Deportes

La venta de Viatri recuerda el Caso Angelillo

La probable incorporación del delantero argentino por el ruso Lokomotiv remite, por lo extra-futbolístico, al caso de Antonio Angelillo, transferido al Inter.

La posible transferencia del juvenil delantero de Boca, Lucas Viatri, al club ruso Lokomotiv, en más de cinco millones de euros, remite -por algunas particularidades ajenas al fútbol- al "caso Antonio Angelillo" cuando pasó al Inter, en mayo de 1957.

La Justicia por un lado y el Ejército por otro  Viatri, que el 29 de marzo cumplirá 22 años, está procesado por una causa penal de acuerdo a la imputación de un comerciante de Castelar.

Viatri fue denunciado por "asalto a mano armada", según la constancia en el expediente "hecho que habría producido con su hermano" en marzo 2007.

Boca, hace dos años, lo cedió a préstamo al club Emelec de Ecuador, donde el lungo delantero central estuvo cuatro meses sin hacer un gol. Al año volvió y en mayo 2008 fue puesto en Primera por Carlos Ischia.

La Justicia le permitirá salir del país con permiso mientras dure la situación procesal", dijo su abogado Arturo Olcese.

Hace 50 años Antonio Valentín Angelillo, célebre integrante de la "mágica" delantera de "Los carasucias" de Lima‹57, iniciaba los trámites para sacar la ciudadanía italiana, siendo una de las figuras del Inter, de Milán. Llevado en el‹54 a Arsenal de Llavallol por el legendario "buscador" de talentos, el "Gordo" Díaz se consagró en Boca en 1956.

Nacido en Parque Patricios el 5 de setiembre de 1937, el delantero de la selección nacional -que había tenido un muy buen año en Racing, en el‹55 con 18 años- viajó a Italia cuando debía hacer el servicio militar en la Argentina. Sorteado en tiempos de la Revolución Libertadora, el "régimen de (Pedro) Aramburu e (Isaac) Rojas" no lo perdonó.

Angelillo, goleador del "calcio" de la temporada 60/61 con 33 goles, jugador de gran clase -habilidoso, elegante, de mucha técnica para moverse en espacios chicos- fue "ciudadano" italiano a partir de 1960. El gobierno militar, de facto, en la Argentina jamás le concedió permiso "para volver." Había pasado de Boca al Inter por 6 millones de pesos.

Cuando el padre de "Il signore Angelillo" -así lo llamaba en Italia- enfermó, él pudo viajar a Montevideo y hacerle "una visita familiar" en una virtual escala.

Angelillo, de 72 años - un "canciller" deportivo en Italia- jugó también en la Roma, el Milan y terminó en el Genoa en 1969. Convirtió 145 goles en 340 partidos. Un grande.

Alberto Rendo, 68 años, otro "grande" (ex volante de Huracán, San Lorenzo y la selección nacional) de la época, vecino de Parque Patricios, evocaba "el amor del padre, que era carnicero del barrio, por ese hijo, al que no podía ver ni por televisión", contó a Télam hace un tiempo.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:33
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes