Se publica un largo poema surrealista de Salvador Dalí

Dalí, además de pintor fue escritor, una faceta del artista catalán que para algunos está infravalorada. Coincidiendo con la exposición sobre "las sombras" en la pintura del Museo Thyssen, se publica en castellano su libro "Metamorfosis de Narciso", donde explica el famoso cuadro en términos surrealistas.

Por Carmen Sigüenza / EFE

 Se trata de un bello libro que el artista catalán escribió para que se leyera mientras se contemplaba el cuadro del mismo nombre y que ahora cuelga en las paredes del Thyssen, Metamorfosis de Narciso, procedente de la Tate Moderm de Londres, museo al que pertenece, y que se publicó en 1937 en francés por Editions Surréalistes.

Publicado ahora en castellano por Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores en colaboración con la Fundación Gala-Salvador Dalí, el libro es un manuscrito de Dalí, tal y como Gala lo encuadernó en un pergamino.

Buena parte de él está escrito en el reverso del papel de cartas de un hotel austríaco por donde pasó el pintor, según relató hoy durante la presentación del volumen Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos.

En esta edición crítica, con dos estudios de Joan M.Minguet Batllor y David Lomas, el genio de Figueras utiliza o aplica en este largo poema surrealista su método "paranoico-crítico" para interpretar el cuadro surrealista, un método en el que une la psiquiatría y el psicoanálisis.

"Dalí en ese momento quería tener una buena relación con la alta cultura más que con la cultura de masas y quería acercarse a la realidad para hacer visible lo invisible. Deseaba ir más allá en el tema del narcisismo, un asunto que para él era muy importante, hasta llegar a convertirse en una obsesión. Por eso quería adentrarse en este óleo, de gran complejidad, con coherencia", subrayó Montse Aguer.

De hecho, Dalí cuando visitó a Freud en julio de 1938 le llevó este cuadro, que provocó, al parecer, gran interés al creador del psicoanálisis y un cambio de opinión en torno a su concepción de los surrealistas.

A la izquierda del óleo aparece un Narciso cuyos contornos se reflejan en el agua, con la cabeza sobre sus rodillas doblándose, probablemente para morir, según la Fundación Gala-Dalí. En la mitad derecha del cuadro esta imagen de Narciso se ha transformado en una mano que sostiene un huevo del cual surgirá la flor que lleva el nombre de narciso.

También están presentes unas personas diminutas a las que Dalí denomina en el texto los "heterosexuales" y que, según explica en el libro, se trata de un hindú, un catalán, un alemán, un ruso, un americano, una mujer sueca y otra inglesa: los personajes que, en el mito, corresponden a las personas que, enamoradas, se acercan a Narciso y él las rechaza.

Salvador Dalí recomienda en este libro que se vea el cuadro en un momento de "fijación distraída".

"A Dalí, las sombras le obsesionaron, igual que la idea del doble, y esta noción de narciso la unió a la desaparición de su hermano, un niño que murió antes de que naciera él y que llevaba también su nombre", concluyó Aguer.
En Imágenes