La subasta de Saint Laurent cerró con una polémica venta

Dos figuras de origen chino fueron vendidos hoy por un total de 28 millones de euros (35,6 millones de dólares) en la última jornada de la subasta de la colección de arte privada de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé. Estas piezas fueron robadas hace 150 años del Palacio de Verano de Pekín y eran reclamadas por China.

Los dos objetos representan un conejo y una rata, fueron robadas hace 150 años del Palacio de Verano de Pekín y las autoridades chinas los reclamaron, sin éxito, antes de ponerse a la venta en el lote de arte asiático con el que termina la denominada "subasta del siglo".

El modisto francés Saint Laurent, fallecido el pasado verano, las compró hace ya muchos años en una venta privada y su compañero, Pierre Bergé, dijo estar dispuesto a donarlas a China si las autoridades de ese país se comprometían a respetar los Derechos Humanos, algo que Pekín calificó de "ridículo".

"En la historia moderna, las potencias imperialistas occidentales saquearon muchos objetos artísticos chinos en el Palacio de Verano y (esas piezas) deben volver a China", reiteró el martes un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores. Sin embargo, el Gobierno francés señaló no haber sido objeto de "ningún paso oficial" por parte del Gobierno chino.

El precio alcanzado por los bronces -se vendieron a 14 millones de euros (17,8 millones de dólares) cada uno- supera en cuatro millones de euros (5 millones de dólares) la cifra estimada de venta por la sala de subastas Christie's, encargada de poner en el mercado la colección privada Saint Laurent-Bergé.

Cada una de las piezas fue comprada por un comprador anónimo por teléfono, sin que se sepa, por el momento, si este último es la misma persona en ambos casos. La puja se disputó entre tres potenciales compradores por teléfono, sin que en la sala se produjese ninguna oferta.

El diario oficial chino, el Global Times, había calificado anteriormente la venta como una nueva afrenta de Francia a China, en un contexto de difíciles relaciones bilaterales.

Pierre Bergé había propuesto repatriar los dos bronces si "a cambio", China otorgaba "derechos humanos, libertad al Tíbet y recibe al Dalai Lama", líder espiritual de los tibetanos en el exilio, una propuesta calificada de "ridícula" por el Gobierno chino.

La subasta se desarrolló bajo la atenta mirada de dos abogados que se presentaron como delegados de las asociaciones chinas. Poco tiempo antes de la venta, uno de estos abogados, Liu Yang, quién afirmó representar a una fundación que reuniría a los herederos de la dinastía manchú y a un grupo de abogados que reclama la restitución de las piezas chinas, indicó que mantenía la esperanza de que la venta fuera aplazada. El abogado reconoció "no contar, de momento, con el apoyo oficial del Gobierno chino".

Más allá de las peripecias alrededor de las dos antigüedades chinas, la venta de la colección Yves Saint Laurent-Pierre Bergé se ha convertido con diferencia en la mayor venta de una colección privada.

Con estas ventas, la cifra total provisional de la operación subasta, que ha batido numerosos récords durante tres días, supera los 366 millones de euros (465,4 millones de dólares) y ya se ha convertido en la que más ha recaudado desde 1997, cuando la colección Victor y Sally Ganz obtuvo 163 millones de euros (207,3 millones de dólares).

Entre esos récords está el conseguido por un cuadro del pintor francés Henri Matisse (1869-1954) -Les coucous, tapis bleu et rose-, que se vendió el lunes por 35 millones de euros (44,5 millones de dólares), así como los 26 millones que recaudó (33 millones de dólares) la escultura del rumano Constantin Brancusi (1876-1957) Portrait de madame LR.

El martes la subasta de la colección de mobiliario asombró a los asistentes cuando una butaca de la diseñadora de origen irlandés Eileen Gray (1878-1976) llegó a los 21,9 millones de euros (27,8 millones de dólares), muy por encima de los entre 2 y 3 millones de euros (entre 2,5 y 3,8 millones de dólares) que Christie's estimaba que podría alcanzar.

Entre los objetos que más pugna causaron entre los coleccionistas estuvo un frasco de perfume de Marcel Duchamp, que escaló hasta la cima de 7,9 millones de euros (10 millones de dólares).

Fuente: EFE / AFP / AP

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:21
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes