Deportes

Bryant comprende a Beckham, y el Galaxy necesita una respuesta

La figura de la NBA, Kobe Bryant, un apasionado del deporte del fútbol, ha sido el último a entrar a participar en la "telenovela" montada en torno al futuro de David Beckham, actual jugador del Galaxy de Los Ángeles, al decir que comprende su posición de quererse quedar con el AC Milán.

"El fútbol en Estados Unidos está muy distante del nivel que se juega en el resto del mundo y especialmente en Europa", argumentó Bryant. "Es un jugador global y por lo tanto desea enfrentarse contra los mejores del mundo y competir dentro de ese nivel".

Bryant, que admite ser un "buen amigo" de Beckham, también se atreve a darle un consejo al futbolista inglés.

"No es una decisión fácil, pero como amigo le aconsejaría que hiciese lo que realmente más le beneficia a él como profesional y persona", destacó Bryant.

Mientras tanto, dentro de la organización del Galaxy y más concretamente de la empresa AEG, propietaria del equipo, la situación creada por Beckham cada vez es más complicada porque el jugador inglés y el Milán no han presentado una oferta económica razonable que pague su marcha del equipo y le compense.

La primera y única que hizo el Milán de tres millones de dólares fue considerada por Tim Leiweke, jefe ejecutivo de AEG, como "ridícula", dado que su equipo exige por los menos cuatro o cinco veces más para comenzar a hablar.

Leiweke es consciente que si Beckham regresa forzado a Los Ángeles, nada más concluir la temporada del 2009, de acuerdo al contrato firmado en el 2007 por cinco años y 32,5 millones de dólares, podría quedar libre y el equipo sin recibir un sólo dólar.

Pero hasta que eso suceda, la venta del producto Beckham por parte del Galaxy podría permitirle importantes ingresos económicos al equipo y a la Liga Profesional de Fútbol (MLS) estadounidense.

Leiweke sabe perfectamente la proyección mundial que Beckham tiene a la hora de vender su imagen y los datos económicos irrefutables de lo rentable de haberle pagado 6,5 millones de dólares por temporada.

En una temporada y media que lleva con el Galaxy, Beckham ya ha logrado vender 600.000 camisetas a través de todo Estados Unidos, a un precio promedio de 80 dólares, lo que equivale a 48 millones de dólares.

Las audiencias de televisión para los partidos de la MLS en los que jugó Beckham cuando llego la temporada del 2007 se incrementaron un 67 por ciento con relación a los otros en los que no estuvo en equipo del astro inglés.

Mientras que la pasada, aunque ya no hubo tanta fiebre "Beckham", todavía se dio un 22 por ciento más de audiencia en los partidos en los que jugó y fueron televisados, que en el resto.

Su presentación en los distintos campos generó llenos y en el Estadio de los Gigantes de Nueva York llegaron 66.237 espectadores para ver a Beckham, mientras que el promedio de asistencia para los partidos del Galaxy con el astro inglés es de 10.000, para el resto desciende de manera considerable.

Ante este efecto comercial y de venta de imagen de Beckham tanto la cadena de televisión como todos los equipos de la MLS están paralizados sin poder hacer promoción ni cerrar sus paquetes de ventas de entradas porque todavía desconocen que es lo que va a pasar con el astro inglés.

Beckham es consciente que tiene en sus manos las cartas para irlas moviendo de la mejor manera posible y que le permitan al final conseguir lo que desea y que no es otra cosa que quedarse en Milán y en el fútbol europeo.

El Galaxy, aunque públicamente, a través de Leiweke sigue mostrando la posición de firmeza y de querer por todos los medios que vuelva Beckham, también son conscientes que de una u otra manera ya han perdido a su gran inversión con la que esperaban hacer un negocio de 250 millones de dólares.

El mismo Leiweke, que siempre manifestó públicamente que Beckham se "pagaba a sí mismo", ahora está tratando por todos los medios de cerrar la última operación rentable que puede conseguir con el astro inglés y que no es otra que su venta al Milán.

Mientras, todo el mundo del fútbol en Estados Unidos espera al desenlace final de una telenovela que nadie dentro del Galaxy y de la MLS se pudieron imaginar hace tan sólo dos años cuando Beckham y Victoria, su esposa, anunciaron que llegaban para hacer "historia".

Todas las partes aseguran que esta semana será decisiva, que inclusive hoy, martes, podrían reunirse directivos de ambos equipos en Los Ángeles para conocer con exactitud la nueva oferta económica que pueda presentar el Milán.

Desde Italia se dice que no habrá incremento de los tres millones de dólares que se ofrecieron al comienzo de la batalla por conseguir la permanencia de Beckham en el Milán.

Leiweke, el hombre que representa los intereses del Galaxy, no está dispuesto a hacerle un "regalo" histórico al equipo italiano, pero tampoco quiere tener a un Beckham "forzado" con su regreso a Los Ángeles, donde lo posee todo, menos el ambiente "ideal" para vivir su verdadera pasión por el deporte del fútbol.

El directivo del Galaxy sabe que Beckham es un profesional que actuaría como tal si le tocase volver a Los Ángeles, pero también que su equipo sigue sin poderle ofrecer un proyecto deportivo que le ilusione y evite de nuevo el "vacío" futbolístico que vivió cuando llegó después de haber sido campeón de liga con el Real Madrid.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:36
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes