpica en Río de Janeiro, hasta ser capturados por la policía. Tras la captura, el canciller cubano Felipe Pérez Roque dijo que Cuba y Brasil mantuvieron contactos para propiciar y organizar el regreso de los deportistas a su país, lo que hasta hoy es negado por el gobierno brasileño.

"Lara no se quedó aquí en Brasil porque no quiso, sus colegas se quedaron", manifestó Genro, en relación a los otros cubanos que pidieron asilo en Brasil y lo consiguieron, como Rafael da Costa Capote, quien practica handebol, el ciclista Michel Fernandez García y el entrenador de gimnasia Lazaro Ramirez

Actualmente, Lara y Rigondeauz se encuentran refugiados en Estados Unidos, pero según afirmaron a un diario brasileño la semana pasada, no querían haber abandonado Brasil. La afirmación se contradice a lo dicho por el ministro Genro, quien dice que ofreció asilo a los cubanos, pero fue rechazado.

Los dos boxeadores recibieron duras sansiones al volver a Cuba tras su intento de fuga. Ambos fueron apartados de las competencias, y Rigondeaux no pudo participar de los Juegos Olímpicosde Pekín 2008.

A su vez, el empresario Luis de Cubas, representante de Arena Boxpromotions -que tiene bajo contrato a los dos púgiles y también a otras estrellas del boxeo cubano- afirmó que ya está negociando la realización en Brasil de peleas con las participaciones de Lara y de Rigondeaux para 2010.

De Cubas aseguró que no tiene dudas de que las autoridades brasileñas permitirán la entrada de ambos en el país: "Ellos hoy son personas libres. Ya estamos en contacto con organizadores en Brasil para organizar la lucha en 2010".

El domingo último, la legión de "prófugos" del boxeo cubano en Miami aumentó con las llegadas de Rigondeaux y de otros tres púgiles -Judel Johnson, Yordanis Despaigne y Yunier Dorticós-, según confirmó a la agencia dpa el portavoz de Arena en Hamburgo, Malte Müller- Michaelis.

El ejecutivo de Arena se negó a ofrecer detalles sobre la forma en la que los púgiles se fueron de Cuba y llegaron de Miami. "Son ellos los que se fueron. Nosotros no organizamos nada, sólo los contratamos", afirmó a dpa Michaelis.
En Imágenes