Libros de ex rehenes de las FARC: dolor y terapia

Escribir un libro parece ser un desahogo para los ex rehenes de las FARC, que han inundado el mercado editorial con los relatos de sus experiencias, en algunos casos con críticas a sus compañeros de cautiverio incluidas. Se ha publicado casi media docena de libros y son un éxito de ventas.

La cumbre de lo que puede considerarse ya casi un subgénero literario será el libro que la ex candidata a la Presidencia de Colombia Ingrid Betancourt planea sacar a la venta a finales de este año.

"Creo que ha llegado el momento de hacer algo más, de explicar a la gente lo que viví y compartir con la gente mis pensamientos y sentimientos", dijo Betancourt en octubre pasado, cuando anunció que en 2009 se iba a retirar a escribir.

En este libro, que apunta a ser un superventas, la política franco-colombiana podría incluir alguna réplica a lo escrito por los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves acerca de ella en Out of Captivity, ya en las librerías de Estados Unidos y que hoy presentan en Nueva York.

Betancourt, Howes, Stansell y Gonsalves pasaron juntos gran parte del tiempo que permanecieron cautivos por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y también les tocó vivir juntos el regreso a la libertad.

Ellos cuatro y once policías y militares colombianos fueron rescatados el 2 de julio de 2008 en las selvas del sur de Colombia por militares que se hicieron pasar por miembros de una misión humanitaria y se los llevaron consigo sin disparar un tiro.

Harper Collins, la editorial de Out of Captivity, señala en el comunicado que en sus páginas se relatan, entre otras cosas, las "a menudo tensas relaciones que mantenían (los tres estadounidenses) con los otros secuestrados colombianos".

Más preciso fue Howes en una entrevista con una emisora colombiana: Betancourt "es una persona a la que le gusta controlar y manipular" y "eso en cautiverio es una cosa muy difícil".

Howes agregó que Betancourt, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2008, está "interesada en ella misma" y llegó a extremos como "no querer compartir la comida en partes iguales".

Estos comentarios contrastan con los elogios que le dedica a la ex candidata presidencial otro ex rehén, Luis Eladio Pérez, en su libro 7 años secuestrado por la FARC (Aguilar, 2008).

En esta obra testimonial, a la venta en Chile, Ecuador, España (con el título de Infierno verde), Estados Unidos, Perú, Uruguay y Venezuela, además de Colombia, donde se han vendido más de 20.000 ejemplares, Betancourt aparece como una mujer inteligente, valiente, leal y solidaria.

"Él fue mi familia en la selva", dijo Betancourt de Pérez durante la presentación del libro en Madrid.

Lo cierto es que el recuento de miserias y penurias en la vida de un rehén de las FARC y los problemas de convivencia son los aspectos que más interesan al público, según se evidencia cada vez que ofrecen conferencas de prensa o entrevistas.

Los rehenes lo saben y esos detalles abundan en sus libros. Por ejemplo, Pérez aborda el tema de la sexualidad y recuerda que los guerrilleros les llevaban películas pornográficas y que a las mujeres las filmaban cuando hacían sus necesidades.

Algunas de esas referencias provocaron el enojo de Clara Rojas, ex compañera de partido y de secuestro de Betancourt, quien no ha escrito sobre su cautiverio, a pesar de que su historia es una de las que más interés humano tiene.

Rojas, liberada en enero de 2008, tuvo un hijo con un guerrillero durante su secuestro, Emmanuel, que volvió a la libertad antes que su madre.

En Mi viaje hacia la libertad (Planeta, 2008), traducido al francés y con un récord de 35.000 ejemplares vendidos en Colombia, el policía John Frank Pinchao relata el día que Emmanuel, un bebé "blanquito y flaquito", fue llevado al campamento donde él estaba y los guerrilleros le recibieron con "regalos hechos con sus ropas descosidas".

El más raro de todos los relatos es Amores que el secuestro mata (Círculo de Lectores, 2008), de Lucy Artunduaga, ex esposa de Jorge Gechem, un ex senador liberado en 2008 después de seis años de secuestro y quien a su regreso de la selva rompió su matrimonio de más de 20 años.

Como "una constancia del calvario" que pasan los familiares de los secuestrados definió Artunduaga el libro publicado a fines de 2008, casi a la vez que ¡Desviaron el vuelo! Via crucis de mi secuestro (Oveja negra, 2008), firmado por su ex esposo y prologado por el presidente Álvaro Uribe.

Como la ex esposa de Gechem, el ex canciller Fernando Araujo, que se fugó en 2006 tras seis años en poder de las FARC, también dejó constancia de los daños irreparables que ocasiona el secuestro.

En su libro El trapecista (Planeta, 2008), del que se han vendido 25.000 ejemplares en Colombia, describe sus penurias en la selva, pero también el dolor que le supuso confirmar que su esposa ya no le esperaba.

Araujo no escribió para "cerrar heridas", sin embargo el también fugado Pinchao tiene claro que para él "fue una terapia".

Fuente¨EFE

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:12
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic