Lobo y el lenguaje, de Tomas Harris

El lenguaje se presentó como un ángel flamígero.
Lobo lo aventó al noveno círculo del Infierno.
El lenguaje se presentó como la novia trasnochada.
Lobo se la dio desollada a Loba.
El lenguaje se presentó como un cerebro en la cueva del Metro.
Lobo fornicó con el por la circunvalación de la afasia.
El lenguaje se presentó como en terrible Lear.
Lobo le enseñó a Loba y ella dijo: "Soy Cordelia."
El lenguaje no soportó el silencio de Cordelia y ardió en ira.
Entonces el lenguaje se presentó como una zarza ardiente.
Lobo la apagó con su meado de Lobo.
El lenguaje retrocedió y se adosó a una piedra lisa.
Lobo sopló y sopló hasta que el lenguaje voló por los aires.
El lenguaje quedó tatuado en la piedra lisa, pero Lobo no pudo
descifrar esos caracteres reagrupados por el Azar.
Nuevamente había regresado el silencio a la mente de Lobo.
Nuevamente Lobo no podía descifrar las escrituras del cielo.
Ahora Lobo era el más perfecto lobo, analfabeto y feroz.
Opiniones (0)
27 de Febrero de 2017|08:57
1
ERROR
27 de Febrero de 2017|08:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile