En el Senado, el oficialismo busca empezar el nuevo ciclo legislativo sin nuevas bajas

Luego de que el bloque de senadores kirchneristas perdiera cuatro de sus integrantes en pocos días, el oficialismo buscará poder empezar el nuevo período de sesiones ordinarias sin nuevas bajas, algo que no será fácil de lograr.

El jefe de la bancada, Miguel Angel Pichetto, afirmó que los alejamientos de los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, y de los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero no afecta la capacidad del oficialismo para aprobar leyes, ya que se trata de cuatro legisladores que solían votar en contra de las iniciativas del Gobierno.

Sin embargo, la situación podría empeorar en las próximas horas, y por ello Pichetto se reunió con la presidenta Cristina Kirchner el viernes pasado.

Allí se trató como hacer para evitar nuevas fugas, y de que manera cubrir los cargos vacantes. Uno de los puestos que hay que dirimir es el de vicepresidente de la Cámara, que está aún en manos de Romero, que quedaría en manos del pampeano Rubén Marín, según trascendió.

Marín fue uno de los ocho senadores oficialistas que votó en contra de las retenciones móviles, pero desde entonces apoyó las iniciativas del Gobierno.

En tanto, todavía no se resolvió que pasará con las presidencias de las comisiones de Relaciones Exteriores, que encabezaba Reutemann, y la de Seguridad Interior y Narcotráfico, a cargo de Escudero.

El reparto de estos u otros puestos podrían servir para asegurar la continuidad en el bloque de legisladores que podrían estar tentados a irse.

Uno de ellos es el misionero Luis Viana, quien esta semana decidirá si sigue encolumnado en el oficialismo.

En cambio, la riojana Teresita Quintela y la chaqueña Elena Corregido desmintieron los  rumores sobre sus alejamientos, pero el caso de esta última es peculiar, pues ha venido votando en contra de la mayoría de los proyectos más importantes del Gobierno, por lo que no se descarta que en algún momento resuelva irse.

El caso más hermético es el del senador cordobés Roberto Urquía, el primer oficialista que se distanció del Gobierno cuando se anunció el proyecto de retenciones móviles, y que hasta ahora no brindó indicios subre su futuro en el Senado.

Urquía es el dueño de la importante empresa Aceitera General Deheza, y renunció a la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Hacienda cuando el PEN mandó esa iniciativa al Congreso, siendo luego uno de los ochos oficialistas que votaron en contra.

En tanto, el rionegrino Pablo Verani, que era uno de los tres senadores radicales K –en principio aliado al Gobierno- anunció en las últimas horas que se incorporará a la bancada radical, que de este modo sumará nueve legisladores.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 19:01
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 19:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial