Detener la palabra, de Roberto Juarroz

Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

Opiniones (1)
20 de septiembre de 2017 | 03:37
2
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 03:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Este (y otros y todos los poemas) deberían ir en la página principal. En la portada del diario. En este caso, para que tanto idiota que opina cualquier cosa se abstenga un instante, que medite otro segundo. Que calle. Que me incluyo.
    1
En Imágenes